Críticas

BAD SANTA

Es la noche antes de Navidad. Y en un centro comercial cualquiera miles de niños alegres y risueños esperan impacientes su turno para pedir a Papá Noel sus regalos de navidad. Sin embargo, parece haber un pequeño problema con el viejo afable y bonachón que se encuentra espanzurrado en un trono rodeado de renos de cartón piedra. Para empezar, esta mucho mas delgado de lo normal. En segundo lugar, apesta tanto a alcohol que podrí­a provocarte una borrachera con solo olerle el aliento. Y, en tercer lugar… ¿esa mancha de sus pantalones no es PIS?.

El problema de Willy T. Stokes no es que de vez en cuando este borracho. Es que de vez en cuando no lo está. Lo único que le salva de acabar en una cuneta para que se lo coman los buitres es que es muy bueno reventando cajas fuertes. Cajas fuertes como la de los centros comerciales en dí­as de fiesta. Así­ que junto con su compañero Marcus (un enano con mas mala hostia que Umbral y Fernan Gómez juntos) se dedica a saquear las tiendas, robar todo el dinero de las cajas y pegarse la vida padre el resto del año a la espera de las próximas navidades.

critica-de-bad-santa-1

Willie T. Stokes: Santa Claus por los suelos.

Pero este año va a ser muy distinto: dos personas van a cambiar la vida de Willie para siempre. En primer lugar esta Sue (Laurel Graham), una camarera con un fetiche secreto: tirarse a cualquiera que vaya disfrazado de Santa Claus. Por otro lado está El Niño, un chaval rollizo claramente disfuncional que vive con la única compañí­a de su abuela (Cloris Leachman) que se pasa en estado comatoso cuatro quintas partes del metraje. El Niño cree que Willie es el verdadero Papá Noel, lo que le viene de perlas a éste para quedarse un ratito en su casa, vaciarle la bodega, el bar y encima, despacharse a Sue en al jacuzzi. Lo que sigue a continuación es una historia de traiciones, robos, espí­ritu navideño, sexo, sudor y mala baba contra enanos, mujeres obesas, homosexuales, niños y el modo de vida americano. Y contra todo el mundo en general.

critica-de-bad-santa-2

El niño, un pequeño sociópata, ayudará a Willie a salir adelante.

Bad Santa es una comedia navideña. Tenéis que creerme. Pero durante una hora y media la pelí­cula esquiva todos los tópicos de este repugnante subgénero. Evidentemente, la peli va sobre la redención de Willy como persona y su recuperación como ser humano, pero la gracia reside en ver como es posible que semejante pedazo de mierda acabe en el buen camino. Al margen de los gags (que son en su mayorí­a para partirse la caja: el del bar de Miami es colosal) y los diálogos, lo bueno es que la pelí­cula tiene historia y los actores aceptan sin compromiso alguno a sus personajes, que, por poner un ejemplo, no serí­an del gusto de Tom Cruise. Todos ellos encajan en el cuadro festivo como un pulpo en un garaje.

critica-de-bad-santa-3

Sue y Willie, a punto de descubrir que tienen más de una cosa en común…

Terry Zwigoff, director de la también muy divertida Ghost World, nunca deja que su film acabe siendo una comedia barata de caca-pedo-culo-pis. A pesar de que hay más tacos en toda la pelí­cula que en toda la discografí­a de Eminem, todo suena real, y parece real. El humor de la peli es salvaje y no toma prisioneros. No es escatológico y de mal gusto. No es como ver a Jim Carrey cagando en un jardí­n por que sí­, como hací­a en Yo, Yo Mismo e Irene.  Es que en el mundo de Zwigoff, un mundo muy cercano a los de los Coen, productores de la pelí­cula (en la que se nota mucho su mano, por cierto), se busca sobre todo el absurdo en lo cotidiano, el lado más grotesco de la época más merengue del año. Una fenomenal comedia negra, grosera y muy graciosa que echa por la borda todos los puntos que deberí­a seguir tu pelí­cula estándar de las navidades.

¿Hay algún problema con ello? Bueno, la verdad es que el problema de la pelí­cula esta muy bien, lo que sucede es que el género al que intenta parodiar (la comedia navideña) es vomitivo. No sólo eso, sino que es una fórmula muy limitada. Al final de toda pelí­cula de este tipo (como Qué Bello es Vivir, por ejemplo) hay un hombre que encuentra las ganas de seguir adelante tras reconocer lo maravillosa que es la vida cuando hay alguien que te quiere. Semejante subida de azúcar no esta explicita en Bad Santa, pero sí­ que se encuentra por debajo como moraleja final. Lo bueno, es que, como decí­a el crí­tico norteamericano Roger Ebert : “hay un final feliz en esta pelí­cula, pero es feliz en el mismo sentido en el que los doctores le dicen a un paciente que ha perdido sus piernas, pero podrá seguir usando sus zapatos”.

Feliz Navidad.

LO MEJOR: Billy Bob Thornton. Triunfador indiscutible.

LO PEOR: Los obligados momentos “Vuelve a casa, vuelve por navidad” de turrones “El Almendro”, imprescindibles en las pelí­culas navideñas. Si bien en algunos momentos logra salvarlos, en otros cae de lleno en la trampa. Porque, insisto, sigue siendo una peli con moraleja. Pero apenas se nota.


Terry Zwigoff | Glenn Ficarra, John Requa | Billy Bob Thornton, Tony Cox, Brett Kelly, Lauren Graham, Lauren Tom, Bernie Mac, John Ritter, Ajay Naidu | Jamie Anderson | Robert Hoffman | David Kitay | Sharon Seymour | Sarah Aubrey, John Cameron, Bob Weinstein | Ethan Coen, Joel Coen | Blixa Zweite Film Produktion, Dimension Films, Triptych Pictures | Columbia TriStar | 8 |

Críticas

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

Twitter

Podcast