Críticas

EL MENSAJERO DEL MIEDO

1991. Guerra del Golfo. El Capitán Bennett Marco (Denzel Washington) dirige a sus hombres hacia una arriesgada misión al norte de Kuwait. La operación resulta ser un éxito y todos vuelven a casa como héroes, en especial el sargento Raymond Shaw (Liev Schreiber) galardonado con la Medalla de Honor del Congreso.

2004. Trece años después, Shaw está a un paso de convertirse, bajo los atentos cuidados de su madre, Eleanor (Meryl Streep), una senadora que convierte a George W. Bush en un fraile sabadico, en vicepresidente de los EE.UU.. Al mismo tiempo, Marco se limita a sacar partido de su baja por estrés postraumático como relaciones públicas del ejército. Todo es genial y maravilloso. Solo hay un problema: que quizás la misión en Kuwait no acabó como todos pensaban. Que en realidad Marco y su grupo de soldados quizás fueron capturados y sometidos a un brutal lavado de cerebro. Y que posiblemente, Raymond Shaw esté a punto de convertirse en el primer vicepresidente de los Estados Unidos bajo el control absoluto de la todopoderosa compañí­a Manchurian.

Así­ comienza la pelí­cula más inteligente del año. Un remake de la pelí­cula del mismo nombre dirigida hace mas de cuarenta años por John Frankenheimer y que fue el punto de partida del thriller polí­tico y conspiratorio que tanto juego dio en el cine americano durante la década de los 70. Este film que nos ocupa ahora, aun conservando la esencia del original, posee unas cuantas sorpresas de cosecha propia. ¿Los méritos? Indudablemente son de su director, Jonathan Demme y del extraordinario trí­o de actores protagonistas, en el mejor reparto que se ha visto desde Mystic River.

critica-de-el-mensajero-del-miedo-1

Marco tratará de advertir a Shaw.

Demme is back!

Tras Philadelphia, Jonathan Demme, el director de El Silencio de los Corderos, encadenó una serie de fracasos tan impresionantes que muchos dudaban de que pudiera volver a ser considerado entre los mejores directores de Hollywood (sobre todo, a raí­z de su último film, La Verdad sobre Charlie, un inútil remake de la mí­tica Charada). Sin embargo, gracias al fabuloso guión de Daniel Pyne, Demme vuelve a estar en su salsa, dirigiendo con mano maestra a los actores (parece increí­ble, pero absolutamente todo parece tan natural que cuesta creer que haya un director detrás manejando el cotarro) y con una puesta en escena que, al igual que la de Michael Mann en Collateral, se resume con una palabra: fiereza. Los planos frontales de los personajes, mirándonos a nosotros, al público; la cámara en mano con iluminación natural; la extraordinaria visualización de los sueños de Marco (con esos soldados machacados a hostias, con tubos y electrodos por todas partes, estrangulándose unos a otros)… El Mensajero del Miedo se distingue de otros thrillers precisamente por la energí­a y el aplomo de Demme, que reserva la violencia fí­sica hasta los últimos minutos de pelí­cula. Y cuando la hay, deja al espectador literalmente clavado en la butaca (véase la escena del lago, sin ir mas lejos). Y, desde Demme, llegamos a los actores, destacando por encima de todo la que es la interpretación femenina del año: una soberbia, descomunal y terrorí­fica Meryl Streep. El Oscar de Las Horas Perdidas va para ella.

critica-de-el-mensajero-del-miedo-2

Eleanor Shaw, una senadora que no se detendrá ante nada para asegurar la victoria de su retoño.

Actorazos.

Lo que hace Meryl Streep en esta pelí­cula es, sencillamente, borrar del mapa a todo aquel que comparte escena con ella. Eleanor Shaw es la ví­bora definitiva del cine norteamericano. Angela Lansbury (¡sí­, Jessica Fletcher!) ya lo clavó en 1962 y Meryl Streep lo vuelve a clavar. Su personaje es el protector definitivo de los EE.UU., una psicópata (que tiene con su propio hijo una relación que se apunta como muy “especial”) que no se detendrá ante nada para asegurar el plácido sueño de los norteamericanos. Frente a ella, todos los personajes parecen encoger de tamaño. Lo mejor que puede hacer Demme es dejar que Washington y Schreiber se luzcan de forma individual. Y mientras el tito Denzel nos deja un gran retrato de hombre atormentado y neurótico, sin perder nunca su condición de héroe de pelí­cula, con un carisma que ya quisiera tener Will Smith, es Schreiber quien vuelve a dar la campanada como Raymond Shaw, un personaje en permanente conflicto consigo mismo, que quiere dejar de ser manipulado y no puede y que ve como su personalidad se va poco a poco por el retrete. Tras Pánico Nuclear, Schreiber vuelve a apuntar magní­ficas maneras, una vez apartado del infecto cine de terror para quinceañeros (y aún así­ eligió bien: estuvo en Scream, recordemos. Phantoms es otro cantar. Puto Ben Affleck.).

Buena pelí­cula, señores: muy buena.

En definitiva, que nadie se deje llevar por el trailer (magní­fico, por otro lado). El Mensajero del Miedo, más pausada y reflexiva de lo que parece en un primer momento, carece de la paranoia comunista de la Guerra Frí­a y centra su objetivo en las grandes multinacionales que dirigen el mundo en la sombra – acompañese esta frase con un “chan, chan, chaaaaaan!!!!”-. Es una actualización brillante, apoyada en un férreo guión (que incluye un muy apreciable giro sobre el original de George Axelrod), una poderosa puesta en escena y grandes interpretaciones (particularmente de Tita Meryl).

critica-de-el-mensajero-del-miedo-3

Raymond Shaw, manipulado a su pesar.

A verla.

LO MEJOR: Pues aparte de lo que se ha dicho, destacar la gran selección musical y la banda sonora de Rachel Portman. Es un cacho de thriller.

LO PEOR: Que pese demasiado la sombra de su antecesor y muchos la crucifiquen por ello.

P.D.: Como nota particular para los fans de Demme, los viejos amigos del director (Kenneth Utt, Ted Levine, Paul Lazar…) tienen breves cameos en las pelí­culas, incluido el mismí­simo Roger Corman, rey de la serie B y mentor del propio director.


Jonathan Demme | Daniel Pyne, Dean Georgaris, basándose en la novela de Richardo Condon y en el guión de George Axelrod | Denzel Washington, Meryl Streep, Liev Schreiber, Jeffrey Wright, Kimberly Elise, Jon Voight, Ted Levine, Miguel Ferrer, Bruno Ganz | Tak Fujimoto | Carol Littleton, Craig McKay | Rachel Portman | Kristi Zea | Ilona Herzberg, Scott Rudin, Tina Sinatra | Scott Aversano | Clinica Estetico, Paramount Pictures | UIP | 8 |

Críticas

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

mi6

Pillad palomítas.

Twitter

Podcast