Críticas

KILL BILL VOL. 1

Cuando creas una obra capital en la cultura de los 90, si eres lo suficientemente inteligente, haces todo lo posible para que las expectativas sobre tu siguiente pelí­cula no acaben por devorarte. Ante esa situación puedes hacer dos cosas: o rompes con tu estilo anterior y haces una pelí­cula mas seria, o sigues tus principios, pisas el acelerador y subes el listón unos centí­metros más. Jackie Brown, estrenada en 1997, es un intento de hacer una obra más seria, más madura, al margen de lo que la gente espere de ti. A mí­ me encantó Jackie Brown. El problema es que fue superada por las expectativas creadas. Entonces, me imagino que a Quentin le quedó claro que ese no era el camino a seguir, al menos para seguir manteniendo el estatus comercial que tanta fama le dio.

Así­ que hizo Kill Bill. Y Kill Bill no solo sube el listón unos centí­metros más: lo coge, le pega una patada y lo manda hasta la luna. No solo es la pelí­cula norteamericana más violenta jamás vista. Es la pelí­cula friki que Tarantino siempre quiso hacer: una exageración de las pelí­culas japonesas de los años 70, con millones y millones de referencias a films de Hong Kong que Tarantino habrá visto en no se que oscuro videoclub.

critica-de-kill-bill-voli-1

Tenemos a la Novia (Uma Thurman), una ex-asesina que despierta de un coma de cinco años tras ser apaleada, machacada y disparada el dí­a de su boda por sus antiguos compañeros de armas, liderados por Bill (David Carradine, al que nunca se le ve la cara). Privada del bebé que se encontraba en su vientre y abusada sexualmente durante su estancia en el hospital, la Novia, cuyo auténtico nombre es ocultado deliberadamente por Tarantino con un beep, se lanza a una brutal venganza contra sus antiguos compañeros, el escuadrón D.I.V.A.S., para culminar con la muerte del hombre que la privó de todo lo bueno que ha conocido en su vida, y para ello deberá contar con la ayuda del más grande creador de espadas de todos los tiempos: Hattori Hanzo (el legendario actor de artes marciales Sonny Chiba). Sus dos primeros objetivos: Vernita Green (Vivica A. Fox), ahora reformada en ama de casa; y O-Ren Ishii (Lucy Liu), la dueña y señora de imperio criminal de los Yakuza.

Y este es el resumen general de la trama. Ahora bien, si esto os parece trillado mil y una veces, la manera en la que Tarantino nos desarrolla la historia no tiene nada de convencional. No sólo vuelve a hacer virguerí­as con el tiempo narrativo (cosa que no creo que sea necesaria en una pelí­cula de estas caracterí­sticas) sino que pone, por primera vez, toda la carne en el asador en cuanto a trabajo de cámara se refiere. Y es un verdadero triunfo: la fotografí­a de Robert Richardson, habitual colaborador de Scorsese y el montaje de Sally Menke son sencillamente espectaculares, y el ritmo de Tarantino se adapta con igual virtuosismo a un diálogo que a una batalla, aprovechando las posibilidades del panorámico en todo su esplendor. Resultaba curioso preguntarse acerca de las habilidades del director en el ámbito del cine de acción puro y duro, pero la verdad es que pasa la nota con mucho. En ningún momento la acción resulta confusa o mareante y los últimos 20 minutos, en los que Thurman se enfrenta a los ochenta y ocho (¡) guardaespaldas de O-Ren Ishii, (una de sus antiguas compañeras) son una buena muestra de ello. Y más: empleo del blanco y negro, iluminación en violeta, cámara superlenta, dessaturaciones, planos secuencia de cinco minutos (el recorrido que hace la novia por “La casa de las hojas azules”, el restaurante de O-Ren), picados, contrapicados…en fin, un delirio visual.

critica-de-kill-bill-voli2

Pero lo que hace de Kill Bill lo que es vuelve a estar en el guión. A lo largo del camino, la novia se encontrará con sus antiguos compañeros, unos reformados y con familia (Vernita Green), otros alcoholizados (Michael Madsen, en el futuro Volumen 2) y otros que han seguido su camino al lado de Bill, como Elle Driver, con el rostro de Daryl Hannah, o la propia O-Ren (Lucy Liu, pasándoselo en grande y por fin, interpretando un personaje como es mandado). Cada uno de ellos es una oportunidad para hacer examen de la venganza desde diversos puntos de vista. Y cada uno de ellos se encontrará al final con La Novia, o lo que es lo mismo, Uma Thurman en el papel de su vida, porque es pura dinamita: seductora, implacable, vulnerable, cí­nica y lo que le echen. Ningún actor parece sobrar en esta pelí­cula, y Tarantino se encarga de dar una relevancia y un enfoque especial a cada uno de ellos.

Sin embargo, esta producción no está exenta de problemas: el corte brusco al que se ha visto sometido la pelí­cula afecta en gran medida a las relaciones que se establecen con los personajes, al pasado de la novia y su relación con Bill. Inevitablemente, todo el mundo pensará en algún momento que “aquí­ falta algo”. Además, por una vez, el montaje no lineal, fragmentado de Tarantino juega en su contra: la batalla final sucede ANTES que lo que se nos enseña al principio de la pelí­cula, con lo que Uma Thurman se pasa veinte minutos intentando matar a uno de sus compañeros cuyo destino es revelado al espectador avispado casi al comienzo mismo del film. Y por último, lo peor que se puede decir de Kill Bill es su mayor virtud: es sádica, cruel y asquerosamente violenta. Hay decapitaciones, miembros del cuerpo volando como si fuera confeti, rí­os de sangre, disparos en la cabeza, asesinatos realizados por niños (en la asombrosa parte anime del film) y delante de niños, ligeras referencias a la pedofilia, y, por si fuera poco, aparece el bote de vaselina más asqueroso de la historia del cine. Es tan excesiva, que la pérdida de toque humano es inevitable. Pero eso es porque, al final, Kill Bill es entretenimiento puro y duro, una reinvención del cine de acción norteamericano bajo una combinación de ironí­a, humor, ternura y sadismo como no he visto antes. Si tomamos en serio a la pelí­cula, podemos salir a) muy enfadados o b) vomitando de asco a los cuarenta minutos. La decisión es nuestra, pero sinceramente, es una pelí­cula para mayores de 18 años como la copa de un pino. Advertidos quedáis.

critica-de-kill-bill-vol1-3

Entonces, al final, ¿qué pasa?. Pues que he mentido. Lo peor de Kill Bill no es la violencia. Lo peor es que después de los 96 minutos de aplastante violencia y fascinante narración más hechizantes del año, Kill Bill termina. Hasta dentro de unos meses.


Quentin Tarantino | Quentin Tarantino | Uma Thurman, David Carradine, Lucy Liu, Daryl Hannah, Vivica A. Fox, Michael Madsen, Michael Parks, Sonny Chiba, Chiaki Kuriyama, Julie Dreyfus, Chia Hui Liu, Jun Kunimura, Kazuki Kitamura, Akaji Maro, Michael Bowen, Larry Bishop | Robert Richardson | Sally Menke | RZA | Yohei Taneda, David Wasco | Lawrence Bender | Harvey Weinstein, Bob Weinstein, E. Bennett Walsh, Erica Steinberg | A Band Apart, Super Cool ManChu, Miramax Films | Miramax | 9 |

Críticas

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

mi6

Pillad palomítas.

ant-man-y-la-avispa

Aquí hemos venido por las risas.

Twitter

Podcast