Reportajes

ENTREVISTA A PATRICIA FERREIRA

Es evidente que en los últimos años han surgido importantes directoras y guionistas dentro del mundo del cine aunque siguen siendo minorí­a. Pero una minorí­a conocida que se ha ganado un lugar en esta industria a base de talento y buenas historias.

Puede que su nombre no sea tan conocido como el de Iciar Bollain o Isabel Coixet, pero Patricia Ferreira es ya una directora más que consagrada. Se dio a conocer con Sé Quién Eres y se consolidó con El Alquimista Impaciente, en ambos casos dos tí­tulos a tener en cuenta en los últimos años, no ya por haber sido pelí­culas de éxito dentro del cine español, sino por ser de las pocas que abordan el género de suspense y el policiaco de frente.

Ahora Ferreira ha cambiado totalmente de registro con Para Que No Me Olvides, un drama sincero y duro pero nada exagerado que lleva ya unas semanas en cartel y que ha iniciado su recorrido por varios festivales como la Berlinale o pronto el de Mar del Plata en Argentina.

Entre viaje y viaje nos ha concedido una muy interesante entrevista sobre su trabajo, los actores, el cine español y sus futuros proyectos.

 

0003.gif

 

1- Tu nueva pelí­cula supone un cambio muy importante de registro frente a las dos anteriores. Un paso del suspense y el policí­aco al drama puro y duro. ¿Necesitabas contar otro tipo de historia o es algo casual?

Sí­, es verdad que en la apariencia hay un cambio de género entre Para Que No Me Olvides y mis pelí­culas anteriores Sé Quién Eres y El Alquimista Impaciente, pero si miramos más allá del género lo que las une es más que lo que las separa. Tanto haciendo un thriller polí­tico como un policiaco o un drama, lo que me interesa es poner a los personajes en situaciones lí­mite donde puedan dar lo mejor -o lo peor- de sí­ mismos.

En definitiva, en un género u otro, lo que hago es un cine de personajes que procuro que sean cercanos al espectador, para que, cuando se enfrentan al conflicto de la historia, el espectador se pueda siempre identificar con ellos.

2- ¿Te ves más cómoda en un género que en otro?

Yo estaba muy cómoda en el género “policiaco”. Después de dos pelí­culas disfrutaba de organizar en el guión y luego en el rodaje y el montaje ese puzzle que siempre es una pelí­cula de intriga, donde tienes que dosificar lo que enseñas y lo que ocultas, las sorpresas para el espectador y el suspense. Estaba tan cómoda que empezaba a sentirme incómoda. Quiero decir que ese cambio de género hacia la pelí­cula dramática que supone Para Que No Me Olvides ha sido un cambio buscando, precisamente, la falta de comodidad, un nuevo reto, algo que, por su dificultad, estimule el proceso creativo.

3- En esta ocasión has trabajado también con actores distintos a los de tus anteriores filmes, imagino que por requerimientos de los propios personajes. ¿Ha cambiado mucho el trabajo con los actores respecto a ocasiones anteriores?

Yo siempre prefiero trabajar con actores a los que conozca, por eso en el reparto de El Alquimista Impaciente se repetí­an varios actores con los que ya habí­a trabajado en Sé Quién Eres. Me gusta hacerlo porque ya hay mucho adelantado si conoces la forma de trabajar del actor o la actriz y, a partir de ese conocimiento, se consigue en el corto espacio de tiempo que dura un rodaje, ahondar mucho más en el trabajo con los personajes. Pero no siempre es posible porque lo fundamental es encontrar al actor o la actriz perfectos para cada personaje. A veces el nombre de un intérprete se te revela desde el principio y, otras veces, se tarda más en dar con el adecuado y sólo lo ves claro después de pruebas y de ver cómo el personaje se encarna en uno u otro de los actores con los que trabajas en esas pruebas preliminares.

En cuanto Para Que No Me Olvides lo que sí­ he podido comprobar, sobre todo en los personajes de Clara e Irene interpretados por Emma Vilarasau y Marta Etura, es que el trabajo con las emociones a flor de piel es bastante distinto del que he llevado a cabo en otras pelí­culas que confiaban menos a la emoción su capacidad de comunicación.

4- Emma Vilarasau ha trabajado muy poco en cine a pesar de que ha demostrado tener talento de sobra y dos protagonistas incluyendo esta pelí­cula. ¿Es difí­cil atraerla con un guión de cine o se debe simplemente a ser un rostro poco conocido?

¡Qué os voy a decir de Emma! Todaví­a hoy, cuando he visto la pelí­cula unas… 87 veces, me sigue emocionando cada plano de su interpretación. Es cierto que ha hecho poco cine, pero no creo que se trate de que sea difí­cil que un guión la atraiga, es que Emma Vilarasau trabaja mucho, aunque no siempre nos enteremos más allá de Cataluña que es donde desarrolla su trabajo en teatro y televisión. Es una de las peores consecuencias del Estado de las Autonomí­as cuando se pone restrictivo, que acabamos por conocer mejor a cualquier mediocre actriz americana que a los actores y actrices magní­ficos que trabajan en catalán, en gallego…

5- También es una gran aportación a la pelí­cula el trabajo de Fernando Fernán Gómez. Esta visto que al menos la prensa, normalmente sin querer faltarle al respeto, necesita tener mucho tacto a la hora de tratar con él. ¿Ocurre igual durante el rodaje?

Fernando Fernán-Gómez es muchas cosas en la vida. Es escritor, dramaturgo, director de cine y teatro, académico… Y, yo creo que siempre actor. Uno de los mejores actores no sólo de España sino del mundo. Como buen actor que es, también en la vida, él se comporta siempre según el personaje que interpreta, así­, cuando es director de cine, imagino que hace perfectamente el papel de director que todos esperan de él y en sus demás facetas hace lo mismo. Cuando Fernán-Gómez es actor, se convierte en el actor más disciplinado del mundo. Hace su papel a la perfección, sabe que su trabajo consiste en ponerse al servicio del personaje que interpreta y de la directora de la pelí­cula y también eso lo hace mejor que nadie.

00182.gif

Patricia Ferreira y Fernando Fernán Gómez en la presentación de la pelí­cula en Madrid.

6- En esta pelí­cula además has trabajado también con actores más jóvenes que de costumbre. La verdad es que Marta Etura lleva ya varios años consiguiendo papeles muy importantes y se ha consolidado como una de las mejores actrices jóvenes de la actualidad. Roger Coma por su parte no ha empezado a despuntar en el cine hasta este año a pesar de haber tenido pequeños papeles con Ventura Pons. ¿Se ha notado mucha diferencia entre ellos a la hora de trabajar?

Todos los actores son diferentes y eso es lo apasionante de trabajar con ellos, que nunca dejan de sorprenderte ni de aportar cosas nuevas a cada trabajo. Pero es algo que va más allá de la edad que tengan o la experiencia, es que son personas diferentes y el oficio de actor es algo en lo que se implica de manera especial la personalidad. Por tanto siempre es diferente trabajar con cada uno y también en este caso lo ha sido.

7- íšltimamente se habla mucho de los malos resultados en la recaudación del cine español. Personalmente, y no es más que mi opinión, pienso que se debe a la recurrencia de cierto tipo de temas e historias y no tanto a un problema de calidad (es tan bueno o malo como el de otros paí­ses). Es muy difí­cil ver pelí­culas fantásticas, de ciencia ficción, de suspense (casualmente tú has hecho dos) o de acción dentro de nuestro cine, géneros que son por lo general más atractivos para el gran público que dramas sociales o pelí­culas sobre nuestra historia reciente, que son necesarias, pero que quizás están muy trilladas. También están los problemas de distribución y la corta duración de las pelí­culas en cartel. ¿Qué opinión tienes sobre la mala salud económica de nuestro cine? ¿Hay quizás una idea de que no se puede hacer cine de calidad sin tocar temas “serios”, que el cine “comercial” es por necesidad peor?

Yo no creo que los resultados del cine español en la taquilla sean malos. La noticia que surgió en enero era que, durante los últimos 12 meses, el número de espectadores de cine español habí­a bajado respecto a los 12 meses anteriores. Pero esto no significa más que un pico en una curva ascendente desde hace ya muchos años. Quiero decir que si miramos la curva de asistencia de espectadores al cine español a lo largo de los últimos 10 años, es ascendente, con momentos de retraimiento debidos a que haya más o menos pelí­culas, pero, en conjunto, ascendente.

Otra cosa es que esa cuota de pantalla no consiga superar el 15%, más o menos, pero esto no es una situación que indique que el cine español interese más o menos a los españoles. Es lo mismo que sucede en cualquier cinematografí­a nacional (a excepción de Francia donde el cine, como la cultura, es una Cuestión de Estado), incluso esa cuota española es superior a la de la mayorí­a de los paí­ses. Las cinematografí­as nacionales en su producción y en su capacidad de llegar a las salas de exhibición están en una situación de absoluta colonización por parte de la industria cinematográfica americana. La capacidad de penetración de esta industria que lleva a cabo prácticas monopolistas muy agresivas es como una apisonadora. El resultado es que terminamos más interesados por el dolor de muelas de un camionero de Wisconsin que por cualquier tema que plantee una pelí­cula española. No es un problema de calidad ni de temáticas sino de colonialismo cultural.

8- Por otro lado parece ser que últimamente el cine español tiene una excelente acogida fuera de nuestras fronteras. ¿Puede ser que en general el público sea menos receptivo al cine que se hace en su propio paí­s?

Es verdad que muchas pelí­culas españolas son muy bien recibidas en foros internacionales. Por si fuera poco el hecho de que una pelí­cula española haya ganado el Oscar este año y que otra – La Mala Educación – haya inaugurado el Festival de Cannes, lo demuestra su presencia en muchos festivales donde, habitualmente, recibe premios y tiene una buena acogida. Pero, en cambio, esta acogida no se corresponde a resultados en el terreno comercial: las pelí­culas españolas se siguen vendiendo tan poco en otros paí­ses como por otra parte las pelí­culas italianas, mejicanas o japonesas se venden en España. El problema es el mismo que señalaba antes. El gusto del espectador está absolutamente colonizado por las temáticas, los personajes y la narrativa estadounidense y esa industria no permite que se interpongan otros productos en su arrolladora penetración en el mercado. La industria americana realmente preferirí­a – es más, ya lo han dicho abiertamente – que se dejaran de hacer productos audiovisuales en el mundo. Para hacerlos, ya están ellos.

9- En los últimos años sois cada vez más las mujeres directoras en el cine, muchas con nombres que ya suponen un reclamo como Icí­ar Bollain o Isabel Coixet, pero también es cierto que no parece que haya muchas incorporaciones femeninas a esta profesión. ¿Consideras que hoy por hoy es difí­cil para una mujer llegar a dirigir? ¿Son diferentes las historias que interesan a directores y directoras?

No es verdad que cada vez haya más mujeres directoras. Es cierto que después de Pilar Miró, Josefina Molina o Cecilia Bartolomé, se sucedieron muchos años en los que no surgí­an directoras nuevas, pero ahora tampoco. El hecho de que haya algunas significa sólo eso, la excepción que confirma la regla. Yo no voy a decir si es más difí­cil llegar a dirigir cine si eres mujer, lo único que digo es que la evidencia es innegable: hay muchas menos directoras, como hay menos presidentas de consejos de administración o cargos de cualquier responsabilidad encargados a mujeres. Sólo hay dos conclusiones: o resulta que sí­ es más difí­cil, sí­ existe la discriminación sexista, o es que somos unas irresponsables…

10- En cualquier caso parece que tú ya gozas de uno de esos nombres destacados ya que tanto Sé Quién Eres y El Alquimista Impaciente funcionaron bastante bien en taquilla y tuvieron buenas crí­ticas. ¿Tienes en mente alguna nueva historia para tu próximo trabajo?

Sí­, claro, siempre hay algo que da vueltas en la cabeza empeñándose en tomar forma. En este caso se trata de una historia en la que los protagonistas serí­an adolescentes, chicos y chicas de 14 y 15 años. Chicos y chicas totalmente perdidos, como todos los adolescentes por otra parte, reunidos en una historia que apuesta claramente por ellos contra el mundo en general. Tenemos un tí­tulo provisional que es Los Niños Perdidos, pero no estamos muy contentas con él. Aceptamos sugerencias.

11- Quizás en España sea más raro el hacer segundas partes, pero ¿te has planteado retomar los personajes de Vila y Chamorro en un futuro?. A fin de cuentas son protagonistas de varias novelas y en la pelí­cula (El Alquimista Impaciente) se veí­a que daban mucho juego.

No sé si nos volveremos a encontrar. En cualquier caso espero que Lorenzo Silva, su creador literario, no les abandone. Así­, aunque no vuelva a trabajar con ellos me quedará el consuelo, como a vosotros, de seguir leyendo su historia y quizá un dí­a…

Gracias por todo y suerte con la pelí­cula.

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast