Críticas

ZULO

Ante todo hay que empezar dejando claro que la pelí­cula no se ha hecho con intención polí­tica alguna, una lectura casi inevitable estos dí­as, pero se empezó a realizar hace casi tres años. Zulo no va de ETA, de las ví­ctimas del terrorismo, de opciones polí­ticas o de reivindicaciones de ningún tipo, se trata, según el propio director, de una metáfora sobre la degradación humana que podrí­a deberse igualmente a una depresión, no se dan motivos ni se sugieren.

Partiendo de ese objetivo mucho más abstracto, la pelí­cula refleja cómo un hombre pasa de ser una persona hecha y derecha a convertirse en un alma en pena debido a un secuestro que no comprende y cuya causa es totalmente ajena a él. Aparece en un zulo y a partir de ese momento simplemente se enfrentará al desgaste fí­sico y mental de la situación.

La pelí­cula se desarrolla casi en su totalidad en un pozo real en el que el protagonista, un sorprendente Jaume Garcí­a Arija, actor que da todo en la pelí­cula (incluyendo unos cuantos kilos), es casi la única referencia narrativa. Eso, y el reducido espacio, ha llevado a que el trabajo se centre en dos aspectos, la evolución del protagonista y una planificación que permita un notable dinamismo a pesar de no movernos de sitio.

01721.gif

La futura vivienda del joven español medio.

Teniendo en cuenta el planteamiento de la pelí­cula, esa transformación del protagonista, el trabajo es casi inmejorable, pero también es cierto que las limitaciones son muchas y los recursos escasos, sobre todo en lo espacial. Conseguimos meternos de lleno en la cabeza de Miguel, la ví­ctima, e ir pasando perfectamente por sus distintos estados de ánimo, desde el desconcierto inicial a la desesperación final. Sus únicos acompañantes son una manta roñosa, unas velas y un cubo para la mierda, que acaba rebosante justo cuando más hecho polvo está Miguel. Su contacto con el exterior se limita a sus dos secuestradores que cada dí­a destapan el agujero para soltarle un bocadillo, grabarle y vigilar que siga vivo.

Carlos Martí­n Ferrera consigue dar un ritmo adecuado a la pelí­cula, que desespera por la situación de su protagonista, pero no por aburrimiento, y para ello se vale de una gran variedad de planos (dentro de las posibilidades) y de una banda sonora que juega con los contrastes, pero donde a veces se alarga un poco y da cierta sensación de videoclip dentro de la pelí­cula.

La duración no llega a la hora y media y aunque es un tiempo muy recomendable para la pelí­cula, quizás le sobren algunos minutillos en ciertos tiempos muertos, que son pocos, porque es cierto que casi todo el rato está sucediendo algo y que para reflejar la situación del protagonista es necesario dar tiempo a esos momentos.

01722.gif

Así­ da gusto despertarse.

Se trata de una pelí­cula valiente (más siendo una ópera prima sin subvenciones ni pasta de las televisiones para su realización), poco corriente y a la que quizás resulte algo difí­cil acercarse porque no es normal tener una historia en un agujero con un único actor el 80% del metraje. Pero que no sea eso lo que eche para atrás, quien quiera ver algo distinto sin que eso suponga el clásico plastazo con pretensiones, tiene en esta pelí­cula una buena oportunidad. Su paso por Sitges y Fantasporto reportó una mención especial del jurado y un premio al mejor actor respectivamente, así­ que no va mal encaminada.

Viviendo en un paí­s donde el cine necesita sangre nueva de forma urgente, Carlos Martí­n Ferrera puede ser un nombre a tener en cuenta, más aún siendo un tipo honesto con sus planteamientos, quiere contar sus historias pero quiere abarcar a la mayor cantidad de público posible, y eso se nota en su estilo, nada convencional y mucho más dinámico que lo que generalmente vemos por aquí­.


Carlos Martí­n Ferrera | Pep Garrido | Jaume Garcí­a Arija, Enric López, Isaak Ferriz | José Luis Bernal | Xabi Carrasco | Pau Vallve | Fabienne Da Lozzo | Carlos Martí­n Ferrera, Adriá Gómez Marco | Raúl Suárez | Discóbolo Films | Notro Films | 7 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast