Críticas

ORGULLO Y PREJUICIO

En la Inglaterra de finales del siglo XVIII, la señora Bennet y sus cinco hijas solteras Jane, Lizzy, Kitty, Mary y Lydia esperan con impaciencia la llegada a los alrededores del señor Bingley, un joven de alta clase social todaví­a sin compromiso y por lo tanto susceptible de ser “cazado”. Junto con Bingley vendrá el señor Darcy, otro joven rico aunque algo estirado y sosainas que tendrá mas de un rifi-rafe con la ingeniosa y perspicaz Lizzy Bennet.

Orgullo y Prejuicio está basada en la famosa novela homónima de Jane Austen, que ha sido varias veces adaptada para televisión y llevada al cine en 1940 con Lawrence Olivier y Greer Garson como protagonistas. Ahora nos llega una nueva adaptación de la mano del debutante Joe Wright.

Se podrí­a decir que Orgullo y Prejuicio está a caballo entre la comedia romántica y una descripción de las relaciones entre las distintas clases sociales de la época. Como retrato de la sociedad ofrece un punto de vista muy concreto, que es el de la familia Bennet, con cinco hijas solteras que deben encontrar un buen partido como marido si no quieren vivir en la miseria en un futuro. Esto es debido a que las mujeres no podí­an heredar nada y por lo tanto dependí­an completamente de sus maridos para vivir bien, claro, esto convierte cualquier evento con pretendientes en una caza sin cuartel. Por otra parte podemos advertir el acercamiento entre clases sociales que estaba teniendo lugar, entre otras cosas, influido por la revolución que se desarrollaba en Francia. Que gente de la clase social de Bingley y Darcy acudieran a bailes a los que asistí­an las hermanas Bennet era casi impensable algún tiempo atrás.

orgullo-y-prejuicio-critica-1.gif
“Tí­a, y está más bueeeeeno. Pero es un poco sosainas el pobre”.

Como comedia romántica pues es bastante decente la verdad, obviando el hecho de que todos sabemos lo que pasa al final de las comedias románticas y que las hace tan previsibles, ya sabéis ……. y comieron perdices. El guión es bueno, con unos diálogos ingeniosos donde los protas se meten sus puyitas y que escapa del tí­pico pasteleo (aunque evidentemente algún que otro momento tierno si que hay). Lo cierto es que a pesar de ser una peli de época las relaciones entre los personajes se asemejan a grandes rasgos a las de nuestros tiempos, supongo que el amor es el amor ahora y hace tres siglos ¿Quién no ha conocido a un chico o a una chica que de primeras le cae fatal y con el tiempo acaba enamorándose de él o ella?

La peli es larga, dura dos horas y siete minutos pero en ningún momento se me hizo pesada o aburrida, y eso es algo raro, ya que a mí­ las pelis de época normalmente suelen invitarme al sueño. Supongo que gran parte del mérito lo tiene el director Joe Wright que deja de lado cualquier ostentación de vestuario o escenarios más allá de lo justo, no por falta de pasta o recursos sino porque se dedica a contar su historia y simplemente deja que la ambientación luzca por sí­ misma, y lo hace, porque es realmente buena. A parte de esto su estilo destila calidad, los bailes están mas que bien rodados y en especial hay un par de escenas muy vistosas como un jugoso plano secuencia en  una de las fiestas dentro de un palacete y la escena en la que Lizzy está sentada en el columpio dando vueltas representando el paso del tiempo.

orgullo-y-prejuicio-critica-2.gif
Amor en la campiña inglesa.

El reparto es casi enteramente británico y está realmente bien. El papel de Keira Knightley (Lizzy Bennet) es de largo el más interesante que ha representado en toda su carrera y quizá esto le ha valido la nominación al Oscar. Está bien y es agradable a la par que sorprendente verla fuera del registro de tí­a buena calentorrilla. Aunque hace unas muecas muy raras con la mandí­bula es su mejor interpretación hasta el momento, pero en mi opinión, no es merecedora de Oscar. En el papel de Darcy está Matthew Macfadyen, desarrolla muy bien la evolución que sufre el personaje durante la peli sin llegar a excederse en el registro de inglés sieso y estirado. Cumple sobradamente y eso es algo difí­cil de conseguir considerando que anteriormente el papel ha sido encarnado por gente como Lawrence Olivier o Colin Firth. La lista de secundarios es bastante amplia y cabe destacar a Brenda Blethyn como la alocada y nerviosa Sra. Bennet, madre de las chicas, o al Tito Donald Sutherland (Sr. Bennet) que como padre de semejante jaurí­a de féminas (sin ánimo de ofender a nadie) pasa de casi todo.

Buena y agradable pelí­cula en todo su conjunto, rebosante de frescura y calidad. Dado que se acercan fechas amorosas y que somos muy dados a gastarnos la pasta en peluches, esclavas, colgantes y demás artí­culos inútiles, desde mi humilde opinión, os aconsejo que invitéis a vuestra pareja a ver Orgullo y Prejuicio, que os saldrá más barato, lo aprovecharéis más y fomentará vuestro amor.


Joe Wright | Deborah Moggach, basándose en la obra de Jane Austen | Keira Knightley, Matthew Macfayden, Tom Hollander, Talula Riley, Rosamund Pike, Jena Malone, Carey Mulligan, Donald Sutherland, Brenda Blethyn, Tamzin Merchant | Roman Osin | Paul Tothill | Dario Marianelli | Ian Bailie, Nick Gottschalk, Mark Swain | Tim Bevan, Eric Fellner, Paul Webster | Liza Chasin, Debra Hayward | Working Title Films, Studio Canal | UIP | 7 |

Críticas

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

Twitter

Podcast