Críticas

CLERKS II

Me apetecí­a muchí­simo ver una pelí­cula de este estilo, debo reconocerlo. Querí­a ver al Kevin Smith de antaño y lo he hecho.

Tras varios años cuesta abajo, primero por dar un excesivo protagonismo a Jay y Bob el Silencioso (que tienen gracia pero sólo en los momentos justos) y después por pecar de ñoño en Jersey Girl, Smith ha decidido volver al principio, a Clerks, algo que ha servido para matar dos pájaros de un tiro. Por un lado ha demostrado que lo de entonces no fue casualidad, que es un gran dialoguista y que tiene una capacidad de hacer reí­r tremenda. Por otro lado, retoma a dos personajes entrañables con los que repasa un problemilla generacional que seguro que agobia a más de uno: tener treinta y tantos y seguir sin saber qué hacer con tu vida. 

0187_1_.gif

Así­ seremos en Las Horas Perdidas en unos años.

Y es que de eso va Clerks II en el fondo, de que hay gente que a pesar del paso de los años, o no puede, o no quiere avanzar, o cuando lo intenta lo hace por el camino incorrecto. Una indecisión que se debe a la comodidad con la que vivimos aquellos que hemos nacido en esta época y a la falta de expectativas que muchas veces nos asedian. Aunque lo des Dante y Randall, los protagonistas, tiene como añadido una evidente necedad ante la vida en general que acentúa todo esto.

Tras el incendio del Quick Stop, en el que llevaban ya diez años trabajando, Dante y Randall entran en una hamburgueserí­a Mooby’s. Un año después Dante está prometido y listo para irse a Florida con su futura mujer. El dí­a de la despedida de Dante es en el que sucede toda la peli, que evidentemente no terminará como Dante y compañí­a preveí­an.

Los personajes siguen siendo pocos. Los citados Dante y Randall, la prometida del primero, la jefa de ambos, Becky (Rosario Dawson), y el compañero de trabajo friki católico, Elias. Jay y Bob se dan por hecho. En cambio la cantidad de diálogos es de traca y todos están acertadí­simos, alternando, como en la primera, el lado freak de los protas con sus dudas existenciales y los habituales temas sexuales. Momentos como los del “culo a boca”, “el troll de la cueva”, “esclavo de mierda” o Star Wars vs. El Señor de los Anillos son tronchantes.

0187_2_.gif

La jefa que todos querrí­amos tener.

Te tienen que haber gustado las primeras pelis de Smith y tienes que ser una persona que no se escandalice fácilmente porque es evidente que gente de más de 50 años puede salir escaldada de la sala por la ligereza y naturalidad con la que se habla de ciertos temas que aunque sabes que no son muy normales siempre te preguntas ¿pero cómo serí­a eso? (me refiero a Kinky Kelly, evidentemente).

Al final hay cierta moraleja existencial, sin resultar cargante, que conste, pero inevitable, sobre estos dos personajes que se ponen cada uno en su sitio para seguir adelante con sus vidas.

A mí­ me ha divertido muchí­simo, como hací­a tiempo que no lo hací­a en el cine con una comedia, y creo que es de obligado visionado para los que hayan disfrutado con la primera parte. Además está Rosario Dawson, maravillosa, como siempre.


Kevin Smith | Kevin Smith | Brian O'Halloran, Jeff Anderson, Rosario Dawson, Trevor Fehrman, Jason Mewes, Kevin Smith, Jennifer Schwalbach Smith, Jason Lee | David Klein | Scott Mosier, Kevin Smith | James L. Venable | Marc Fisichella | Scott Mosier, Kevin Smith | Harvey Weinstein | View Askew Productons, Weinstein Company | DeAPlaneta | 8 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Jose Manuel Cristobal

    Pues prueba en el P2P, que seguro que la encuentras 😛

  • ALE

    Gran pelicula. No pude ni creo que pueda disfrutar de la primera parte porke no la encuentro por ningun lado.

    La peli es una de las genialidades de Kevin Smith, la mejor en mi opinion junto a Mallrats.

Críticas

Captura1

Malas personas. Grandes soldados.

tu hijo

Vivas recupera el espíritu de ‘Secuestrados’ para contar una historia de venganza que no es tal cosa.

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

Twitter

Podcast