Críticas

THE PUNISHER

Antes de ponerme realmente serio y empezar a crucificar esta pelí­cula por todos los lados creo que es conveniente señalar que The Punisher es un hallazgo. También deberí­a indicar que resultará obligatorio para cualquiera con ganas de verla que deje el cerebro a la puerta del cine y se dedique a disfrutarla en el estado aní­mico más cachondo posible, con un cubo de palomitas y un tanque de Coca-Cola.

La pelí­cula es un hallazgo porque resulta difí­cil creer que hoy en dí­a, en un panorama en el que incluso la pelí­cula de acción más repugnante tiene pretensiones de ser una pelí­cula con “contenido”, se haya lanzado un film como este, que es un truño pero que, por lo menos, no esconde que es caca de la vaca. Y olorosa.

Punisher es divertido. Ojo, que no entretenido. La primera hora del film es, narrativamente hablando, un coñazo de agárrate y no te menees. Lo que sucede es que te partes el culo de risa cada dos escenas. Ya sea viendo a matones de negro entrar a saco en una reunión familiar o escuchando frases del tipo – “Dios está contigo” – “Dios se puede quedar al margen”, el espectador asistirá atónito a una colección de sandeces propias de la gloriosa época Charles “Yo soy la justicia” Bronson. En serio, tí­os: Punisher es tan, pero tan carca, que Steven Seagal parece cine de acción del siglo XXI.

critica-de-the-punisher-1

La historia, esa trama, ese telar de finos hilos hará las delicias de aquellos degustadores de argumentos originales y con chispa: Frank Castle (Tom Jane) es un agente encubierto. Durante su última operación, el hijo del poderoso magnate y mafiosillo Howard Saint (John Travolta) saldrá, más o menos, mal parado. O sea, muerto. Así­ que Saint decide cargarse a Castle, a su familia, a su casa y hasta su  perro. Castle, que recibe una tremenda solfa de hostias, sobrevive a una explosión de gasolinera (¡) y encaja un tiro en el pecho(¡!), se recupera en una semana y jura venganza a los cuatro vientos, empezando por los tí­picos matones de tres al cuarto hasta llegar al trí­o maravillas: Howard Saint, su mujer, Livia (auténtica instigadora de la matanza, interpretada por Laura Harring) y su consigliere gay, Quentin Glass, interpretado por Will Patton. En su camino a la perdición, Castle contará con la ayuda de sus extraños compañeros de piso: Spacker Dave (Ben Foster), Joan (Rebecca Romjin Stamos, tremenda) y Bumpo (John Pinette).

Y a partir de ahí­ todo va pues eso: a tiros. La historia en general es una chorrada. Los mejores detalles los toma Hensleigh del cómic, a partir de la soberbia saga Bienvenido a Casa, Frank escrita por Garth Ennis y dibujada por Steve Dillon: la relación que establece Castle con sus vecinos y la monumental pelea contra “El Ruso”, un descomunal asesino enviado por Saint. El resto sale de la fértil imaginación de un tí­o que escribió Armageddon (y que también escribió Jungla de Cristal. La Venganza, pero como en esa sale Tito Bruce pues a callarse todos). El resto hace aguas. Howard Saint no se entera de nada mientras el Punisher le hace pirulas por todos los lados hasta que los dos se ven cara a cara en el tí­pico enfrentamiento final donde muere hasta el apuntador y Travolta es ejecutado de una forma tan retorcida y disparatada que levanta los aplausos del público.

Los actores elevan como medio punto la calidad general de la pelí­cula, particularmente la pareja protagonista: Jane aguanta el tipo muy bien como héroe de acción sin tener que ponerse rimmel debajo de los ojos ni hacer el pirado ni convertirse en hombre lobo (por si no lo habí­ais notado, es un toque de atención a Johnny Depp y Hugh Jackman). Muy serio y con mucha cara de circunstancias. Travolta, para variar, se lo pasa pipa (“¡Quiero a Castle muerto!”, no deja de repetir, el tí­o, como si fuera un loro). Y el resto, actores competentes como Samantha Mathis, como la mujer de Castle, y un escuálido Roy Scheider (ay, Tiburón, Tiburón) como su padre.

critica-de-the-punisher-2

Pues lo ya comentado. Es una mala pelí­cula pero te echas unas risas. No engaña a nadie y sabes a lo que vas. No te lí­as con el argumento y cada vez que un matón muere a) aplastado, b) acuchillado, c) tiroteado, d) empalado, e) achicharrado o f) reventado, te queda esa ligera nostalgia de las pelí­culas de los 80: “muere, malo cabrón” y cosas por el estilo. Si su guión no tuviera las lagunas del tamaño de Andalucí­a, hasta realmente valdrí­a la pena verla. Diversión descerebrada asegurada. Y violenta.

Lo mejor:

– Que es involuntariamente divertida y, por lo menos, no engaña a nadie.

– Todo lo que hereda del cómic de Dillon y Ennis: Castle y sus vecinos y la genial pelea contra “El Ruso”, con “La donna í¨ mobile” de fondo.

– Es violenta.

Lo peor:

– Prácticamente lo demás: al principio aburre un poco, no hay guión, la banda sonora es de culebrón sudamericano y Jonathan Hensleigh no es Ridley Scott, es decir, que la dirección es un poco chusca, tirando a pelí­n cutre, como toda la pelí­cula en general, que ha costado como que cuatro perras.


Jonathan Hensleigh | Jonathan Hensleigh, Michael France | Tom Jane, John Travolta, Laura Elena Harring, Will Patton, Rebecca Romjin-Stamos, Ben Foster, John Pinette, James Carpinello, Samantha Mathis, Roy Scheider, Mark Collie, Kevin Nash | Conrad W. Hall | Jeff Gullo, Steven Kemper | Carlo Siliotto | Michael Z. Hanan | Avi Arad, Gale Anne Hurd | Christopher Eberts, Kevin Feige, Andrew Golov, Andreas Grosch, Stan Lee, Amir Jacob Malin, Chris Roberts, Richard Saperstein, Andreas Schmid, John H. Starke | Lions Gate Films, Marvel Enterprises | Columbia TriStar Films | 4 |

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast