Críticas

CABIN FEVER

La pelí­cula trata sobre un grupo de cinco amigos (tres chicos y dos chicas) que después de acabar las clases en la universidad alquilan una cabaña en un pueblo de la América profunda para pasar unos dí­as en el campo. Durante su estancia en la cabaña un virus que devora la carne infecta a algunos habitantes del lugar, en ese momento los cinco chicos intentarán no ser infectados por el virus y escapar sanos y salvos del lugar.

La pelí­cula empieza bastante bien con una música realmente inquietante y turbadora que acompaña a los créditos, lo que te hace pensar que la pelí­cula realmente merece la pena y que vas a ver algo distinto a lo que nos tienen últimamente acostumbrados las pelí­culas de terror con quinceañeras chillonas y con grandes pechos. La pelí­cula se desarrolla bien, mantiene las expectativas y hace que te sientas impaciente por saber lo que va a pasar, a pesar de la aparición de algunos personajes un tanto extraños (un niño que muerde, unos tenderos paletos, un ermitaño del bosque y un tí­o que aparece en medio del bosque con una bolsa de hierba para fumar) que empiezan a desvelar el carácter freak de la pelí­cula.

Poco después la pelí­cula empieza a perder el rumbo con algunas escenas sin sentido que después se transformarán en escenas exageradamente sangrientas y asquerosas (atentos a la escena en la que el protagonista le mete mano a su amiga, donde se puede decir que el chaval ha pillado cacho, pero literalmente) rozando el gore o en escenas totalmente de coña, totalmente absurdas, que acaban por destrozar la pelí­cula (por ejemplo cuando el niño que muerde, Matthew Helms, ataca a uno de los chicos haciendo primero una serie de patadas de kárate y piruetas a cámara lenta gritando “¡¡Panquequeeeees!!” para al final morderle, o la coña final de “el rifle es para los negratas”).

En cuanto a los actores o lo que quiera que sean, salvando ligeramente a las chicas, Jordan Ladd y Cerina Vincent, que aparte de estar muy buenas no sirven para mucho en la trama, no cabe decir mucho más excepto que Rider Strong jamás será un buen actor (ya lo demuestra en “Yo y el mundo”), que Joey Kern a parte de ser un guaperillas que da mucho asco, tiene un talento y una vis cómica tan auténticas como su color de pelo, y por último qué decir de James DeBello, que no creo que se haya esforzado mucho para hacer de paletorro americanazo con rifle porque seguramente va implí­cito en su ser.

En cuanto al director Eli Roth, esa joven promesa del cine de terror, me ha decepcionado de manera notable creando este engendro con intención de parecerse a Posesión Infernal, Terrorí­ficamente Muertos,  etc… (pero que ni de coña). Su próximo proyecto será dirigir Knowing, un guión de Richard Kelly, guionista y director de Donnie Darko. Esperemos que se le pegue algo y mejore.


Eli Roth | Eli Roth, Randy Pearlstein | Rider Strong, Jordan Ladd, James DeBello, Cerina Vincent, Joey Kern, Robet Harris, Hal Courtney, Matthew Helms | Scott Kevan | Ryan Folsey | Angelo Badalamenti, Nathan Barr | Franco-Giacomo Carbone | Evan Astrowsky, Sam Froelich, Lauren Moews, Eli Roth | Susan Jackson | Black Sky Entertainment, Deer Path Films, Down Home Entertainment, Tonic Films | Vertigo Films | 3 |

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast