Críticas

PROMEDIO ROJO

Hacer una comedia adolescente es casi siempre caer en una retahí­la de tópicos mil veces vistos, chistes sin demasiada gracia por previsibles y obvios, la chica objeto de deseo y las tí­picas escenas de alcohol y drogas. Con este panorama la chilena Promedio Rojo pintaba como otra pelí­cula más a añadir en esa larga lista de pelis olvidables, pero lo curioso es que manteniendo todos esos ingredientes la pelí­cula resulta ser todo un acierto.

En Promedio Rojo vivimos el apasionado romance del clásico freak de instituto, Roberto, un tipo aficionado a los cómics, nefasto en el deporte, fofo y objeto de todas las bromas y coñas pesadas de un lugar a menudo tan hostil. Su objeto de deseo es una estudiante nueva llegada de España, Cristina, que pronto empezará a salir con el chulopollas de la clase, cómo no. Roberto, que vive con su madre y un abuelo enfermo terminal de cáncer que sin embargo sigue estando más salido que un mono, y que se pasa el dí­a con sus amigos Conodoro y Papitas (el primero tocapelotas y el segundo subnormal), decidirá ponerse manos a la obra para derrocar al guaperas de turno y conquistar a su chica.

La pelí­cula empieza genial, llena de coñas y con un estilo visual muy potente que tiene como fuerte las fantasí­as comiqueras del protagonista. La primera mitad resulta muy divertida para luego dar paso a la parte más sentimental y que es quizás donde la historia flojea, no tanto por lo que se cuenta, sino por un cierto parón de ritmo que se recupera al final. Lo interesante de esta segunda mitad es que sin que la pelí­cula deje de ser una comedia trata con bastante más crudeza y seriedad la humillación y el malestar que para algunos es el paso por un instituto donde tanto compañeros como profesores contribuyen a la inadaptación del protagonista. También pone las cartas sobre la mesa, siguiendo con tópicos, pero también realidades comprobadas, sobre determinados especimenes de instituto como es el rival de Roberto, Fele, un guaperas que se camela a las chicas con su lado Fran Perea para al final convertirse en un macarra cualquiera al que no le importa más que mojar el churro y contárselo a los amigos sin asumir ninguna clase de responsabilidad. Una pelí­cula que a diferencia de otras previas que han pasado por nuestras pantallas al estilo American Pie o más cañí­s como Slam o Gente Pez, consigue hacer buen cine y recordarnos incluso a aquellas pelí­culas de instituto de John Hughes como El Club de los Cinco. Su director y guionista es por supuesto la clave de todo y es que dirigir tu primera pelí­cula con 21 años tiene tela y encima hacerlo con tanto oficio y manejando tan bien el ritmo, el humor y el punto sentimental. Evidentemente mucho de lo contado partira de experiencias vividas y observadas recientemente y se nota por lo creí­ble de todo lo que se cuenta.

El reparto también está genialmente elegido y en torno al protagonista, Ariel Levy, que es a través del que vemos todo, tenemos unos cuantos secundarios geniales, empezando por Nicolas Martí­nez, que da vida a Condoro y que es el que consigue los momentos más descojonantes de la pelí­cula. También la española Xenia Tostado (sobrina de Emilio Aragón en Javier ya no Vive Solo) consigue hacer un papel muy bueno haciendo que la chica protagonista sea algo más que la buenorra de la pelí­cula. Incluso Benjamin Vicuña, con un personaje tan despreciable como su follador de instituto consigue destacar.

Santiago Segura es productor de la pelí­cula aparte de tener un pequeño papel muy en su estilo (chistes de tetas, vamos), y ha tenido un estupendo ojo al embarcarse en esta pelí­cula que muchos directores, seguramente con vivencias parecidas, han valorado tan bien. Es el caso de gente como Quentin Tarantino, Robert Rodrí­guez o Guillermo del Toro. No es la pelí­cula del año ni hará historia, pero desde luego a hecho digno y divertido lo que vení­a siendo un género quemadí­simo y sin puñetera gracia. Apuntad el nombre de su director, que dará que hablar. 


Nicolás López | Nicolás López | Ariel Levy, Xenia Tostado, Benjamí­n Vicuña, Nicolás Martí­nez, Sebastián "Berta" Muñiz, Fernando Larrain, Tatiana Astengo, Marí­a Cristina Peña y Lillo, Fernando Farí­as, Teresita Reyes, Eduardo Bertrán, Santiago Segura | Chechu Graf | Diego Macho | Manuel Riveiro | Miguel Asensio, Marí­a Luisa Gutiérrez, Cristina Ybarra | Nicolás López, Santiago Segura, Javier Valiño | Aldea Films, Sobras.com Producciones, Amiguetes Entertainment | UIP | 7 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast