Críticas

A TODO GAS: TOKYO RACE

Era de esperar que una saga bastante prolí­fica como ésta con un fiel público macarril siguiera teniendo continuidad a pesar de que no habí­a ninguna necesidad de hacer una tercera parte (y tampoco la segunda), aún así­ debo admitir que siendo una pelí­cula con muchos de los odiosos elementos de sus antecesoras, resulta muy entretenida y bastante mejor que aquellas.

En esta nueva entrega empezamos de cero, no hay ningún personaje repetido (salvo la sorpresita final) y tampoco la trama está planteada del mismo modo. Si las anteriores consistí­an en una pseudotrama policial tratando de desmantelar el tinglado del algún desgraciado delincuente aficionado a las carreras, en ésta nos situamos ante una especie de western como dicen sus creadores.

El protagonista es un chaval de apenas 18 años metido hasta el culo en problemas, relacionados siempre con los coches y la velocidad. Después de varias fechorí­as está a punto de ir a la cárcel y la única alternativa pasa por irse a vivir con su padre a Tokyo, donde trabaja en una base militar americana. Así­ tenemos al tí­pico forajido de buen fondo que llega a un pueblo nuevo, se enamora de la chica equivocada y acaba enfrentado al adversario de turno, el rey del lugar, sobrino de un Yakuza (¡Sonny Chiba!), al que todos respetan más por miedo que por aprecio. A partir de ahí­ entran en juego las carreras. Los duelos, en vez de con revólveres, se hacen con coches en un estilo de carrera que hará chorrear de placer al mundo macarril. Se trata de una tipo de carreras más centradas en el manejo del coche que en la velocidad, con curvas hipercerradas donde el coche circula en un derrape casi constante, una versión a cuatro ruedas del “moonwalker” de Michael Jackson, el amigo de los niños.

01731.gif

¡¡Maaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!

El ritmo de la pelí­cula, así­ como los tiempos de los distintos actos y el clí­max están manejados perfectamente por el director, es una pelí­cula que es simplona y muy estúpida en muchos aspectos, pero que no deja respiro y divierte. Además, la fórmula “carrera + montaje frenético + música zumbona” se exprime a la perfección.

Pero como digo, hay pecados habituales sin los cuales la saga no serí­a lo que es. Entiéndase por pecados esa filosofí­a barata de chulopollas en plan “cuando corro no existe presente ni futuro, todo desaparece” y la clásica distorsión del Carpe Diem que a todos nos han enseñado en la escuela y que muchos interpretan como “haz lo que te salga de los cojones, las leyes no están hechas para ti”. Las mujeres siguen siendo tratadas como ganado y de hecho hay una escena de cortejo realmente patética en la que el padrino japonés de nuestro prota derrapa dando vueltas alrededor del coche de dos chicas, que al final de la pollada, le dan el número de teléfono. Al principio de la peli se juegan una chica en una carrera (y no crean que la tipa poní­a pegas, su criterio era “el que más corra, que se me corra”). También hay dos chicas dedicadas a ponerse en modo Bratz y decir “preparados” y “listos” cuando les señalan con el dedo. Tremendo. Estoy seguro que una feminista radical morirí­a de hemorragia interna con esta peli.

01732.gif

Una para cada extremidad.

Las interpretaciones correctas, no es una peli de actores, es una peli de coches centrada en ensalzar esa absurda idea de que ser un delincuente a cuatro ruedas no es algo tan horrible mientras no seas de la mafia. Eso sí­, al final ponen un rótulo diciendo que lo que se hace en la peli no lo hagamos los demás, que los de la peli son especialistas. Que se lo digan a Farruquito.

En fin, como declaración de principios la peli asusta, pero al final se trata de puro marketing, ser un macarra vende y te lo justifican con una historia donde el malo es más macarra aún. Al margen de eso la pelí­cula es un entretenimiento perfecto para las calurosas tardes veraniegas y comentar la cenutriez de los personajes.

P.D.: El amigo del prota se llama Twinkie y tiene el Hulkoche.


Kelly Matsumoto, Dallas Puett, Fred Raskin | Ryan Kavanaugh, Clayton Townsend | Stephen F. Windon | Chris Morgan | Justin Lin | UIP | Lucas Black, Brandon Brendel, Zachary Ty Bryan, Daniel Booko, David V. Thomas, Amber Stevens, Chris Astoyan, Ashika Gogna, Brian Tee | Tom Reta | Brian Tyler | Neal H. Moritz | Universal Pictures, Original Film, Relativity Media | 5 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Miguel Rubén Cogollor Fernánde

    probando comentaaarios

  • juan+

    esta pelicula es wena!!! joder! yo me creia ke iba a ser otra mierda como las dos primeras, pero no, tiene su historia directa a buscar el entretenimiento. Bueno, tambien esta lo tipico de las tias como ganado y cosas de esas…

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast