Críticas

CINDERELLA MAN

El habitual de Los Simpson Ron Howard dirige esta pelí­cula llamada  Cinderella Man que va de un hombre llamado Jim Braddock, el cual trata de sacar a su familia a flote durante la Gran Depresión a pesar de… oh, a la mierda. La mejor forma de ver este duermeculos de dos horas y media es la siguiente: haceos con una copia del guión de la pelí­cula y subrayad en rojo los momentos en los que sale Renée Zellweger o alguno de los niños de la pareja. Ese tiempo es perfectamente aprovechable para echaros un cigarrillo o cambiar el agua al canario. Ahora bien: volved inmediatamente en cuanto tenga lugar un combate de boxeo o esos dos extraordinarios actores de cine llamados Russell Crowe y Paul Giamatti compartan escena. El resumen de todo esto es el siguiente: como retrato histórico de la Gran Depresión el film es prácticamente inaguantable. Pero, señores, como retrato del amanecer del mundo del boxeo contemporáneo, Cinderella Man se define con dos palabras: la rehostia.

cinderella-man-critica-1.gif
Bradock enseña a su hijo que triste es de pedir, pero más triste es de robar.

Así­ pues, de vuelta a la historia: James Braddock (Russell Crowe) no es tanto un gran boxeador como un gran hombre que boxea para sacar a flote a su familia. Y amigos, el mundo del boxeo antes no es como el de ahora: si pierdes, te vas a la calle de cabeza y te quitan la licencia. Y para Jim Braddock estaba muy bien cuando era la repera antes de los malos tiempos pero ahora, con una mano prácticamente rota y una familia entera que se muere de hambre, los tiempos han cambiado. Y si me limitara a contaros los derroteros de la historia (vaya, le dan una oportunidad para volver a pelear; vaya, pues no te fastidia que está volviendo a ganar combates; oh, repámpanos, ¡va a terminar peleando por el tí­tulo!) quizás retrocederí­ais asustados pensando que nos encontramos con la auténtica y verdadera Rocky VI. Pero no. Precisamente cuando parece que la pelí­cula comienza a perder gas, y cuando la temible Zellweger comienza a dominar la pantalla gemiditos en mano con su nueva versión de Bridget Jones desactualizada a los años 20, Ron Howard (sí­, Ron Howard), el primo pobre de la factorí­a Spielberg, el director de El Grinch, da lo mejor de sí­ mismo como no se habí­a visto desde la cojonuda Apolo 13. Entre él, Russell Crowe, Paul Giamatti, Craig Bierko y la impresionante fotografí­a de Salvatore Totino, logran salvar lo que podrí­a ser calificado como “el mismo megadrama de todos los años que va de cabeza a los Oscar”.

He dicho Craig Bierko (malo malvado de Memorial Letal). Pues sorpresa, como “jefe final” es el mayor acierto del film: Max Baer, asesino del ring y campeón del mundo de los pesos pesados. Para no especificar mucho: es una auténtica bestia parda caverní­cola dispuesta a comerse todo aquello que se le ponga por delante. Gran parte de que los últimos 30 minutos del film (o sea, la pelea final) funcionen tan bien es en parte culpa suya. Bierko se convierte en el tapado de un film que logra salvar gran cantidad de obstáculos en este aspecto y triunfa con este personaje, porque en el momento en el que Braddock sube al ring uno no puede evitar pensar que tiene los dí­as contados al enfrentarse contra este tí­o. Su interpretación funciona porque es puramente fí­sica, y la peli está a punto de cometer un gran fallo al intentar humanizarle (tiene un par de escenas en la que abre la boca): craso error. La mirada de Baer cuando extermina a su primer contrincante lo dice todo.

cinderella-man-critica-2.gif
Tenle miedo. Mucho miedo.

Y no se que decir de Russell Crowe que no se haya dicho antes: sencillamente es increí­ble verle actuar. Prescindiendo de lo gilipollas que pueda (o no pueda) ser en la vida real, Hollywood ya puede darse con un leño en la cabeza para creerse la suerte que ha tenido con este muchacho. Domina la pelí­cula, controla la pelí­cula: es la pelí­cula. Su acento en versión original es perfecto, su forma de andar, de moverse, de chulear, de fundirse con el personaje recuerda a los grandes actores de método de los 70. Es el último gran clásico que nos está dejando este cine. Y aun así­, el Joe Gould de Giamatti deja huella. Funciona tan bien porque es el contrapunto perfecto, hablador incansable, conciencia ocasional y hombre de negocios con un punto de corazoncito, el intérprete de Entre Copas es la relajación en persona, aliviando la carga de presión de la escena y convirtiendo los diálogos con Crowe en un magní­fico toma y daca. Una pareja realmente soberbia.

Pero aun así­, ¿qué es lo que no funciona en Cinderella Man?. Muchas cosas: primero de todo Renée Zellweger (veo en el horizonte las palabras “maní­a injustificada”, y no es así­, de verdad). Zellweger, no contenta con el Oscar que ganó por Cold Mountain intenta desesperadamente en cada escena ganar el segundo; y piensa que la mejor manera de hacerlo es tirar de morritos y recitar las frases más insoportables de la pelí­cula (“Eres el campeón de mi corazón, Jim Braddock”, firmado: Akiva Goldsman) de la forma más repelente posible. Esta mujer deberí­a concienciarse de que estuvo muy bien en Jerry Maguire haciendo de encantadora chica normal, y que diva sólo hay una y es Nicole Kidman. Segundo: Cinderella Man intenta ser muchas cosas cuando es en realidad una pelí­cula de boxeo. El retrato de la Gran Depresión es acertado, no chirrí­a mucho y es, a ratos, manejado de forma muy inteligente. Pero la pelí­cula es demasiado grande para convertirla en un drama intimista. Howard se aprovecha de la extraordinaria producción de forma casi perfecta para hacer una gran pelí­cula del deporte del cuadrilátero y el mundo que le rodea, pero no puede ser las dos cosas al mismo tiempo. De hecho, la figura clave de esta parte del film, el sindicalista Mike Wilson, encarnado con mucho aplomo por Paddy Considine, es el personaje más flojo de la pelí­cula. Tercero y muy breve: hay momentos de la pelí­cula que no van a ninguna parte. Se nota que quieren alargarla, y mucho. Lo malo es que se pierde garra, energí­a y fuerza. Y si quieres hacer una pelí­cula de 160 minutos sobre un hombre que susurra al oí­do de los caballos eso da más o menos igual, pero en una pelí­cula de boxeo no, por favor, no.

cinderella-man-critica-3.gif
Exhibición de fotografí­a y producción. ¡Qué gozo!.

Si acaso, Cinderella Man (que debe su fracaso en Estados Unidos a que pelí­culas como esta se suelen estrenar un poquito más tarde y no entre Batman Begins y Los 4 Fantásticos, más que a la gilipollez del Tito Russell y su maní­a de dar telefonazos a la gente) acumula interés por valor histórico. Se nota que se han trabajado mucho la parte del negocio de las doce cuerdas y la pelí­cula en este aspecto es irreprochable, dinámica, seria y honesta (la interpretación de Crowe cuando pide que no le quiten la licencia nos devuelve la mejor parte de él desde El Dilema). Como estudio de la Gran Depresión es puro buñuelo de drama hollywoodiense donde se nos intentan enseñar escenas “sórdidas” y “crudas” (jo, jo). Vosotros decidí­s con qué parte os quedáis pero para mí­ esta claro. Eso sí­, bastante recomendada para verla en cine. Y que Dios salve muchos, muchos años, a actores tan fenomenales como éstos. Como en los viejos tiempos.

* LO MEJOR:

– Los combates y, sobre todo: la pelea final, donde la fotografí­a de Totino se convierte en la gran protagonista y entre los focos y los gritos somos transportados a la lona de tal forma que el Ali, de Michael Mann, se puede morir de envidia. En el último asalto hay un intercambio de hostias entre Bierko y Crowe que vale por mil batallas de Gladiator. Palabrita del niño Rafita.

– Solcito otorgar ya el Oscar honorí­fico a Russell Crowe (cuya interpretación abarca todo el espectro de emociones habido y por haber) y Paul Giamatti. Así­ no se le olvida a la Academia dentro de 30 años.

– Es como viajar al pasado. Menuda producción, chicos.

* LO PEOR:

– Zellweger es una chica “merengue”. Lamento mucho insistir en lo dicho, pero una actriz de sus caracterí­sticas, más aptas para la comedia romántica, no funciona. Sigourney Weaver hubiera resultado, en sus años moz… que coño, ahora mismo, perfecta para el papel.

– Tiende al aburrimiento porque es muy predecible y, a pesar de que lucha contra ello con uñas y dientes, si hubiera convertido a la Gran Depresión en un simple telón de fondo en vez de un protagonista más de la historia, el impacto hubiera sido más sutil y mucho más eficaz. Insisto, mi opinión.


Ron Howard | Cliff Hollingsworth, Akiva Goldsman | Russell Corwe, Renée Zellweger, Paul Giamatti, Craig Bierko, Paddy Considine, Bruce McGill, David Huband, Connor Price, Ariel Waller, Patrick Louis, Rosemarie DeWitt | Salvatore Totino | Daniel P. Hanley, Mike Hill | Thomas Newman | Peter Grundy, Dan Yarhi | Brian Grazer, Ron Howard, Penny Marshall | Todd Hallowell | Universal Pictures, Miramax Films, Image Entertainment, Parkway Productions | Buena Vista International | 7 |

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast