Críticas

ANTES DEL ATARDECER

Qué hermosa pelí­cula nos regala el Sr. Linklater. Hací­a mucho tiempo, desde los tiempos de Una Historia Verdadera, allá por el 99, cinco añitos… que no he visto hacer más con menos. Ethan Hawke y Julie Delpy retoman los personajes que abandonaron hace nueve años: Jesse y Celine, una parejita que se encuentra en el vagón de un tren y permanecen un dí­a en Viena hablando de lo divino y de lo humano. A pesar de que son poetillas algo bohemios e intelectuales, se te vuelven muy majos y agradables. Ergo, te preocupas por ellos y la pelí­cula funciona a la perfección. En un precioso final en la estación, ambos quedan en seis meses para volver a verse. Todo eso ocurrí­a en Antes del Amanecer.

Nueve años después: la relación parece quedarse en agua de borrajas y Jesse, ahora casado y un escritor de éxito, se encuentra en Parí­s promocionando su nueva novela. De repente, Celine aparece para ver que es de su vida. Ahí­ tenemos de nuevo a Celine y a Jesse casi una década más tarde, intentando recuperar el tiempo perdido en los escasos 80 minutos que tiene el chaval para coger el avión de vuelta a casa.

antes-del-atardecer-critica

Los 80 minutos de los que dispone Jesse son los 80 minutos exactos que dura la pelí­cula. Todo sucede en tiempo real y ahí­ tenemos el primer acierto. Permanecemos con ellos a lo largo de todo el reencuentro, mientras se toman un café, pasean por el parque o navegan por las orillas del Sena. La sensación de cercaní­a que Linklater transmite es una gozada. Celine y Jesse no paran de hablar un momento, pero eso no es lo importante. Hawke y Delpy están tan sueltos y tan cómodos con su papel que es como si los conociéramos de toda la vida. Poco a poco la aparente superficialidad del reencuentro es sustituida por temas cada vez mas importantes, mientras la pareja recuerda viejos rencores, agradables memorias y muchas cosas que se han quedado en el tintero que poco a poco van aflorando en el momento exacto. El juego que hay entre ellos, la distancia fí­sica y emocional que les separa y que poco a poco se va recortando… es una gozada.

Magistral fotografí­a, guión (tremendamente improvisado, no en vano Hawke y Delpy aparecen acreditados como guionistas del film) y dirección. Sensibilidad y buen gusto en una peli que ha pasado directamente a figurar entre mis favoritas. ¿Por qué? Por que no te pone un cuchillo en la garganta para que llores, o para que te rí­as. Porque te trata como un ser inteligente y sensible. Porque habla de temas muy profundos de una forma ligera y distendida. Por muchas cosas, en definitiva. Antes del Atardecer llama al curaí§ao.

Y yo que creí­a tener la sangre de horchata…

LO MEJOR:

– Prácticamente todo. El gusto por los pequeños detalles, sobre todo… ah, y el FINAL. EL FINAL. EL FINAL.

LO PEOR:

– Pasará desapercibida. Nadie baila en plan Dirty Guarring, nadie muere dramáticamente, y nadie llora o fornica como va a comprar el pan. Eso no vende.


Richard Linklater | Richard Linklater, Julie Delpy, Ethan Hawke | Ethan Hawke, Julie Delpy, Vernon Dobtcheff, Louise Lemoine Torres, Rodolphe Pauly, Mariane Plasteig, Diabolo, Albert Delpy, Marie Pillet | Lee Daniel | Sandra Adair | Baptiste Glaymann | Richard Linklater, Anne Walker-McBay | John Sloss | Castle Rock Entertainment, Detour Filmproduction | Warner Sogefilms | 10 |

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast