Críticas

EL CHICO DE TU VIDA

Sólo con leer el tí­tulo ya sabemos la clase de pelí­cula que nos vamos a encontrar. Si encima observamos el anterior filme de su director, Una Rubia Muy Legal, pues se nos disipa cualquier duda.

Sí­, queridos lectores, El Chico de tu Vida es una de esas empalagosas comedias románticas juveniles americanas. A diferencia de otras del estilo de American Pie, no encontraremos en ésta nada de humor escatológico (que no polí­ticamente incorrecto, eso serí­a darle demasiado prestigio). A lo que voy es a que esta es una pelí­cula única y exclusivamente orientada al público femenino sin ningún tipo de aspiración, lo que comúnmente se denomina “peli para chicas”, la Nancy del cine.

La pelí­cula nos cuenta la historia de Rosalee (Kate Bosworth), una cajera de supermercado cuya máxima aspiración en la vida es conocer a Tad Hamilton (una chica con inquietudes, sí­ señor), el actor de moda. Su vida consiste en trabajar e ir al bar de su pueblo a pasar el rato, eso sí­, siempre acompañada de sus fieles amigos Pete y Cathy. Mientras tanto el famoso actor ve en peligro sus próximos proyectos debido a su vida de estrella, es decir, mujeres, alcohol y coches (de drogas no se dice nada, sólo fuma y ya es mucho). Así­ que los agentes de Tad deciden organizar un concurso en el que se sortea entre las chicas participantes el “placer” de tener una cita con tan codiciado maromo y así­ limpiar su imagen de vivalavirgen. No hace falta ser muy listo para saber a quien le toca esa cita. Rosalee es la afortunada y pasa una correcta y formal velada con el actor. El bueno de Tad ve en ella la influencia que necesita para regenerar su vida y decide mudarse a su pueblo.

critica-de-el-chico-de-tu-vida

Así­ comienza esta pelí­cula que desaprovecha bastante los contrastes entre la vida pueblerina y la de Hollywood para centrarse en la relación de Tad con Rosalee y de Pete (Topher Grace, el mejor de la peli sin que haga nada del otro mundo) con Rosalee. Y es que Pete, como no podí­a ser de otro modo, ama desde que aprendió a sonarse los mocos a su buena amiga. En este punto la peli se hace tremendamente lenta porque uno sabe como va a terminar y ya no ocurre nada divertido, de hecho las pocas partes cómicas se concentran en la primera mitad de la peli, la segunda parte es solo de amor y desamor americano. Lo más destacable en esta parte, y no por lo bueno, es el patético discursito sobre los tipos de amores que se marca la camarera cachonda del pueblo.

En fin, la pelí­cula se deja ver, no es de las que uno sale diciendo “menudo pedazo de mojón”, entre otras cosas gracias a unos actores que consiguen no dar asco, algo realmente difí­cil en esta clase de pelí­culas. Pero que no espante no quiere decir que la recomiende a nadie, es una pelí­cula para un público simple de mente entre cuyas prioridades en la vida figure “casarse de blanco”.


Robert Luketic | Victor Levin | Kate Bosworth, Topher Grace, Josh Duhamel, Nathan Lane, Sean Hayes, Gary Cole, Ginnifer Goodwin, Kathryn Hahn, Amy Smart | Peter Collister | Scott Hill | Edward Shearmur | Missy Stewart | Lucy Fisher, Douglas Wick | William S. Beasley, Gail Lyon | DreamWorks SKG | UIP | 4 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

Críticas

spideruniverso

La evolución del lenguaje.

aquaman

Un plato con todos los ingredientes de la despensa.

Captura1

Malas personas. Grandes soldados.

tu hijo

Vivas recupera el espíritu de ‘Secuestrados’ para contar una historia de venganza que no es tal cosa.

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

Twitter

Podcast