Críticas

LA SONRISA DE MONA LISA

Cuando uno echa la vista atrás y piensa en todos los años de estudio que ha pasado entre los muros de un colegio, de un instituto o de una universidad, no puede evitar acordarse de aquellos profesores que han llegado a determinar su existencia hasta el punto de orientarla o cambiarla de manera definitiva.

Algo así­ parece ser la primera intención que La Sonrisa de Mona Lisa quiere trasmitir a los espectadores bajo la forma de reparto femenino, casi coral, de enorme altura como solo en las pelí­culas de Claude Chabrol puede verse. Pero lo cierto es que ni siquiera contando con un elenco de actrices consolidadas o promesas que apuntan muy alto, ni con un fondo temático interesante, logra La Sonrisa de Mona Lisa ofrecer al espectador algo que llevarse a la boca.

La pelí­cula narra la historia de una profesora, Catherine Watson (Julia Roberts), que viaja desde California a la Universidad de Wellesley en Nueva Inglaterra, considerada la mejor institución para las mujeres más brillantes del paí­s. Como profesora de Historia del Arte va a descubrir que la sociedad de posguerra americana ha llegado a imponer los valores más conservadores incluso en las mujeres que debieran enfrentarse a los mismos.

critica-de-la-sonrisa-de-mona-lisa-1

Con este planteamiento interesante, que no original, arranca la pelí­cula que cuenta entre sus mayores virtudes con la sensación que el espectador siente de estar ante una de esas pelí­culas de época. Tanto la estética en el vestuario, como el tono de color predominante de la cinta (tonos pardos y oscuros), así­ como la música, transportan al espectador sin necesidad de máquina del tiempo hasta los años 50. Sin embargo, fuera de esta estética, la historia se viene abajo.

El devenir y el desarrollo de la trama argumental se llena de tópicos e historias ya contadas que a muchos espectadores les sonará. Los enfrentamientos de la Roberts con la directora (discreta Marcia Gay Harden), la rivalidad de la profesora con una de las alumnas (estereotipada Kirsten Dunst), la historia de amor dramático entre los profesores más liberales, y finalmente  en una secuencia final tí­pica de pelí­cula de Serie B en la que todos los problemas desaparecen casi por arte de magia.

critica-de-la-sonrisa-de-mona-lisa-2

Si de mostrar la transformación de un personaje en dos horas de pelí­cula se trata, tal vez el personaje más rico sea el de Julia Roberts, que pasa de una estandarizada profesora combativa con las obsoletas tradiciones sociales y que finalmente termina por recibir una lección sobre libertad de pensamiento que ella misma predica.

La lástima es que tanto los detalles estéticos, como lo interesante del tema, como lo original de esa lección para la maestra, sean solo un lunar dentro de la cinta. Quien quiera que compare La Sonrisa de Mona Lisa con una versión femenina de El Club de los Poetas Muertos, debe tener en cuenta que pese a que trata un tema interesante como es la función social de la mujer en los 50, la pelí­cula de Newell repite fondo y forma de la “versión masculina”.

El que haya visto Descubriendo a Forrester no comprenderá como es posible que dos pelí­culas que tratan sobre el mismo tema, lo puedan hacer desde perspectivas tan distintas, y si se me permite, tan antagónicas. La Sonrisa de Mona Lisa no innova en el tema ni en la manera de tratarlo, no explota las virtudes de un reparto con talento y casi aburre al espectador que ya sabe como va a terminar el film antes incluso de que haya empezado. Así­, como suele pasar en la realidad, a uno se le quitan las ganas de ir a clase.

Tal vez la principal desventaja de la pelí­cula provenga de la ausencia de un guión serio, e incluso de unos guionistas que ofrecieran garantí­as suficientes para las intérpretes. Y es que no hay que olvidar que el dúo guionista de esta producción, son los mismos que los que “perpetraron” el guión de El Planeta de los Simios (horri-versión 2001). Para terminar una reflexión: ¿no hubiera sido mejor haber puesto a Tim Burton a dirigir la pelí­cula, y haber podido ver a Julia Roberts con zancos, vestida de amarillo y con maquillaje blanco por un tubo en la cara?

Juan Ignacio Herrero Vicente.


Mike Newell | Lawrence Konner, Mark Rosenthal | Julia Roberts, Kirsten Dunst, Julia Stiles, Maggie Gyllenhaal, Marcia Gay Harden, Dominic West, Topher Grace, Ginnifer Goodwin, Juliet Stevenson, John Slattery | Anastas N. Michos | Mick Audsley | Rachel Portman | Jane Musky | Elaine Goldsmith-Thomas, Paul Schiff, Deborah Schindler | Joe Roth | Revolution Studios, Red Om Films, Columbia Pictures Corporation | Columbia TriStar Films | 5 |
  • Vivan las mujeres

    Que raro que la critica sea de un hombre.

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast