Críticas

MASTER AND COMMANDER

A principios del siglo XIX y con Europa bajo el dominio del imperio napoleónico, el comandante Inglés Jack Aubrey (Russell Crowe), su amigo y médico Stephen Maturin (Paul Bettany) y su tripulación, todos a bordo de la fragata “Surprise”, deberán dar caza al extraordinario barco de guerra francés “Acheron”, también apodado “el fantasma” que se encuentra rondando por aguas sudamericanas con la intención de llevar la guerra a cualquier territorio Inglés.

master-and-commander-critica-1

Master and Commander, que está basada en las novelas de Patrick O´Brian, no es la tí­pica pelí­cula de barquitos en la que los oficiales del barco van siempre vestidos de gala, con sus casacas de guerra relucientes, “los buenos” siempre nobles y honestos y “los malos” viles y despiadados, pelis que únicamente nos muestran batallas con una gran cantidad de barcos dándose cañonazos a tomo y lomo o espectaculares abordajes dignos del mejor trapecista estilo Burt Lancaster y su enano saltarí­n con mayas apretadas (todos lo hemos visto). Master and Commander va más allá y con esto no quiero decir que no haya cañonazos ni abordajes, que los hay y muy buenos, pero sencillamente no depende de ellos para que se desarrolle la pelí­cula, y es que también hay otras cosas interesantes que contar, por ejemplo cómo se desarrolla la vida de un grupo de marineros en medio del océano, dentro de un cascarón de madera y durante innumerables jornadas sin pisar tierra firme, o también la manera en que se relacionan los marineros con su capitán, la disciplina militar, las supersticiones de los hombres de mar, las historietas de oficiales curtidos en mil batallas, etc. Otro aspecto interesante es la figura del doctor naturalista Stephen Maturin (Paul Bettany) que nos da una visión del panorama cientí­fico de la época, de las inquietudes de los naturalistas, de su afán por aprender más sobre el mundo natural que les rodea y del que quedaba mucho por descubrir; además algo curioso es que el médico no es un marinero y en alguna ocasión le tienen que explicar algún concepto náutico, lo que sirve para que nosotros, los espectadores, también nos enteremos. Se puede ver también que no hay personajes marcadamente “buenos” y perfectos o tremendamente “malos” y viles sino que son sólo hombres en guerra, que no siempre se comportan de la manera correcta como cabrí­a esperar y que no siempre toman las decisiones acertadas. Todo esto le confiere a la pelí­cula un gran aire de realismo que te hace pensar que era así­ como se viví­a en un barco de guerra y así­ como se luchaba.

En cuanto a aspectos más técnicos, se puede decir que la pelí­cula tiene una fotografí­a preciosa, saben sacarle mucho partido al mar en sus distintos estados, ya sea un inmenso océano azul, un mar negro totalmente embravecido, aguas tranquilas bajo una espesa niebla o aguas completamente en calma bajo un sol abrasador, todo esto con un precioso barco de madera como protagonista del plano. Por si no tení­amos suficiente con la fotografí­a, la banda sonora no se le queda atrás con sencillos pero muy bonitos temas de violí­n que acompañan muy bien sin recargar de música la pelí­cula, de hecho la presencia de la música creo que es bastante escasa en comparación con el estilo que se lleva últimamente donde la música no deja de sonar. En las escenas de acción no hay música, únicamente los efectos sonoros propios de la batalla (estilo Heat) lo que las confiere una gran crudeza y realismo, esto se agradece. Como curiosidad un amiguete me ha comentado que el último tema de música, que se repite alguna vez durante la peli es de Joaquí­n Rodrigo.

master-and-commander-critica-2

En el aspecto de interpretaciones Russell Crowe (Gladiator, L.A. Confidential) como el capitán Jack Aubrey está magní­fico y es que éste tipo de papeles le vienen como anillo al dedo, aunque para interpretar éste papel haya tenido que engordar unos doce kilos y lleve el pelo casi blanco y con coleta. Paul Bettany como el doctor Stephen Maturin realiza una interpretación genial e incluso suena para los Oscar®. Los secundarios excepto Billy Boyd (El Señor de los Anillos) no son muy conocidos pero lo hacen muy bien destacando a los jóvenes oficiales (Max Pirkis y Max Benitz). La dirección corre a cargo de Peter Weir (El Club de los Poetas Muertos, El Show de Truman) que se caracteriza por ser un director todoterreno, capaz de hacer pelí­culas sobre temas totalmente distintos y con estilos diferentes, pero que siempre las hace bien, lo que es digno de admiración. Peter Weir dirige esta pelí­cula muy bien, tanto en las escenas de batalla (ya le gustarí­a a Michael Bay, que se supone que es un director de acción y efectos especiales, rodar algo así­) como cuando tiene que representar las relaciones entre un colectivo de personas (ya lo demostró en El Club de los Poetas Muertos), se le ve que sabe tratar con los actores y sacar lo mejor de ellos.

master-and-commander-critica-3

En definitiva la pelí­cula presenta un estilo inusual para tratarse de una pelí­cula de batallas navales en el siglo XIX, por eso a veces puede resultar un poco extraña, pero es lo que le da un encanto especial. Desde luego lo mejor del año.


Peter Weir | Peter Weir, John Collee basándose en las novelas de Patrick O'Brian | Russell Corwe, Paul Bettany, James D'Arcy, Edward Woodall, Chris Larkin, Max Pirkis, Jack Randall, Max Benitz, Lee Ingleby, Robert Pugh | Russell Boyd | Lee Smith | Iva Davies, Christopher Gordon, Richard Tognetti | William Sandell | Samuel Goldwyn Jr., Duncan Henderson, John Bard Manulis, Peter Weir | Alan B. Curtiss | Twentieth Century-Fox Film Corporation, Miramax Films, Universal Pictures, Samuel Goldwyn Films | Hispano Foxfilm | 9 |

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast