Opinión

FINALES ABSURDOS

Mi cultura cinematográfica aún es muy limitada y por lo tanto no tengo en mente todos los referentes o ejemplos que debiera, pero desde luego a estas alturas puedo hacer una recopilación de los finales y desenlaces más absurdos que recuerdo.

Y es que hay cantidad de pelí­culas, unas mejores y otras peores en las que los últimos minutos echan por tierra lo visto anteriormente o directamente rematan un trabajo lamentable.

Aquí­ van 10 de los finales más incoherentes, estúpidos o descolocados que guardo en mi memoria (evidentemente hay destripe, así­ que si no quieres que te estropee algún final ya estás avisado):

– VIDAS AJENAS: En esta pelí­cula Angelina Jolie da vida a una detective de policí­a que viaja a Francia para colaborar en una investigación sobre un peligroso asesino. La pelí­cula es de las que según avanza va mostrando sus trucos y engaños, muchas veces cogidos con pinzas, pero desde luego el desenlace final se lleva la palma.

La situación es la siguiente: El asesino, que ya sabemos quién es, ha escapado, y Jolie se ha ido a vivir a una remota casa, ya en USA, donde vemos que está embarazada (del asesino además). Entonces vemos que el asesino ha dado con ella después de 7 u 8 meses. Ha estado siguiéndola y vigilándola y viendo como crecí­a en ella el fruto de sus entrañas. Se produce una pelea y él le clava un cuchillo en la barriga, el cine se estremece. Pero hete aquí­ que de repente vemos a Angelina Jolie con una barriga de coña y acabando definitivamente con el asesino. Es decir, no sólo se la han metido doblada al espectador con el fin de darle un vuelco al corazón final, sino que encima tenemos que creernos que para atrapar a un asesino un buen método es hacerse la preñada durante x meses hasta que él entra a su casa a ver como va el asunto. Alguno pensará que era una estrategia que ella habí­a llevado en solitario. Pues no, era algo que habí­a tramado junto a sus compañeros policí­as a los que sin duda les habrá parecido un gran plan: “¿Hacerte la preñada y dejarte apuñalar la barriga postiza? ¿Cómo no se nos habí­a ocurrido antes?”.

– IDENTIDAD: Esta es una pelí­cula bastante correctita, pero la idea de la que parte es tan arriesgada que cagarla era la opción más probable a la hora de presentarnos el desenlace y es básicamente lo que sucede.

Lo que parece una historia de un grupo de gente atrapada con un asesino en un pequeño motel durante una tormenta resulta ser la disputa entre las distintas personalidades de un asesino, hasta aquí­ es un engaño, pero perdonable. Lo que pasa es que además nos la vuelven a querer meter dobladita al ver que la personalidad dominante no es la que nos imaginábamos y así­ tenemos nuevo giro final claramente innecesario.

– SAW: Otra pelí­cula cuyo giro final resulta totalmente absurdo, innecesario y que no aporta absolutamente nada a parte de ¡sorpresa!.

En esta ocasión seguimos la historia de dos personas encerradas junto a un muerto por un asesino al que llaman Puzle porque para matar a sus ví­ctimas plantea a éstas terribles juegos que hace que sean al final ellas mismas las que se maten. Una idea original y muy atractiva. Según transcurre la peli vamos conociendo otras de sus perrerí­as y vamos averiguando quien puede ser el temido psicópata. Incluso llega un momento en el que nos muestran al que pensamos que es el asesino, y hasta aquí­ todo encaja. Pero en los últimos dos minutos vemos como el muerto de la habitación se levanta y se larga y descubrimos que era él el psicópata. Aquí­ es cuando todo lo que encajaba bien (se podí­a discutir alguna reacción, pero todo encajaba) se arruina por este giro de mierda ya que el personaje que creí­amos el asesino pasa a no pintar nada, a parte de todo lo relativo a la imposibilidad de que una persona esté absolutamente inmóvil (no puede mear, rascarse, estirarse… pero manejando un mando a distancia) durante las 6 horas de cautiverio que pasan los protagonistas.

– EL ESCONDITE: Otra peli reciente con un final estúpido. Ésta es del grupo de pelis de “psicópata que no sabe que lo es” y la mayorí­a suelen enfocarse precisamente de ese modo, el prota es “la personalidad buena” del asesino y todo lo vemos desde su perspectiva.

Robert De Niro es el padre de una niña junto a la que se traslada al campo tras el suicidio de su mujer. Allí­ la niña comienza a tener relación con el que parece un amigo imaginario, pero ese amigo no es otro que Robert De Niro. ¡Tachán!

El problema de la peli no es tanto el que te tienen engañado, sino que para ello otros personajes, como la niña, deben actuar de un modo absurdo (no pide ayuda cuando puede, hace dibujos de las ví­ctimas antes de que mueran y cosas así­). Con lo cual la cosa no se sostiene.

Hay pelis similares en planteamiento como la también floja La Ventana Secreta o la genial Fight Club. Lo que diferencia a esta última de las otras es que la peli no se centra en crear suspense en torno a un asesino/acosador, sino que la peli transcurre como la vida de un tipo harto de todo que no encuentra su lugar y que ve en un nuevo amigo la ví­a de escape que necesita. Cuando este amigo se desmadra es el protagonista, gracias a una serie de conclusiones que va sacando, el que averigua que se trata de él mismo. Es decir, no nos cambian la peli de perspectiva y somos nosotros junto al prota los que averiguamos la verdad.

– MÁS DE MIL CÁMARAS VELAN POR TU SEGURIDAD: En este caso la estupidez del desenlace concuerda a la perfección con la del resto de la pelí­cula.

Un grupo de chicos empieza a ser acosado por algo desconocido, parece que algo sobrenatural les quiere amargar la vida y entre tanto ellos pasan el tiempo discutiendo sobre cuernos, envidias y todas esas cosas que tanto se fomentan en nuestra televisión. Poco a poco van cayendo los distintos protagonistas hasta que al final descubrimos que todo lo sucedido es obra de una misteriosa agencia a la que uno de los protagonistas habí­a contratado por puro despecho. Lo absurdo ya no es que exista una agencia con la logí­stica necesaria para paralizar el metro, provocar apariciones de niñas sin ojos o grandes sombras que sobrevuelan el zoológico, no, lo que remata todo es que el que ha contratado a esa entidad maligna (representada por un panoli con gafas de sol y un portátil en la azotea de un edificio) es “el pobre del grupo”. Supongamos que el chaval (Antonio Hortelano, señores), con mucho esfuerzo, ha conseguido reunir 500 o 600 euros para putear a su novia. ¿Realmente cunde tanto ese dinero?

Es de esas pelí­culas que merecen la pena ser vistas de puro malas y absurdas que son y es que a la chorrada que se plantea en la pelí­cula acompaña un reparto realmente nefasto (en especial el amigo “gracioso”).

– TRILOGíA MATRIX: Nombro las tres porque es la resolución final lo que más me descoloca. Yo soy de los que sigue defendiendo la primera entrega y que las dos secuelas no son tan malas aunque si bastante decepcionantes.

La cosa es que se nos plantea un mundo en el que las máquinas utilizan a los seres humanos como pilas y mientras les hacen creer que viven en un mundo como el nuestro. Hay un elegido, Neo, que está destinado a liberar a los hombres de las máquinas y a poner fin a la guerra con las máquinas. El problema de todo es que, no sé si en un alarde de querer enrevesar más la trama o por no querer caer en lo sencillo, según avanza la trilogí­a nos surgen cada vez más dudas en vez de responder las que ya habí­a al principio.

Yo sigo sin entender todo el rollo del arquitecto y las versiones anteriores del elegido, Matrix y todo eso. Empiezan a salir tramas secundarias sobre malvados programas informáticos y otros que están destinados a ayudar a nuestros héroes. Y para más coña, cuando finaliza la trilogí­a ni liberan a todos los humanos, ni salen derrotadas las máquinas y encima sigue quedando la duda de si no volverá a ocurrir todo de nuevo. Es decir, que el planteamiento inicial no queda respondido y en su lugar tampoco hay un desenlace que aclare de qué coño iba todo eso (y ya no pretendo que nadie me lo explique, me da igual).

Al final lo que queda es una buena primera parte y dos secuelas que son unos entretenimientos eficaces pero pretenciosos hasta el absurdo.

