Críticas

EL REINO DE LOS CIELOS

Ridley Scott le ha cogido el gustillo a esto del cine histórico-épico. Hizo la estupenda Gladiator, ahora nos trae El Reino del Cielo y aún le queda Trí­poli.

El Reino del Cielo nos sitúa en el siglo XII, donde Balian (Orlando Bloom), un jóven herrero cuya mujer he hijo han fallecido, recibe la visita de su desconocido padre (Liam Neeson), un cruzado que vuelve a Jerusalén, donde sirve a un rey enfermo (Edward Norton) que mantiene la paz a pesar de que muchos intentan enfrentarse con los musulmanes. Balian decidirá partir con él y heredará su tí­tulo cuando tras una pelea el padre es herido de muerte.

La pelí­cula guarda muchos parecidos con Gladiator: Tenemos un héroe noble y que ha perdido a su familia, que busca la redención para él y los suyos; tenemos un rey en las últimas, que busca la paz a pesar de sus muchos detractores; tenemos al heredero tirano que sólo busca poder; y también tenemos a la joven, bella y desdichada mujer del tirano que poco puede hacer. La diferencia entre las dos pelí­culas radica en que en la primera las batallas sucedí­an dentro de un circo y ahora son en torno a una ciudad.

critica-de-el-reino-de-los-cielos-1

“A ver cómo está la cosa.”

Scott tiene un gran talento visual, siempre lo ha demostrado y esta vez no es una excepción. Lo mejor de la pelí­cula es precisamente su estética y su fotografí­a. Pero claro, eso no saca adelante una pelí­cula que es un “más de lo mismo” en una época en la que el cine épico vive un gran momento. No es que sea una mala pelí­cula, pero tampoco tiene ningún atractivo especial. No aburre, pero tampoco entretiene demasiado. Las imágenes son bonitas pero no sobrecogen en ningún momento, y las batallas, son espectaculares pero son lo mismo que hemos visto en El Señor de los Anillos, Troya o Alejandro Magno. Quizás es difí­cil innovar en este tipo de pelí­culas pero lo cierto es que al igual que sucede con el cine de terror oriental, todo se repite demasiado y lo que al principio sorprendí­a ahora causa indiferencia, que a veces es incluso peor (de cara al entretenimiento) que ver una pelí­cula mala (El Rey Arturo por ejemplo) con la que al menos te puedes reí­r.

Los actores tampoco destacan en la pelí­cula. No están mal, pero unos diálogos demasiado idealizados y cuadriculados, donde una de cada tres frases pretende quedar grabada a fuego en la memoria, hacen que todos tengan esa pose de “noble hombre espiritual” que resulta totalmente insí­pida. Lo mejor que se puede decir de Orlando Bloom es que es guapo, porque parece que es para lo que está en la peli. No es mal actor pero su falta de carisma es bastante considerable y la forma de actuar de su personaje a menudo es contradictoria (por no decir estúpida cuando la salvación de Jerusalén está en su mano). El resto de “los buenos” son el tí­pico personaje simpático y caballeroso y sólo destaca algo Jeremy Irons (pobre hombre, hay que darle una palmadita con la racha que lleva) que tiene un papel con más personalidad. Así­ que al final los que más lucen son siempre los malos. Brendan Gleeson es un descojone en un par de escenas en las que hace perfectamente su papel de “me paso todo por el forro, yo quiero curtir lomos”, lo que no le libra de su frase trascendental cuando cumple con su cometido. Eva Green, que demostró su talento en la cultureta y extraña Soñadores, está aquí­ para hacer bonito, su papel se podrí­a haber cortado por completo porque realmente está para ser la chica escandalosamente guapa (que lo es) que engatusa al héroe, sólo que cuando consuma el engatusamiento coge Ridley Scott y mete tijera, algo que resulta descarado porque hasta el tema musical que suena en ese momento baja de volumen bruscamente porque pasamos de un comienzo de escena de cama a otra con unos cuantos tipos a caballo.

critica-de-el-reino-de-los-cielos-2

“Me estás poniendo bruto.”

Como ya he dicho técnicamente la pelí­cula está muy bien. Una fotografí­a genial aunque quizás demasiado preciosista, como de cuento de hadas, para una historia que pretende tener cierto punto de realidad. Los efectos especiales son muy buenos porque no se notan, pero es cierto que Ridley Scott a veces exagera un poco las proporciones en favor de la espectacularidad (los cientos de buitres que se ven en alguna escena, las catapultas que parecen misiles y cosas así­) por lo que se le puede perdonar, igual que en Gladiator.
Al final yo me he quedado tal y como he entrado a la sala. Es cierto que no tení­a demasiado interés en la peli después de oí­r a mucha gente que era otra de batallas a lo grande y héroes impolutos. Para eso me quedo con El Señor de los Anillos, que al ser fantástica ofrece un mayor espectáculo, y a parte me parece una trilogí­a impresionante, a pesar de los bajones de ritmo que hay en algunas partes de la misma. Está bien, sin más. Así­ que se la recomendarí­a a quienes les entusiasme esta clase de historias, el resto es muy probable que salga como yo.

Ahora no puedo evitar un comentario malicioso:

spoiler¿Por qué Orlando Bloom siempre huye y se salva en esta clase de pelis? ¿Tan moñas es que sólo le dan los papeles cuando sale por patas (recordemos Troya)? Le ofrecen salvar Jerusalén y a su pueblo, algo que entra dentro de su juramente de servir al rey y ayudar a los que lo necesiten, a cambio de casarse con Eva Green, a la que supuestamente se ha tirado no mucho antes (aunque lo corten), y ser rey, pero lo rechaza. ¡No, por Dios! ¡Casarme con Eva Green y convertirme en rey, cuán aciago destino! No comprendo.


Ridley Scott | William Monahan | Orlando Bloom, Eva Green, Liam Neeson, Jeremy Irons, Marton Csokas, Brendan Gleeson, Ghassan Massoud, David Thewlis, Edward Norton | John Mathieson | Dody Dorn | Harry Gregson-Williams | Arthur Max | Ridley Scott | Lisa Ellzey, Branko Lustig, Terry Needham | 20th Century Fox, Scott Free Productions, Kanzaman | Hispano Foxfilm | 6 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Estela Marina Aráoz Olivos

    no sabía que el personaje de Orlando se tiró a Sibila, vi la versión cortada, igual le faltó acomodarse a la versión histórica que no le falta ser novela para ser apasionante, lo que dejó Ridley, es una versión pero muy moderna de las Cruzadas donde esos cruzados aunque combatían para la Cruz,etc, eran cruzados ateos jajaja

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast