Críticas

APOSTANDO AL LíMITE

Es una pena, pero las cosas son como son. Al Pacino lleva ya una temporadita larga a base de papeles bastante alejados de lo que en su carrera acostumbraba a hacer. No me refiero al perfil de sus personajes, sino al tipo de proyectos en los que toma parte. La edad pasa factura y aunque sigue trabajando a buen ritmo desde el 2000 sólo ha hecho una pelí­cula realmente buena, Insomnio, el resto han sido productos bastante mediocres, incluyendo aquella peli protagonizada por Ben Affleck y Jennifer López, Gigli. Apostando al Lí­mite no es la excepción.

La pelí­cula viene a ser una versión ultralight de Wall Street sólo que ambientada en el mundo de las apuestas deportivas. Brandon Lang (Matthew McConaughey), una ex-promesa del fútbol americano, cuya carrera se trunca por una grave lesión, se descubre como un intuitivo y eficaz analista deportivo en el que no tarda en fijarse una importante compañí­a que se dedica a dar pronósticos deportivos a apostantes a cambio de una suculenta comisión. A la cabeza de ella está Walter Abrams (Al Pacino) un tipo que ve en Brandon a su futuro sucesor y al hombre en torno al cual construir su gran sueño. Eso requerirá convertir a Brandon en un chuloputas con traje de Armani, el tí­pico ejecutivo agresivo que no sólo aconseja, sino que atosiga y embauca a sus clientes. Brandon pasa de desayunar zumitos a fumar puros y pasar de su familia.

critica-de-apostando-al-limite-1

“Y Peterman ha vuelto a echar al entrenador, así­ que el Alavés perderá… otra vez.”

El responsable de la pelí­cula es D.J. Caruso, un tipo que dirigió la notable The Salton Sea y aquel truño de Vidas Ajenas, y el resultado es una pelí­cula mediocre y sin personalidad, una especie de versión polí­ticamente correcta de una pelí­cula de Oliver Stone sobre la ambición y el mundo deportivo. Toda la perversión del protagonista se queda en la fachada y su mentor/manipulador no es el desalmado tiburón que pintan al principio. Con lo cual, todo el atractivo que podí­a tener la tí­pica historia sobre un tipo corrompido por el poder y el dinero se queda a medio gas. Por ello ni engancha ni sorprende, y encima se ve venir lo que va a pasar constantemente. Con todo, la pelí­cula tampoco es que sea un zurullo, se deja ver y no aburre, pero desde luego que nadie se engañe, esto ni es un duelo interpretativo ni la caí­da a los infiernos de ninguno de los personajes.

Matthew McConaughey ya hace tiempo que dejó de ser una promesa y sin ser mal actor, su carrera lleva años estancada en papeles hechos a su medida (ese rollo “soy atlético y un poco canalla, admira mi torso depilado”, de hecho, aquí­ hace pronósticos mientras levanta pesas) ha tenido algún papel notable como el de Escalofrí­o, y ha hecho El Imperio del Fuego y Sahara, dos pelis de aventuras, entretenidas y muy dignas, pero que no han aportado gran cosa a su carrera y que tampoco han descubierto nada. Al margen de eso peliculillas románticas de medio pelo y poco más. A sus 37 años no hay nada que indique aquello de “el nuevo Paul Newman” que decí­an algunos. En la peli cumple, el papel tampoco da para más, no se le pueden pedir peras al olmo.

critica-de-apostando-al-limite-2

“Tengo más estilo que Fabio Capello.”

Al Pacino por su parte está en uno de esos papeles de perro viejo pasado de vueltas como el de Un Domingo Cualquiera, parece que hayan escrito el papel especialmente para él, o más bien, para ese personaje. La única diferencia es que en vez de entrenar y gritar a sus jugadores, aquí­ dirige una empresa y grita a sus empleados.

Luego está Rene Russo, la eterna secundaria, en otro papel de chica interesante, ahora ya madurita y que es como el colchón que requieren los dos protagonistas. Llevaba tres años sin hacer una peli y su regreso tampoco pasará a la historia. Algún dí­a puede que alguien le de un papel con más peso. Es una actriz con talento y que se mueve muy bien en comedia, pero que cuando luce es en un papel de relleno y cuando le dan una protagonista la peli resulta ser una patata.

La pelí­cula, si tiene algo de éxito, será por el renombre de sus protagonistas, pero desde luego es mediocre en todos los sentidos. Ni mala, ni buena, del montón, muy del montón, de las que a uno se le olvidan nada más salir del cine. Así­ que, vista la cartelera actual, hay cosas mucho más interesantes a las que hincar el diente.


D.J. Caruso | Dan Gilroy | Matthew McConaughey, Al Pacino, Rene Russo, Armand Asante, Jeremy Piven, Jaime King, Kevin Chapman, Ralph Garman | Conrad W. Hall | Glen Scantlebury | Christophe Beck | Tom Southwell | Jay Cohen, David C. Robinson, James G. Robinson | Guy McElwaine, Rene Russo | Universal Pictures, Cosmic Entertainment, Morgan Creek Productions | UIP | 5 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

Críticas

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

Twitter

Podcast