0063.gif

Señora ahuecando el oí­do a ver si se entera de algo.

– TITANIC: Evidentemente no me refiero al hundimiento del barco, eso digamos que se veí­a venir ¿no?. Me refiero al momento en que la abuelilla, Kate Winslet en versión arrugas&chepa, coge ese pedazo de diamante, un pedrusco de campeonato, y lo tira al agua. Vale que la señora ha recordado una historia de amor muy ñoña y dramática, vale que le quedan 4 telediarios y que no necesitará el diamante ni el dinero que vale. ¿Pero y los demás? ¿No podí­a la señora regalárselo a alguien, dejar un testamento o donarlo a los de Greenpeace para que hagan performances con chapapote en la puerta de Repsol? Un final tan poético como tonto. Juro que me entraron ganas de tirar a la vieja por la borda, a pesar de los años seguí­a siendo una consentida.

Y no hablo de la secuencia final en la que los dos enamorados se unen de nuevo bajo la mirada de todos los del barco.

– ESFERA: La pelí­cula es de esas que ni me gustan ni me disgustan, simplemente es otra más. El mayor problema, para mí­, era el final, cuando los tres protagonistas deciden “olvidar” lo ocurrido y así­ terminar con el problema y cogen y lo hacen. Leí­ el libro después y comprobé que era igual, pero en la pelí­cula resulta totalmente precipitado, insulso y absurdo.

– AMERICAN PSYCHO: En este caso tenemos aquí­ una pelí­cula que a grandes rasgos me gusta mucho. La pelí­cula es atrevida, bestia, irónica, con un protagonista estupendo, secundarios divertidos e irritantes, diálogos geniales (el de las tarjetas de visita es lo más, como dirí­a Mugatu)… Pero el final, no lo entiendo. A la peli se le va la pinza totalmente con un final propio de David Lynch. Tenemos a un tipo que se ha pasado una hora y media matando gente y cuando está a punto de que le pillen… nada. Todo desaparece, la vida continúa como si tal cosa y el espectador se queda igual de pillado que el protagonista.

– EL GATO: Cine infantil para niños tontos. El final es tan estúpido como el resto de la pelí­cula. Todo va de dos niños que quieren divertirse y en ese momento llega El Gato, una odiosa alimaña antropomorfa con un sombrero a rayas y con dos esbirros que hacen ruiditos y rebotan contra las paredes. La pelí­cula, a pesar de ser técnicamente impecable, es infumable. Y es que al final como los niños ya han aprendido a divertirse y a la vez a ser responsables (moraleja final, obviamente) El Gato coge sus cosas y se va. Y eso es todo.

Como veis el listado es de pelí­culas muy recientes y es que, muy a mi pesar, no me vienen a la cabeza más finales que sean realmente malos y absurdos. Mediocres los hay a patadas pero se trata de que sean realmente malos, decepcionantes e incoherentes. También es más fácil encontrar finales absurdos en pelí­culas con altas dosis de suspense porque estos siempre han de cubrir unas expectativas y ofrecer, casi siempre, una sorpresa final. Por supuesto algunos estaréis de acuerdo, otros no tanto y otros tendréis más finales en mente que podéis comentar en el foro.

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • claudia inmortal

    ¿Y qué me decí­s del final de The Game? Nunca he salido más cabreada del cine.

  • mario

    Por no hablar del final de “La sombra del faraón”. Horrible, dos horas de mi vida desperdiciadas para esto…

  • mario

    Para final absurdo “Silencio desde el mal” Todo el rato rayando con “no chilles, que te crujirá el espiritú de los jodidos muñecos, no chilles…” y va el imbécil de turno, y cuando la rubia le desvela el final sorpresa, va y chilla “¡Noooo!”, y ale, Baby Barriguitas al canto. Será gili…

  • lih

    Absurdo: El tuno negro. Después, no hay más…

  • Ruben

    `por que mas que nada se dice en Saw 3 como se queda tanto tiempo inmovil…miratela anda.

  • Ruben

    si lo d Saw te parece abusurdo no se ni como te llamas critico.

  • chopp

    los sin nombre el proyecto de la bruja blair mensaka seven etc

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast