Críticas

EL LOBO

El Lobo nos cuenta la historia de Mikel Lejarza, un joven vasco de la España de los 70 que sin comerlo ni beberlo se ve reclutado por los servicios secretos españoles con el objetivo de infiltrarse en la banda terrorista E.T.A. La operación dio lugar a uno de los mayores éxitos policiales contra E.T.A. pero también fue la manera en la Mikel Lejarza alias Lobo se vio sumergido en un mundo de violencia y persecución del que aún a dí­a de hoy no ha conseguido huir.

El punto fuerte de la pelí­cula es sin duda la increí­ble historia de Mikel Lejarza, yo no habí­a oí­do hablar del Lobo (soy joven) y me costó creer que éste hombre hubiera existido de verdad porque todo lo que le rodea parece curiosamente sacado de una peli, su alias, su misión, su éxito y su posterior vida en el anonimato. Pero resulta que es todo cierto y por si fuera poco además está presente todo el trasfondo polí­tico y social de aquella época que tiene telita, entonces ¿qué más se le puede pedir a una historia para que resulte tan tremendamente interesante como ésta? nada.

Bien, la historia es genial, pero con eso no basta, tiene que haber otros ingredientes como por ejemplo un buen guión y una buena dirección. En éste caso la dirección está a cargo de Miguel Courtois, totalmente desconocido para mí­ pero que realiza un buen trabajo sobre todo en la primera parte de la pelí­cula donde el Lobo se infiltra en E.T.A. y va progresando dentro de la banda, además la fotografí­a es buena, todo está contado de manera muy clara y el guión es muy sólido durante casi toda la peli hasta que llegamos a la parte final. Aquí­ el conjunto empieza a tambalearse entre otras cosas porque no puedes mantener en tensión y con intriga al público durante toda la peli y al final meter unas cuantas escenas ridí­culas que provocan carcajadas en toda la sala. Véase a Eduardo Noriega con las melenitas teñidas de rubio o cuando se supone que le hacen la cirugí­a estética y aparece con el pelo engominado, con un lunar y con una nariz gorda. También podemos ver una persecución por la calle en la que hay mobiliario urbano moderno y algún que otro cochazo aparcado a lo lejos. Además de los detalles, hay trozos del guión como por ejemplo el último discurso de José Coronado que no acaban de convencerme.

Los actores no están mal, Noriega parece que ha mejorado bastante desde Tesis y José Coronado (Ricardo) lo hace bien pero su personaje quizá flojea a veces por estar demasiado estereotipado (como malo está mil veces mejor en La Caja 507), en cuanto a Patrick Bruel (Nelson), Jorge Sanz (como se te ocurre hacer El Inquilino después de haber salido en Conan) y Mélanie Doutey (Amaia uffff!) la verdad es que lo hacen muy bien.

critica-de-el-lobo

En cuanto al talante, la pelí­cula se limita a contar los hechos de una manera muy objetiva y sin ponerse de parte de nadie, algo que me parece muy acertado, pero lo que ocurre es que para no decantarse por ningún lado, todos los personajes excepto el Lobo son malos y en ése sentido la pelí­cula se hace difí­cil de ver porque resulta bastante hostil (hasta la mujer del Lobo parece despiadada en algún momento). En lí­neas generales se puede decir que la pelí­cula está bien y en parte ése es el problema, que en España seguimos esperando que alguien haga lo que se suele llamar un peliculón, pero para eso hay que poner más pasta y echarle un par de narices. El Lobo podrí­a haber sido la gran pelí­cula española (una pelí­cula bélica sobre la guerra civil también serí­a una buena idea) pero se queda sólo en eso, una pelí­cula interesante y entretenida.


Miguel Courtois | Antonio Onetti | Eduardo Noriega, José Coronado, Silvia Abascal, Patrick Bruel, Jorge Sanz, Mélanie Doutey, Santiago Ramos, Aitor Mazo | Néstor Calvo | Guillermo Maldonado | Francesc Gener | Miguel Torrente | Melchor Miralles, Julio Fernández | Melchor Miralles, Julio Fernández | Filmax | Filmax | 7 |

Críticas

Captura1

Malas personas. Grandes soldados.

tu hijo

Vivas recupera el espíritu de ‘Secuestrados’ para contar una historia de venganza que no es tal cosa.

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

Twitter

Podcast