Críticas

LOVE ACTUALLY

Love Actually parecí­a prometer bastante por varios motivos: el debut en la dirección del guionista de Cuatro Bodas y Un Funeral (aquella comedia británica que catapultó a Hugh Grant y que fue un éxito en todo el mundo), un reparto interminable de superlujo (imposible incluirlos a todos en la ficha) y un trailer que prometí­a buenos ratos de diversión. Desde luego el tí­tulo no llamaba a engaño, era una comedia romántica, pero yo al menos, tení­a la esperanza de que con semejantes actores (si estaban ahí­ debí­a ser por un buen guión) y viniendo de Inglaterra la pelí­cula no cayese en la sensiblerí­a barata. Craso error.

La pelí­cula comienza ya con una voz en off de Hugh Grant hablando del amor, pero uno quiere creer que se trata solo de una introducción un poco desafortunada. La pelí­cula avanza y cuenta desde luego con momentos de humor muy logrados, pero no son muchos y se reducen casi todos a ese actor desconocido para el gran público, Bill Nighy (Underworld, Siempre Locos), que sin embargo es lo mejor de la pelí­cula con su papel de vieja gloria del rock cuya carrera es una broma de lo que fue y al que todo le resbala.

critica-de-love-actually

El resto de la pelí­cula sin embargo es un batiburrillo de historias, que se entrelazan, a cada cual más bochornosa, si acaso destacar la de los dobles de actores porno o la de Alan Rickman y Emma Thompson, que es el toque amargo del filme. Y es que la pelí­cula cae en lo que un servidor tení­a esperanzas que no cayera, es decir, la blandenguerí­a y la ñoñerí­a de las pelí­culas románticas chafarderas. Se suceden sin parar situaciones de declaraciones de amor “ingeniosas” o aún peor, en público (véase: en medio de una función de Navidad, delante de todo un barrio portugués o en un aeropuerto tras haberlo puesto patas arriba), algo que uno no entiende pero que al parecer debe ser tan habitual.

En fin, el amor el la excusa y la losa de esta pelí­cula que al menos tiene momentos graciosos y cuenta con buenas actuaciones en general, pero no todas, porque también tenemos el placer de descubrir al “Matthew Lillard” inglés, Kris Marshall, un actor que al igual que su homólogo americano es alto, flaco, feo y no hace gracia por muchas muecas que ponga.

También cabe destacar los numerosos cameos de la pelí­cula con actores como Billy Bob Thornton, Shanonn Elizabeth y Dennise Richards (dos de las chicas americanas megacachondas) o Rowan Atkinson.

En definitiva, se trata de una pelí­cula simplona con algunos momentos acertados y que se hace excesivamente larga con sus dos horas y cuarto. Eso sí­, es la clase de pelí­cula que encanta al público femenino, y no es un comentario machista, las lágrimas corrí­an por las escaleras del cine.


Richard Curtis | Richard Curtis | Bill Nighy, Alan Rickman, Hugh Grant, Emma Thompson, Liam Neeson, Laura Linney, Colin Firth, Keira Knightley, Heike Makatsch, Kris Marshall, Chiwetel Ejiofor, Martine McCutcheon, Rodrigo Santoro, Lucia Moniz, Thomas Sangster | Michael Coulter | Nick Moore | Craig Armstrong | Jim Clay | Tim Bevan, Eric Fellner, Duncan Kenworthy | Working Title Films, DNA Films, Studio Canal, Universal Pictures | 4 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast