Críticas

THE DARK

Este largo fin de semana, decidí­ rescatar uno de mis géneros favoritos del cine, el género del terror. Para no saturarme, escogí­ tres pelí­culas, un clásico The Changeling, una cult movie, The Ring y una pelí­cula actual, de cartelera, The Dark.

Y dicen que lo que bien empieza…

Como mis venturas y desventuras con las dos primeras pelí­culas os interesan más bien poco (ya obtendréis por diversos medios o amigos crí­ticas positivas o negativas) me gustarí­a hacer un breví­simo repaso a la trayectoria del cine palomitero adolescente de terror de los últimos veinticinco años.

Comenzamos en los ochenta, con el nacimiento del cutrerí­o y la caspa, el gore barato y el misticismo fácil (habí­a una vez un lago dónde murió un niño, y ahora esta maldito). Evolucionando, llegamos a los desangelados años noventa, dónde grupos infames de adolescentes caí­an muertos en diversos institutos ante el acosador ataque de un asesino en serie con cualquier cosa menos perspicacia e ingenio. Creo que le debemos mucho a Wes Craven en este aspecto. Por último en mi peculiar tabla temporal, llegamos a los “dosmiles”, dónde gracias probablemente al exitazo de El Sexto Sentido y el cine de terror japonés, nos llenamos a manos abiertas de tí­tulos de calidad í­nfima, pero producción más que correcta. Resumiendo, el género ha dado un salto en lo visual, tirando de “photoshop” más que nunca pero descuidando de igual manera lo narrativo.

critica-de-the-dark-1

“¡Y tu de quién ereeeeeeeeees!”

The Dark, no es ni más ni menos que el fiel reflejo de esta última etapa. The Dark nos sitúa en el marco familiar de una ruptura, una hija que vive en conflicto con su madre y decide irse a vivir con su padre, residente de una pequeña casa en una zona costera de Gales. Allí­ se desarrolla una legendaria historia sobre un pueblo extinto que sus habitantes decidieron suicidarse en masa por razones fanático-religiosas. El marco es inusualmente bonito y especial, encandila y se deja ver, pero tranquilos, son simples apariencias.

Bajo este manto, no os llevéis a engaño. Clásico film absurdo, que abusa del famoso “terror psicológico” no apto para mentes más desarrolladas que lo que da de sí­ un libro de la LOGSE, sustos simples, ejercicios repetitivos de montaje (de todo menos subliminal, apunto), retoques de fotografí­a ya, a estas alturas aberrantes, y sobre todo, tras este año dónde la cantidad de cintas de este género ha sido agobiante, clichés sobredimensionados (intentar dar miedo con niños a estas alturas da risa) una estructura narrativa realmente estúpida, que aburre al espectador y un clí­max final que, de verdad, puede llegar a insultar la inteligencia de muchos de ustedes.

critica-de-the-dark-2

“Macho, no me metas con el focazo en la cara.”

Poco más hay que añadir, las actuaciones de Sean Bean y Maria Belló son poco creí­bles y desmotivadas, los niños (Abigail Stone y Sophie Stuckey) simples autómatas, la BSO pobre y masticada, en general todo huele a podrido en el film, dónde ya con un catálogo tan amplio, ya sin salir del 05, no deberí­amos permitir que nos estafen (casi literalmente) con este subproducto adolescente y poco inspirado.

LO MEJOR:

– Prácticamente nada.

LO PEOR:

– Prácticamente todo.

Omar Álvarez Garcí­a.


John Fawcett | Stephen Massicotte | Sean Bean, Maria Bello, Richard Elfyn, Maurice Roí«ves, Abigail Stone, Sophie Stuckey | Christian Sebaldt | Chris Gill | Edmund Butt | Eve Stewart | Paul W.S. Anderson, Jeremy Bolt, Robert Kulzer | Dark Films, Impact Pictures | Aurum | 2 |

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast