Críticas

ALONE IN THE DARK

Tanto criticar a Uwe Boll y resulta que los hay peores. Uwe Boll es un tipo que me cae bien, de veras. No le conozco, pero por lo que puedo deducir de sus pelí­culas es un señor que se divierte mucho dirigiendo y que tiene como única intención entretener y hacer pasar a la gente un buen rato. El buen rato se obtiene consumiendo alcohol y gran cantidad de estupefacientes antes de ver sus pelis, lo reconozco, pero qué coño, por estos mundos del celuloide pululan elementos muy peligrosos que campan a sus anchas, transmitiendo mensajes mucho más dañinos y encima, encumbrados por el favor de la crí­tica.

Sin embargo, la caracterí­stica que separa a Uwe Boll del resto es que es el único director de cine que parece empeñado en hacer malas pelí­culas a propósito. Está directamente emparentado con Ed Wood porque tienen una idea en la cabeza acerca de cómo hacer un film y puede ser correcta, pero a la hora de rodarla se le cruzan los cables y les salen cosas involuntariamente descojonantes. Como creen que todo el mundo está equivocado menos ellos, insisten e insisten en el mismo clavo torcido, y los resultados, sencillamente, pasan a formar parte de la historia del cine.

Como House of The Dead, posiblemente la pelí­cula peor rodada que me he echado a la cara en mi vida y una fuente inagotable de carcajadas desde el primer minuto hasta el último. Ese film era el Scream de Uwe Boll, algo ligero e intrascendente convertido en una orgí­a rave-insert coin en la mente del director. Alone in The Dark es su Alien, una aventura oscura, seria, con bichos y sustos en la oscuridad. Al menos esa es su intención, porque lo que sucede después no tiene precio.

alone-in-the-dark-critica-1.gif
Sí­, Christian Slater parece de cera. 

Tras un rodillo de texto introducción más largo que un periódico dominical (1:57 minutos, nenes) tenemos a Christian Slater, verano con cuarenta grados y gabardina de cuero con camiseta debajo acojonando a un niño en el avión diciendo que la oscuridad es algo horrible. Resacas Slater es Edward Carnby, un detective paranormal que sin comerlo ni beberlo se encuentra metido en una de las tramas más desquiciantes jamás concebidas que presenta a un cientí­fico loco intentando liberar a una raza de monstruos sin ningún motivo en particular, sencillamente para joder. Tara Reid también aparece en esta pelí­cula en un papel que le viene como anillo al dedo: el de cientí­fica. La Santa Trinidad se completa con otro “inefable”: Stephen Dorff, en la piel de un comandante del Bureau 713, la agencia para la que trabajaba Slater y de la que le echaron. Cómo se atreven.

Alone in the Dark no está mal hecha. Es competente, sobre el papel. Sobre el papel, ojo, porque hay unos fallos de montaje que lo flipas. No es que se vea el micro ni nada (o los trampolines sobre los que saltan los personajes, como pasaba en House…), así­ que en ese apartado, todo OK. No, el problema es el guión, escrito por Boll y reescrito por su perro Fido. A priori, lo que parece ser una historia sencilla de detectives a lo Expediente X termina por dispararse en un frenesí­ de helicópteros, bichos y explosiones (de esas que cantan un huevo porque nada explota: ponen una carga de dinamita en el suelo y ya está). En cada escena hay un giro de guión cada vez más retorcido que obligará al espectador atento (si existe esa clase de espectador en un film de Boll) a emplear un mapa, una brújula, un GPS y un astrolabio para seguir este caos. Caos, de verdad. A la media hora no sabréis quien va, quien viene, de donde sale ese monstruo, quien es ese tí­o, porque pasan de un almacén a unas cuevas a un orfanato en mitad del campo y sobre todo, por qué, oh, por qué ponen la canción de 7 Seconds cuando Christian Slater y Tara Reid se acuestan juntos (sin ningún motivo en especial, pero es un kiki muy tierno).

alone-in-the-dark-critica-2.gif
La clásica investigadora jamelga.

Alone In The Dark es todo lo que se esperaba de ella: es una pelí­cula horrenda con fallos de bulto y con interpretaciones que van desde lo aburrido (Dorff) hasta lo deleznable (Tara Reid), y encima no tiene ningún sentido, pero los valores de producción no son tan cutres y El Maestro del Error está mucho más contenido. Tiene narices la cosa, al final el alemán me ha caí­do bien, pero no os llevéis la idea equivocada, no recomendarí­a esta pelí­cula ni aunque me estuviera pasando por encima un Panzer blindado y me estuvieran perforando el cráneo con un taladro al rojo. Creo que eso queda claro por encima de todas las cosas.

LO MEJOR: Jejejejejejejejeje… venga, hombre…

LO PEOR: Aburre un poquillo. El í­ndice de risas por minuto desciende pasada la mitad de pelí­cula.


Uwe Boll | Elan Mastai, Michael Roesch, Peter Scheerer | Christian Slater, Tara Reid, Stephen Dorf, Frank C. Turner, Matthew Walker, Will Sanderson, Mark Acheson, Darren Shahlavi, Karin Konoval, Craig Bruhnanski, Kwesi Ameyaw | Mathias Neumann | Richard Schwadel | Reinhard Besser, Oliver Lieb, Bernd Wendlandt, Peter Zweier | Peter Stratford | Shawn Williamson | Uwe Boll, Wolfgang Herold | AITD Productions, Boll Kino Beteiligungs, Brightlight Pictures, Herold Productions, Infogrames Entertainment | New World Films | 2 |

Críticas

losultimosjedi

Ampliando horizontes en escala de grises.

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

Twitter

Podcast