Críticas

MATRIX REVOLUTIONS

Sin duda Matrix Revolutions será un éxito de taquilla, es posible que sea una de las pelí­culas que más expectación haya causado este año, pero eso no significa que necesariamente tenga que ser una maravilla. Tras el sermón filosoficointelectualinformático que nos soltó el Arquitecto al final de Reloaded, tan interesante como desesperante, y que dejaba muchas cuestiones en el aire (por ejemplo, cómo Zion podí­a pertenecer al mundo real, y por lo tanto todos sus habitantes, si antes habí­a habido otras 5 versiones) que podí­an dar lugar a un enrevesado e interesante final, los Wachowski optan por olvidarse de todo eso y centrarse únicamente en el desenlace de la guerra entre hombres y máquinas, y por tanto, a la disputa entre Neo y Smith. Con eso han conseguido dos cosas, evitar los rebotes de aquellos que solo buscan un buen rato de entretenimiento por darles tanta paliza mental y por otro lado dejar decepcionados a todos los que se esperaban un sorprendente final donde nada es lo que parece.

La pelí­cula comienza donde acabó la anterior, con un ritmo más que lento en un cúmulo de escenas que pretenden resolver las motivaciones de los personajes (el amor es el tema estrella) para lo que en la segunda mitad va a suceder, la gran batalla. Es la parte en la que Neo debe salir de su aparente coma, y en la que los humanos agotan las posibilidades ante la inminente batalla. Toda esta primera mitad se hace demasiado lenta y simplona por lo que el espectador pierde el interés.

critica-de-matrix-revolutions

La segunda mitad en cambio, es todo lo contrario, no trata de explicar nada, sino que solo se centra en lo que a los Wachowski se les ha dado mejor en la saga, la acción. Primero hay una espectacular y mareante batalla entre humanos y máquinas en Zion. Pero mejor aún es la lucha final que Neo y Smith están condenados a realizar, una pelea tremendamente sorprendente y estéticamente perfecta. Sin duda esta segunda mitad es lo mejor de la pelí­cula, y eso implica lo que ocurre muchas veces, sustitución de la historia por el artificio, pero al menos, ese artificio es de los mejores que se han visto nunca.

Todo eso se remata con un final extremadamente empalagoso que deja un sabor de boca no muy bueno, eso sin contar con que no hay una explicación definitiva a la historia y que parte del desenlace no resulta creible sabiendo por qué los humanos estaban en guerra (para liberarse de las máquinas). En definitiva, una pelí­cula floja, que compensa sus carencia con las escenas más espectaculares de la trilogí­a.

Como anécdota cabe destacar que el Oráculo es distinto en esta pelí­cula, lo que explican con un ya habitual “pasó lo que tení­a que pasar”, pero que en realidad se debió a la muerte de la actriz original, Gloria Foster, a mitad del rodaje de las dos secuelas.


Andy Wachowski, Larry Wachowski | Andy Wachowski, Larry Wachowski | Keanu Reeves, Carrie-Anne Moss, Laurence Fishburne, Hugo Weaving, Jada Pinkett Smith, Harold Perrineau Jr., Monica Belucci, Lambert Wilson, Nona Gaye, Randall Duk Kim, Harry J. Lennix, Collin Chou | Bill Pope | Zach Staenberg | Don Davis | Owen Paterson | Joel Silver | Bruce Berman, Grant Hill, Andrew Mason, Andy Wachowski, Larry Wachowski | Warner Bros. Pictures, Village Roadshow Pictures, NPV Entertainment, Silver Pictures | Warner Bros | 7 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast