Críticas

SERES EXTRAÑOS (MAREBITO)

Tras hacer innumerables versiones de la misma historia con La Maldición, Takashi Shimizu nos trae Seres Extraños. Por suerte y al margen de tratarse de una peli de terror, la historia no tiene nada que ver con la anterior, ni siquiera tira por la ví­a del fantasma vengativo ni nada por el estilo. Ahora bien, que eso tampoco os conmueva demasiado, porque si esa clase de pelí­culas pecaban de repetitivas y previsibles esta también tiene sus pegas, y no son pocas.

Seres Extraños nos presenta a un tipo solitario, de vida austera que se pasa el dí­a grabando chorradas en su cámara en busca del miedo más profundo. Tras grabar un dí­a como un tipo se apuñalaba su propio ojo, nuestro protagonista decide embarcarse en la búsqueda de lo que provocó semejante acto, el miedo que llevó a ese tipo a taladrarse su globo ocular. En su búsqueda encuentra a una joven en pelotas que bebe sangre humana y a la que adoptará en su casa a modo de mascota.

critica-de-seres-extranos-1

La bicha en bolas.

Si La Maldición y sus secuelas/remakes pecaban de simplonas y de ser una sucesión de muertes sin demasiadas conexiones a manos de un fantasma con las ya clásicas facciones de la mujer siniestra con pelos raros, Seres Extraños resulta ser una paranoia mental del protagonista (y supongo que del director) que va de profunda y misteriosa, pero que está más vací­a que la cabeza de Uwe Boll un dí­a de resaca. Takashi Shimizu ha pasado de lo simple a la flipación artí­stica (con alguna que otra perversión de por medio) en sólo un paso. Es como si hago un muñeco de palos y acto seguido un videoarte sobre las reflexiones de mi huevo izquierdo. ¡¡¡Ande vas, Takashi, ande vas!!!

Se trata de una pelí­cula cuyo mayor logro es el conseguir de principio a fin una atmósfera de los más enfermiza, pero que al final no vale para nada, con una de esas moralejas raritas orientales que se ve venir desde mitad de la historia y que a mí­ desde luego no me dice nada. Estoy seguro de que la pelí­cula tendrá defensores, pero me sucede con ella como con la famosa pelí­cula Arrebato de Iván Zulueta (incluido el rollo del vampirismo más o menos metafórico), que me suena a paja mental de director raro o seriamente perjudicado por a saber qué sustancias. Ambas pelis enganchan, pero son (o más bien parecen) una cosa muy densa y trascendental, que al final aburre a las piedras y que cuando concluye no nos ha llevado a ningún lado.

critica-de-seres-extranos-2

El tí­o raro.

También existe la posibilidad de que yo tenga una tara mental y no sepa ver más allá de la historia. Pero después de ver hora y media de imágenes de un tí­o soso grabando con su cámara, diciendo paridas en voz en off y que no habla más que con un par de tipos/seres misteriosos (no más de dos o tres frases, por si nos perdemos en los diálogos), sinceramente, me la trae al pairo si hay un significado oculto en todo ello. Al prota le darí­a una colleja y sus movidas aburren.

En fin, si os van las cosas muy raritas y misteriosas y todo eso de buscar el miedo más profundo en el interior de uno mismo (con cámara de video y reflexiones trasnochadas), la pelí­cula puede que os resulte interesante. Si no, seguro que os acojona más un episodio de los Teletubbies.


Takashi Shimizu | Chiaki Konaka | Shinya Tsukamoto, Tomomi Miyashita, Kazuhiro Nakahara, Miho Ninagawa, Shun Sugata | Tsukasa Tanabe | Masahiro Ugajin | Atsuo Hirai | Toshiyuki Takine | Tatsuhiko Hirata, Kenzo Horikoshi, Atsuko Ono | Adness, AtEntertainment, Culture Publishers, Japan CableCast, Panorama Communications | Vértigo Films | 3 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

Críticas

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

Twitter

Podcast