Opinión

OCHENTEROS EN EL OLVIDO

Seguro que muchas veces os habéis preguntado ¿qué fue de tal actor?. Al menos yo lo he hecho varias veces, y es que hay infinidad de actores que en su momento incluso gozaron de una fama y gloria casi inalcanzable y que de repente, nada, desaparecieron (o descendieron a segunda). En los 80, que es cuando yo nací­, habí­a una generación de actores que llegó a gozar de gran fama pero de los cuales muchos quedaron en el camino.

El primer ejemplo de este extraño fenómeno que se me viene a la cabeza es el de Rob Lowe. Seguro que si hoy preguntamos a cualquier chica menor de 15 años si sabe quién es esa persona, no tendrá ni puñetera idea de quien le estamos hablando. Sin embargo cualquier chica mayor de 25 años tendrá una imagen grabada en su recuerdo con la cara de ese actor. Lo de las chicas no lo digo a la ligera, ya que el amigo Lowe en su dí­a era de los que poní­a todo perraca a la mayorí­a de chicas jóvenes. Protagonizaba portadas de revistas juveniles, llenaba salas de cine y era uno de los reyes del videoclub. Pero Lowe no llegó ahí­ por casualidad, era un guaperillas curtido en pasarelas y en algo de teatro, estudió incluso con Sean Penn y Emilio Estevez y el tito Francis Ford Coppola lo reclutó para Rebeldes. Así­ empezó su ascenso a la fama, haciendo papeles de ligón en pelí­culas más bien mediocres (St. Elmo Punto de Encuentro, Hotel New Hampshire son sus mejores pelí­culas y no son nada del otro jueves).

Posiblemente su carrera haya ido tan mal por su pésima elección de proyectos, pero sobre todo porque en 1988 se publicó una cinta en la que hací­a guarrerí­as con una menor. Estos famosos es lo que tienen, que enseguida se van de fiestas, alcohol, sexo y drogas (como en el Real Madrid) y al final se pierden. Luego hizo un telefilme horrendo en 1990 llamado Si el Zapato Ajusta, una versión ochentera y hortera de la cenicienta, donde daba vida a un diseñador del que se enamora otra desaparecida, la insoportable Jennifer Grey (la chica de Dirty Dancing). En los últimos años Rob Lowe ha participado en la serie El Ala Oeste, en pelí­culas de videoclub, telefilmes variados y algún secundario de poco peso en el cine (todos le recordamos tras el tacto rectal de Wayne’s World 2).

0021.GIF
Pelito ochentero.
Otro de los que está missing es Patrick Swayze. Este actor también comenzó su carrera en el cine en Rebeldes, de Coppola. Hay que decir que ha tenido mejor trayectoria que Lowe, no mucho mejor, pero si que cuenta con algunas pelí­culas más o menos destacables. Por ejemplo Swayze protagonizó Ghost, la pelí­cula más lacrimógena de 1990 y sin duda la cima de su carrera como actor, además también tiene tí­tulos muy dignos como Le Llaman Bodhi o A Wang Foo, ¡Gracias por Todo, Julie Newmar!. Eso no significa que en su carrera tenga tí­tulos pésimos como De Profesión Duro (Patrick trabaja de matón bueno en un bareto country) o Black Dog que junto con su habitual cara de hormigón armado y su peinado mullet han contribuido a que caiga en el olvido. Este actor protagonizó otro de sus éxitos con la dichosa Jennifer Grey, Dirty Dancing (pelí­cula ultrañoña en la que un humilde profesor de baile saca de la rutina a la niña de papá a través del baile). En los últimos años ha hecho pelí­culas de poca importancia a excepción de su genial telepredicador de Donnie Darko. Pronto se le verá en un papelillo en Dirty Dancing 2, triste, pero cierto.
0023.GIF
Mullet Swayze y Jennifer Grey.
Ya que hemos nombrado a Emilio Estévez antes, pues vamos con él, que hace mucho que no se le ve el pelo. Se trata del hermano pequeño de Charlie Sheen e hijo de Martin Sheen, y también comenzó en Rebeldes, de Coppola, lo cual harí­a pensar que esa peli es más un estigma más que otra cosa, pero en ella se inició Tom Cruise, que no es precisamente un mindundi. Estévez también fue una estrella, de menor calado, eso sí­, en los 80, siempre a la sombra de su hermano, pero que hizo pelí­culas curiosas como Lí­nea Mortal, El Club de los Cinco o Los Jueces de la Noche. Pero entonces hizo Somos los Mejores (secuelas incluidas), una de esas comedias deportivas infantiles que no hay quien se trague, y cayó en el olvido. Al menos este hombre tiene inquietudes y últimamente ha desarrollado su faceta como director haciendo pelí­culas independientes con bastante acierto aunque sin que nadie se entere demasiado.
Cambiando de tercio podemos recordar al mí­tico Rutger Hauer, que más que en el olvido se ha caí­do en una pocilga. Este hombre se inició en el cine en los 70 junto con el polémico director Paul Verhoeven (que siempre me ha gustado) con el que empezó a coger notoriedad en pelí­culas como Delicias Turcas o Katty Tippel. Entonces le llegó la gloria en USA al ser el replicante Roy Batty de Blade Runner y posteriormente un autoestopista pelí­n peligroso en Carretera al Infierno. Otros tí­tulos como Lady Halcón, Los Señores del Acero o Night Hawks han hecho de él una leyenda ochentera. Después de aquello, en los 90 empezó a hacer pelis a destajo, daba igual lo que le ofreciesen (generalmente truñacos bien gordos), él lo hací­a y así­ acabó siendo uno de esos actores indispensables en la balda del fondo de todo videoclub patatero junto con otras viejas glorias y pseudoactores como Michael Ironside, Ice T, Don “The Dragon” Wilson, Mark Dacascos, Michael Dudikoff y similares. Habrá que tener fe en que Tarantino haga con él algún dí­a uno de sus famosos “te saco de la mierda” y le devuelva al lugar que merece. Al menos tendrá un pequeño papel en Batman Begins, lo cual ya es algo a tener en cuenta.
Y qué decir de los Coreys (Feldman y Haim). Ambos fueron dos de los actores teenagers de los 80. Corey Feldman es el más importante actor adolescente de esta época con pelí­culas como Los Gremlins, Los Goonies, Cuenta Conmigo o Jóvenes Ocultos. Lo malo de empezar a edades tan tempranas es que uno comienza a drogarse antes y con 15 años puede estar en fiestorros donde la cocaí­na abunda tanto como los panchitos y las lonchas de mortadela. Ahora, nada menos que el español Eugenio Mira lo rescata en The Birthday, pelí­cula de la que podéis ver el trailer en la sección Media.
0022.GIF
Los Coreys.
La lista podrí­a alargarse con muchos más nombres como Lou Diamon Philips, Don Johnson, Craig T. Nelson y muchos más que han ido quedando en el camino.
En fin, paqué.

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Manu D

    A mí­ también me ha gustado mucho siempre Paul Verhoeven. Es un bestiajo y un sincero de mucho cuidado. Showgirls, con lo mal que la pusieron, es cachonda a morir, y Starship Troopers es sencillamente genial, y no me prguntéis por qué, pero lo es.

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast