Críticas

LAS CHICAS DEL CALENDARIO

Junto a esa vergonzosa postal de navidad japonesa que es El íšltimo Samurai, (protagonizada por Tom Cruise, Tom Cruise, Tom Cruise y, disfrazado de caballo, Tom Cruise, con un cameo especial no acreditado de, ojo, Tom Cruise) esta semana nos ha llegado también una comedia ligerita desde las Islas Británicas llamada Las Chicas del Calendario. Una pelí­cula la mar de amable para pasar el ratejo.

Con el objetivo de comprar un sofá mas cómodo para la sala de espera de un hospital en el que acaba de fallecer el marido de Annie (Julie Walters, vista en Billy Elliot); su mejor amiga, Chris (Helen Mirren, simplemente sensacional) y el resto de compañeras del Instituto de la Mujer de la preciosa ciudad de Rystone, se deciden a hacer un calendario en el que salen todas como Dios las trajo al mundo. La gracia de todo este asunto no es si consiguen o no hacer el calendario. Eso se consigue a los veinte minutos de pelí­cula. El problema es que el grupo de mujeres se convierten en superestrellas, lo que les supondrá abandonar la rutina diaria y abrirse a un mundo nuevo, libres y alejadas de sus maridos. Cada una de ellas tratará esta nueva situación de una forma distinta.

las-chicas-del-calendario-critica

No se me equivoque nadie. Esto no es Full Monty, pelí­cula con la que comparte únicamente el rasgo de ser una obra coral en la que intervienen varios personajes (que se desnudan). El problema es que para hacer eso, y bien, se necesita más de hora y media. La escasa duración de la pelí­cula impide que la gran cantidad de historias que pululan por todo el metraje queden bien hilvanadas. Sin embargo, muchos de los aspectos están perfectamente resueltos, sobre todo la relación entre las dos amigas. Si bien Julie Walters está pelí­n apagadilla, Helen Mirren como Chris es un terremoto, sobre todo en los brillantí­simos gags iniciales de la pelí­cula (el del pastel de Marks & Spencer es para no perderselo). Pedazo de papel el de la Mirren, que se desenvuelve como pez en el agua en la comedia, por cierto.

Es una pelí­cula de lo mas sencilla. Con cronómetro en mano, uno puede casi predecir si la escena siguiente va a ser desternillante, cómica, rutinaria o de sacar pañuelos. Nigel Cole, cuya experiencia anterior se reduce a documentales producidos en el frondoso bosque que es la televisión pública británica, se limita a poner la cámara en un sitio y dejar que las actrices, que tienen mas tablas que un parqué, se cachondeen a gusto. Sin embargo, la pelí­cula presenta ciertos problemas ya que una vez nos enseña todas sus cartas (es decir, las chicas consiguen hacer el calendario), no sabe muy bien como seguir, y se inventa situaciones un pelí­n forzadas para salir adelante, con un par de secuencias que definitivamente sobran. Nada del otro mundo, por lo tanto, pero vamos, mucho más tolerable que otras desgracias que están por la cartelera y que servidor se está tragando entre pecho y espalda. A la espera ese atentado cinematográfico que será La sonrisa de Mona Lisa, y que comentará mi señor padre, no está nada mal este pequeño oasis de calma entre tantos infiltrados y samuráis varios. De lo mas normalita, vamos.


Nigel Cole | Tim Firth, Juliette Towhidi | Helen Mirren, Julie Walters, John Alderton, Linda Bassett, Annette Crosbie, Philip Glenister, Ciaran Hinds, Celia Imrie | Ashley Rowe | Michael Parker | Patrick Doyle | Martin Childs | Nick Barton, Suzanne Mackie | Touchtone Pictures | Buena Vista International | 5 |

Críticas

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

mi6

Pillad palomítas.

ant-man-y-la-avispa

Aquí hemos venido por las risas.

Twitter

Podcast