Críticas

ZULO

Ante todo hay que empezar dejando claro que la pelí­cula no se ha hecho con intención polí­tica alguna, una lectura casi inevitable estos dí­as, pero se empezó a realizar hace casi tres años. Zulo no va de ETA, de las ví­ctimas del terrorismo, de opciones polí­ticas o de reivindicaciones de ningún tipo, se trata, según el propio director, de una metáfora sobre la degradación humana que podrí­a deberse igualmente a una depresión, no se dan motivos ni se sugieren.

Partiendo de ese objetivo mucho más abstracto, la pelí­cula refleja cómo un hombre pasa de ser una persona hecha y derecha a convertirse en un alma en pena debido a un secuestro que no comprende y cuya causa es totalmente ajena a él. Aparece en un zulo y a partir de ese momento simplemente se enfrentará al desgaste fí­sico y mental de la situación.

La pelí­cula se desarrolla casi en su totalidad en un pozo real en el que el protagonista, un sorprendente Jaume Garcí­a Arija, actor que da todo en la pelí­cula (incluyendo unos cuantos kilos), es casi la única referencia narrativa. Eso, y el reducido espacio, ha llevado a que el trabajo se centre en dos aspectos, la evolución del protagonista y una planificación que permita un notable dinamismo a pesar de no movernos de sitio.

01721.gif

La futura vivienda del joven español medio.

Teniendo en cuenta el planteamiento de la pelí­cula, esa transformación del protagonista, el trabajo es casi inmejorable, pero también es cierto que las limitaciones son muchas y los recursos escasos, sobre todo en lo espacial. Conseguimos meternos de lleno en la cabeza de Miguel, la ví­ctima, e ir pasando perfectamente por sus distintos estados de ánimo, desde el desconcierto inicial a la desesperación final. Sus únicos acompañantes son una manta roñosa, unas velas y un cubo para la mierda, que acaba rebosante justo cuando más hecho polvo está Miguel. Su contacto con el exterior se limita a sus dos secuestradores que cada dí­a destapan el agujero para soltarle un bocadillo, grabarle y vigilar que siga vivo.

Carlos Martí­n Ferrera consigue dar un ritmo adecuado a la pelí­cula, que desespera por la situación de su protagonista, pero no por aburrimiento, y para ello se vale de una gran variedad de planos (dentro de las posibilidades) y de una banda sonora que juega con los contrastes, pero donde a veces se alarga un poco y da cierta sensación de videoclip dentro de la pelí­cula.

La duración no llega a la hora y media y aunque es un tiempo muy recomendable para la pelí­cula, quizás le sobren algunos minutillos en ciertos tiempos muertos, que son pocos, porque es cierto que casi todo el rato está sucediendo algo y que para reflejar la situación del protagonista es necesario dar tiempo a esos momentos.

01722.gif

Así­ da gusto despertarse.

Se trata de una pelí­cula valiente (más siendo una ópera prima sin subvenciones ni pasta de las televisiones para su realización), poco corriente y a la que quizás resulte algo difí­cil acercarse porque no es normal tener una historia en un agujero con un único actor el 80% del metraje. Pero que no sea eso lo que eche para atrás, quien quiera ver algo distinto sin que eso suponga el clásico plastazo con pretensiones, tiene en esta pelí­cula una buena oportunidad. Su paso por Sitges y Fantasporto reportó una mención especial del jurado y un premio al mejor actor respectivamente, así­ que no va mal encaminada.

Viviendo en un paí­s donde el cine necesita sangre nueva de forma urgente, Carlos Martí­n Ferrera puede ser un nombre a tener en cuenta, más aún siendo un tipo honesto con sus planteamientos, quiere contar sus historias pero quiere abarcar a la mayor cantidad de público posible, y eso se nota en su estilo, nada convencional y mucho más dinámico que lo que generalmente vemos por aquí­.


Carlos Martí­n Ferrera | Pep Garrido | Jaume Garcí­a Arija, Enric López, Isaak Ferriz | José Luis Bernal | Xabi Carrasco | Pau Vallve | Fabienne Da Lozzo | Carlos Martí­n Ferrera, Adriá Gómez Marco | Raúl Suárez | Discóbolo Films | Notro Films | 7 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast