Críticas

SAMSARA

Samsara dura dos horas y veinte minutos. De esas dos horas y pico, dirí­ase que media hora (o más) carece de diálogos o banda sonora alguna. Hay escenas en las que esos silencios llegan a prolongarse durante cinco minutos. Es decir, es lenta. Es EXASPERANTEMENTE lenta. El mayor desafí­o del director, Pan Nalim, no era lograr transmitir su mensaje al público, sino conseguir que semejante ladrillo fuera medianamente soportable.

Y lo ha conseguido.

En realidad, la pelí­cula es más que soportable. En realidad, es bastante correcta. Lo es porque Nalim podrí­a habernos metido entre pecho y espalda el ABC de la filosofí­a budista, como hizo Scorsese en esa chorrada (admitámoslo, cuando el realizador de Taxi Driver y Uno de los Nuestros se pone a hacer pelis budistas, a eso no se les llama pelí­culas, se les llama chorradas) llamada Kundun, pero lo que nos explica es una historia muchí­simo más mundana, más ingenua, y más accesible (aunque no deje de ser un poco delirante, no por la idea inicial en sí­, sino por la puesta en escena de la misma).

samsara-critica-1

Tashi es un monje budista que se ha pasado tres años, tres meses, tres semanas y tres dí­as meditando en una cueva en la recóndita región del  Ladakh, situada en el Tibet a unos 3000 metros de altura. Como se puede imaginar, el estado de Tashi es realmente lamentable. Tras una dura recuperación, Tashi, en vez de haber alcanzado el Nirvana, el séptimo cielo o como se llame, comienza a fijarse en unos seres humanos, que aparentemente no habí­a visto antes, llamados “mujeres”.  Esa repentina fijación no se nos termina de explicar muy bien, pero la verdad es que poca falta hace. El extraño comportamiento de Tashi (que se masturba compulsivamente y que casi llega a arruinar una actuación por ver a una madre dar el pecho a su hijo) provoca malestar en el monasterio hasta que el joven monje decide abandonarlo, formar una familia y dedicarse a los placeres de la vida mundana.
Todo esto que acabo de explicar es cierto, lo juro. Pero, a diferencia de otras pelí­culas de su género, Samsara se distingue por su afán de mostrarnos el conflicto, cual Richard Chamberlain en El Pájaro Espino, entre llevar una vida santa o entregarse a los placeres de una vida familiar. Es decir, es más humana y más agradecida. Nalin es un hombre inteligente y eso se nota en el ritmo de la pelí­cula: cuando hay cinco minutos de silencio, no es que al director le de la vena experimental, es que, realmente, son necesarios e importantes. Nalin se apoya, además, en una fotografí­a fascinante (parece que hay momentos en los que estamos delante de un documental de National Geographic). No sólo eso, su dirección de actores es impecable: la pelí­cula, como humana que es, posee momentos de gran intimidad, y funcionan a la perfección porque los actores se sienten a gusto. La historia no requiere grandes alardes interpretativos, y sólo bastan dos profesionales (Shawn Ku y Christy Chung, muy correctos ambos) para cumplir con los momentos más dramáticos.
Nalin, incluso, introduce momentos de humor que funcionan a la perfección y alivian mucho el tono dramático del film, que durante la mayor parte del metraje no llega a acercarse a ningún género en particular. Sencillamente, adquiere un tono documental que es de lo más agradecido. También es de agradecer la fuerza de los papeles femeninos, que nunca llegan a ser estereotipos al ciento por ciento.

samsara-critica-2

Muchos pondrán pegas a la pelí­cula por ser demasiado lenta. Suena lógico y comprensible. Fácilmente se le podrí­an eliminar unos diez minutos de paisajes y planos fijos, pero si se ve con la intención de aprovecharla al máximo (lo que requiere cierto grado de esfuerzo: esto no es Armaggeddon), el resultado es bastante satisfactorio. La falta de pretensiones de la pelí­cula y su sencillez juegan en su contra a la hora de subirle puntos, y no es apta para todos los paladares, pero todos aquellos que se dispongan a verla hasta el final, no se sentirán defraudados.


Pan Nalin | Pan Nalin | Shawn Ku, Christy Chung, Neelesha BaVora, Lhakpa Tsering, Tenzin Tashi, Jamayang Jimpa | Christo Bakalov, Rali Raltschev | Isabel Meier | Cyril Morin | Petra Barchi, Amardeep Behl | Karl Baumgartner, Christoph Friedel | Fandango, Monsoon Films Private Limited, Pandora Filmproduktion, Paradis Films | Karma Films | 7 |

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast