Críticas

LA MALA EDUCACIÓN

No deja de resultar raro que, de todos los que hacemos esta página que es de todos, sea yo, que con gusto colocarí­a El íšltimo Boy Scout entre mis pelí­culas favoritas, el encargado de realizar la crí­tica de la última pelí­cula de Almodóvar, lo que supone en un principio, que antes de ver la pelí­cula he tenido que realizar un tremendo esfuerzo para liberarme de prejuicios cinematográficos, y eso no ha resultado nada fácil. Vayamos a ello, pues.

Almodóvar hace ya tiempo que encontró su propia voz: su propia forma de contarnos las historias combinando guión, imagen y sonido de forma que su mensaje, tanto en su forma como contenido, nos remite directamente a él. Sabemos desde los primeros cinco minutos que es una pelí­cula de Almodóvar, y eso no lo consiguen muchos realizadores, tanto nacionales (casi imposible) como extranjeros. Por un lado, resulta magní­fico comprobar que en España existe un realizador de estas caracterí­sticas, pero, por otro, Almodóvar corre el riesgo de repetirse a sí­ mismo, como le pasó a Woody Allen hace mucho tiempo.

la-mala-educacion-critica-1

La Mala Educación era una espina clavada en el realizador manchego desde hace mucho tiempo. Su aproximación al tema de la hipócrita moral eclesiástica en tiempos de Franco es impecable: huye del documental para explicarnos las condiciones en los colegios de la época como trasfondo de un thriller al que, por desgracia, nunca logra cogerle el punto del todo. El argumento en un primer nivel es sencillo: Eduardo Godoy (Fele Martí­nez) es un realizador de cine independiente en el Madrid de los años 80 que, un dí­a, recibe la inesperada visita de Ignacio Rodrí­guez (Gael Gª Bernal), un antiguo amor del colegio interrumpido por las maquinaciones del Padre Manuel (Giménez Cacho), un pederasta de mucho cuidado enamorado de Ignacio. Partiendo de un relato de Ignacio titulado La Visita, Eduardo volverá a revivir esos dolorosos momentos a la vez que intenta descubrir el misterio de Ignacio, que no es quien dice ser.

Almodóvar puede sentirse muy contento con este film. A mí­ me ha convencido. Es muy complejo, y se mueve a distintos niveles, así­ que las posibilidades de fallar aumentan, pero el director mantiene su pulso estético y narrativo habitual, gracias en parte a la actuación de Gª Bernal, el cual tira (y mucho) de la sobreactuación. No es Johnny Depp en Piratas del Caribe, pero se agradece porque compensa la cara lánguida que lleva Fele Martí­nez durante toda la pelí­cula. El thriller funciona a medias porque empieza muy bien, pero luego emplea soluciones propias de culebrón para zanjar la trama principal, que es el descubrimiento de la verdadera identidad de Ignacio, cerrándola de una forma un tanto abrupta (y rutinaria).

la-mala-educacion-critica-2

La tan cacareada crí­tica a la iglesia sufre de otro tanto de lo mismo. No hace falta ser un genio para ver en Godoy al alter ego de Almodóvar, un tí­o tremendamente quemado con sus experiencias en el colegio. En esos momentos hay situaciones muy originales y muy bien llevadas, pero cae un tanto en el estereotipo con el personaje del Padre Manuel (al que le faltan dos cuernos, el tridente y el rabo para ser el Anticristo), pero vamos, que yo he dado tres años de catequesis, estoy bautizado, comulgado y confirmado y que, de ese tipo de curas, “haberlos, haylos”. Daniel Giménez Cacho pone unas caras de “me estoy comiendo por dentro” que no veas. Un auténtico sufridor.

Sin embargo, todo transcurre con natural fluidez a través de un correctí­simo guión y una dirección (apoyada en una soberbia fotografí­a de José Luis Alcaine) a la altura habitual del realizador. Por desgracia, sus tics le pierden en muchos momentos: Almodóvar, al igual que Vicente Aranda, tiende a confundir “momento erótico” con “porno setentero”, y pone énfasis en momentos en los que se echarí­a de menos una mayor sutileza pero claro, ser sutil nunca ha sido el punto fuerte de Almodóvar, que a veces se pasa de listo con tanta estética, en detrimento de la historia, en la que se vuelve a hablar de PASIONES, CELOS, SEXO y DRAMA TOTAL con mayúsculas, remarcados por la rimbombante banda sonora de Alberto Iglesias, que en tiempos medios funciona muy bien, pero que cuando saca el ritmo te deja la cabeza como unas maracas.

la-mala-educacion-critica-3

Éste es el fallo al que antes hací­a mención: es una pelí­cula de Almodóvar. Si eres un fan, pues no te sentirás en absoluto decepcionado: es de lo mejorcito que ha hecho, no tan contenido como Todo Sobre Mi Madre, pero más maduro que Pepi, Lucy y Bom… y demás sandeces de su primera etapa. Si, como a mí­, Almodóvar no termina de llamarte, no te garantizo un rato extraordinario, pero sí­ algo distraí­do, inteligente, y, entre tanto No Hay Motivo, algo verdaderamente distinto.

Una última cosa: el (durí­simo) contenido sexual de la pelí­cula puede herir la sensibilidad de más de uno, pero Almodóvar lo maneja con bastante sobriedad. Yo, sin embargo, no tengo muy asumido el hecho de ver como dos niños se masturban el uno al otro viendo una pelí­cula de Sara Montiel, algo que nos es mostrado en un contenido plano trasero EN EL QUE NO, REPITO, NO SE VE NADA, SOLO SE NOS SUGIERE. Es una sensación bastante incómoda. Almodóvar deja bien claro, de todos modos, que el uso sexual de un menor es un delito atroz, rastrero y vergonzoso, así­ que no hagáis caso si a alguno se le va la pinza y empieza a acusarle de cosas que no son. Dicho queda.


Pedro Almodóvar | Pedro Almodóvar | Gael Garcí­a Bernal, Fele Martí­nez, Daniel Giménez Cacho, Lluí­s Homar, Francisco Maestre, Francisco Boira, Juan Fernández, Javier Cámara, Nacho Pérez, Raúl Garcí­a Forneiro, Alberto Ferreiro, Petra Martí­nez | José Luis Alcaine | José Salcedo | Alberto Iglesias | Antxón Gómez | Agustí­n Almodóvar, Pedro Almodóvar | Esther Garcí­a | El Deseo | Warner Sogefilms SA | 7 |

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast