Críticas

THE EYE 2

Los hermanos Pang se dieron a conocer a occidente precisamente con la primera parte de The Eye, una pelí­cula de terror tailandesa que siguiendo la ultima tendencia del cine de terror oriental tení­a un tono más similar al cine de terror que conocemos aquí­. La pelí­cula era bastante decente, entretení­a y sin ser tan estrictamente de terror (iba más en la lí­nea de El Sexto Sentido) mantení­a la tensión durante los dos primeros tercios para desembocar en un desenlace bastante espectacular. Eso llamó la atención de Hollywood y a parte del remake que se prepara producido por Tom Cruise y dirigido por Hideo Nakata, Sam Raimi los ha fichado para su compañí­a Ghost House Pictures donde dirigirán Scarecrow.

Pero a lo que vamos, The Eye 2 aparte de ser una secuela totalmente innecesaria no tiene nada que ver con la original y tampoco con el tí­tulo. En The Eye veí­amos a una chica ciega a la que trasplantaban unos ojos (de ahí­ el tí­tulo) que le permití­an ver no sólo el mundo que le rodeaba sino también a los muertos. En esta ocasión tenemos a una protagonista despechada que tras un intento de suicidio comienza a ver a los muertos, además no tardará en enterarse de que está embarazada, lo cual tendrá más relevancia de la que uno pueda imaginar al principio. ¿Pero a qué viene llamarse The Eye 2? Básicamente a nada, por lo que podí­a haberse llamado The Chocolate with Churros y se habrí­an quedado igual de tranquilos. La única coincidencia con la original es que la protagonista ve muertos y que la dirigen los mismos tipos.

critica-de-the-eye-2

La pelí­cula es extremadamente frí­a y la protagonista es uno de esos personajes con los que cuesta mucho identificarse. No es que la actriz, la impresionante Shu Qi, no lo haga bien, es que simplemente le han encasquetado un papel que sí­, llora mucho y chilla un par de veces, pero que uno no llega a saber por qué es como es. De hecho ese intento de suicidio con el que comienza la peli no se explica en ningún momento a no ser que debamos creer que era un impulso repentino.

La pelí­cula avanza a lo largo del embarazo de la protagonista y las situaciones no hacen sino repetirse una y otra vez hasta que uno comienza a aburrirse y recolocarse en el asiento. Hay una escena bastante lograda dentro de un ascensor y otra en una marquesina de autobús que son las únicas que resultan intensas. El resto son apariciones de fantasmas, muchos con el pelo retorcido ese que tanto gusta en el cine de terror oriental, pero nada destacable.

Se puede decir a su favor que al menos todo el rollo de los fantasmas queda explicado y claro aunque para ello nos meten una ración de filosofí­a budista.

El final, sin desvelarlo, es muy absurdo, no por qué las cosas no cuadren, sino por el hecho de que alargan la peli para poder meter un par de escenas espectaculares más, pero que no valen de nada, eran totalmente prescindibles y llegan a producir risa.

En definitiva, una pelí­cula bastante floja, sosa y donde a excepción de un par de momentos logrados el resto es una mezcla cutre de melodrama de mujer despechada con el más insulso malrollismo fantasmal.


Oxide Pang, Danny Pang | Lawrence Cheng, Jo Jo Yuet-chun Hui | Shu Qi, Eugenia Yuan, Jesdaporn Pholdee, Philip Kwok, May Phua, Rayson Tan, Alan Tern, San Yow | Decha Srimantra | Payont Term Sit | The Pang Brothers | Simon So | Lawrence Cheng, Jo Jo Yuet-chun Hui, Nonzee Nimibutr, Danny Pang, Peter Chan | Peter Chan, Lawrence Cheng, Somsak Techarantanaprasert, Eric Tsang | Applause Pictures, Raintree Pictures | DeAPlaneta | 3 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast