Opinión

SE ME COMEN LAS RATAS

Normalmente hablarí­a de cine o algo así­, pero ha sucedido algo poco corriente, una anomalí­a en mi vida cotidiana: tengo RATAS en mi casa.

No soy un puto cerdo ni nada por el estilo, alguna pelusa de más, pero en general cuido mi hogar, limpio y doy brillo y esplendor. Lo que ocurre es que vivo en un bajo, con un patio más parecido al refugio de un yonki que a un hermoso lugar con plantas y una sombrillita. Este patio conecta con el de unos vecinos, que tienen una especie de chiringuito chabolista montado ahí­, que normalmente uno pasa por alto, hasta que ve tres ratas corriendo por su salón.

Hace algunos dí­as estuvo mi padre aquí­, como no tengo aire acondicionado, pues abro la puerta del patio para ventilar, que es lo más parecido a una ventana que tengo, y mientras veí­amos la tele mi padre me comenta como quien habla del tiempo “tienes una rata en el patio”. Me reclino y, efectivamente, hay un jodido roedor divirtiéndose en mi patio.

Mi padre se fue el domingo y el lunes empecé a oí­r ruidos raros en el salón. Tení­a la paranoia de la rata en la cabeza, pero como era algo más o menos sutil y no veí­a nada, supuse que serí­a algún insecto cuya esperanza de vida con toda seguridad serí­a inferior a la mí­a.

Ayer quedé con nuestro Rafa para cenar, optamos por el siempre cómodo, aunque caro y mal cocinado Gino’s. Rafa se pidió una pizza Prosciutto (jamón y queso para los mortales), yo una de pollo con salsa barbacoa (que desgraciadamente también tení­a cebolla casi cruda encima). Cenamos hablando de la mala acogida de la nueva de Shyamalan, del bético que entró en el foro y de la actualidad periodí­stica. Todo muy bien y muy divertido.

Rafa se fue a trabajar en su horrendo horario nocturno en Europa Press y yo me fui a casa dispuesto a colgar sus noticias e irme a la cama para hoy ir al pase A Todo Gas: Tokyo Race.

Entro en casa, avanzo por el pasillo, llego al salón y dos manchas negras corren hacia la cocina. ¡HAN ENTRADO EN MI CASA! Por el tamaño de esos seres supuse que no eran ladrones, ni tampoco unos okupas que interpretaron mi puerta del patio abierta como una invitación a vivir. Eran unas ratas hijas de puta.

0121.gif

La hija de puta.

El siguiente video relata lo ocurrido.

Como bien digo, hablé con Dani, que recibió mi e-mail de alerta, él me sugirió que hiciese como Willard, que las domesticase para atracar farmacias o algo así­. Él me dio su apoyo, pero eso no iba a echar a la última hija de puta de mi casa. Y de paso me recordó otra desagradable visita de años atrás cuando un moscarda bien cebada cayo fulminada ante mi insecticida para de repente, en su agoní­a, ponerse a parir montones de larvas asquerosas. ¡Me cago en la puta, joder!

0122.gif

Las putas larvas retorciéndose sobre mi sofá.

Esta mañana parece que la última se ha ido, o bien se ha quedado dormida en un rincón que yo no encuentro. Pero ni hay ruidos ni tampoco cagadas nuevas. Hay esperanza al fin y al cabo, pero no puedo quedarme tranquilo, sé que volverán, pero la próxima vez ¡ESTARÉ PREPARADO!.

Tags

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • declive

    JAJJAJAJAJ
    k asco la mosca con larvas, yo tb estaba comiendo el otro dia algo despues de una noche desfasada de pedo cuando vi corretear por mi habita un cucarachote gigante, asi k m fui a dormir al salon y al dia siguiente de resacas no pare hasta k la caze..jaja

  • Manu D

    ESTO Sí QUE ES UNA JULANDRADA.

  • http://vicentedentroyfuera.blogspot.com Santiago

    ay, es re tierna.

Críticas

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

mi6

Pillad palomítas.

Twitter

Podcast