Críticas

THE PERFECT SCORE

Toda la gente de mi generación, o al menos aquellos que nos hemos decantado por ir a la universidad, hemos pasado por la famosa selectividad, una prueba para algunos tremendamente traumática y estresante. El mito supera a la prueba en si misma. Pues en USA tienen algo parecido, el SAT y tiene el mismo impacto entre los estudiantes.
Esa prueba de selectividad es la excusa perfecta para montar la tí­pica pelí­cula de “robo perfecto” sólo que en vez de un grupo de expertos ladrones tenemos a unos estudiantes que por distintos motivos la han cagado y necesitan hacerse con los resultados de la próxima prueba para conseguir alcanzar sus distintos objetivos.

Así­ tenemos al prota, Kyle, un chaval que desea ser arquitecto pero cuyo examen no ha pasado de la mediocridad, su amigo, que necesita tener nota para ir a la universidad en la que está su novia, la chica bien y buena estudiante que se encuentra superada por la presión de sus padres, la estudiante rebelde hija despechada del responsable del SAT dispuesta a joder a papá, la promesa del deporte que puede tener su futuro truncado por las notas y el fumeta colgado que acaba ahí­ por casualidad.

Es decir, que el resultado es una mezcla entre Ocean’s 11 y las pelis de chavales de instituto.

critica-de-the-perfect-score

Los seis protagonistas están bien, no en vano tanto Scarlett Johansson (Lost in Translation) como Erika Christensen (Traffic) han demostrado en anteriores trabajos su gran talento. También hay que destacar a Darius Miles, jugador de la NBA en la realidad, que sin hacer un papelón (la peli no va por ahí­) se desenvuelve bien delante de la cámara. Pero no hay alardes interpretativos, los personajes son muy estandarizados, los tí­picos chicos que llevamos viendo desde los 90 en el cine americano. Por ahí­ pulula Matthew Lillard, ese insoportable actor que se pasa el dí­a haciendo el memo delante de una cámara desde que apareciera en Hackers y Scream siempre ha hecho de secundario petardo. En esta peli también, aunque algo más contenido de lo habitual.

Hay un par de guiños, uno a Heat y otro a Matrix, que a pesar de las decepcionantes secuelas parece ser ya parte de la memoria colectiva de nuestra generación.

La pelí­cula está producida por la MTV, lo que implica banda sonora de grupos “juveniles” guitarreros, de esos que entran por un oí­do y salen por el otro tras haber dado un pelí­n por el culete. También el público al que va dirigido, “la juventud”, supone que hay que meter moraleja final, que no diré aquí­ pero que junto con la exaltación de la amistad y teniendo en cuenta de que va la peli, ya se sabe por donde puede ir la cosa.

Del montón.


Brian Robbins | Mark Schwahn, Marc Hyman, Jon Zack | Erika Christensen, Chris Evans, Bryan Greenberg, Scarlett Johansson, Darius Miles, Leonardo Nam, Tyra Ferrell, Matthew Lillard, Vanessa Angel | J. Clark Mathis | Ned Bastille | John Murphy | Jaymes Hinkle | Roger Birnbaum, Jonathan Glickman, Brian Robbins, Michael Tollin | Donald J. Lee jr. | Paramount Pictures, MTV Films, Moviemakers Productions, Spyglass Entertainment, Tollin/Robbins Productions | UIP | 5 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast