Críticas

CARGO

Chris es un joven alemán que se encuentra en África y que acaba de perder su pasaporte en un incidente con la policí­a. Para volver a Europa, se embarcará como polizón en el Gull, un barco-chatarra mercante provisto de una tripulación un tanto peculiar y que esconde algún que otro secreto.

Cargo está dirigida por Clive Gordon, un director que ha dedicado la mayor parte de su carrera a realizar documentales de corte polí­tico-social. En esta ocasión, se atreve con su primer largometraje creando una mezcla o más bien revoltijo de peli de suspense, terrorcillo algo sobrenatural y como no, temática social.

La peli se podrí­a decir que es un cúmulo de despropósitos, ya que atraviesa diversas fases pero no cuaja en ninguna de ellas. En ocasiones intenta ser un thriller psicológico donde Chris realiza una especie de investigación para descubrir el terrible secreto que parecen guardar los tripulantes del barco. Para ello indaga y va entablando distintas relaciones con el grupo de marineros a la vez que realiza trabajos en el barco puesto que es un polizón. En este sentido la peli fracasa ya que todos los datos que obtiene en su investigación son inútiles y accesorios como el nombre “Rebeca” o los dibujitos inquietantes que encuentra en el camarote del capitán (de risa). El caso es que el horrendo secreto (que es fuerte pero no responde a las expectativas que se crean) se descubre a mitad de pelí­cula o antes, y aún así­ sigue investigando y parece que hay algo más, pero no.

critica-de-cargo-1

Con esa barba cualquiera le dice nada.

En otras ocasiones intenta parecer una pelí­cula de terror sobrenatural enmarcada en un escenario imponente y desolador como es un carguero roñoso y solitario en alta mar. Pero ni el escenario es tan aterrador como quiere pretender ni hay elementos de terror propiamente dicho. Simplemente se limita a dar golpes de sonido, a enseñarnos primeros planos de los pajarracos (acabaréis hasta las narices de ellos) de contrabando que llevan a bordo, que parecen desquiciados y a utilizar el recurso de ir haciendo desaparecer a marineros (en plan Sé lo que Hicisteis el íšltimo Verano o Scream pero sin mostrar casquerí­a). No se sabe si mueren o simplemente desaparecen ni quién lo hace (un fantasma quizá, otro miembro de la tripulación, Chris…). El tema culmina con la escena en que encuentran un tablero de ajedrez con cuatro peones representando a los cuatro desaparecidos, totalmente sin sentido. Lo más gracioso es que poco antes del final nos olvidamos del tema sobrenatural (o por lo menos eso es lo que yo entendí­) y entramos en la fase de denuncia social relacionada con los polizones africanos. Evidentemente la crí­tica social tiene muy poco impacto por su mí­nimo desarrollo y porque en ese momento es cuando estamos intentado buscarle algún sentido o explicación a la peli.

critica-de-cargo-2

Capitán Pescanova.

Gran parte de la tensión que debe crearse recae sobre los actores y para mí­ el único que está a la altura es Luis Tosar (Bautista), que con el registro “cara de palo” solventa toda la pelí­cula. Daniel Brühl (Chris), que prometí­a bastante en Good Bye Lenin, está correcto y punto, en mi opinión le falta un poco de experiencia. El más flojo es Peter Mullan (Brookes), es el que más deberí­a intrigar e inquietar y lo que parece es un chiflao de manicomio, supongo que el guión y las caracterí­sticas del papel tienen mucha culpa de esto.

Yo creo que se ha vendido como pelí­cula de terror en plan americano y de hecho tiene este estilo durante gran parte del metraje (salvando las distancias), el problema es que en vez de soltarnos un rollo en plan fantasma del barco que va degollando a la tripulación y zanjar el tema sin pena ni gloria, al final nos meten con calzador el “tema social” (recordemos que es una peli europea) dejando miles de cabos sueltos y de escenas sin sentido, a la vez que ofrece uno de los finales más patéticos y absurdos que he visto (cuando Brookes se pone a abrir las jaulas de los endemoniados pajarreles la peli llega a su clí­max).


Clive Gordon | Paul Laverty | Daniel Brühl, Peter Mullan, Luis Tosar, Gary Lewis, Christopher Fairbank, Samuli Edelman, Nikki Amuka-Bird, Carlos Blanco, Gonzalo Cunill, Pere Eugeni Font | Sean Bobbitt | Fernando Franco | Sergio Moure | Jordi Yrla | Andrea Calderwood, Juan Gordon | Pilar Benito, Tomas Eskilsson, Nigel Thomas | Canal +, Film i Ví¤st, FilmFour, Hepp Film, Matador Pictures, Morena Films, Obero Cinematografica, Slate Films, TVC, TVV, TVG, Televisión Autonómica de Castilla-La Mancha, Trauma, Vaca Films, Wild Bunch | DeAPlaneta | 3 |

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast