Críticas

MI SUPER EX-NOVIA

Matt Saunders (Luke Wilson, que es un verdadero coñazo de actor) tiene problemas: de entre todas las tí­as que hoy en Nueva York se ha ido a liar con Jenny Johnson (Uma Thurman: nunca ha sido una actriz de otro planeta, pero esto es pasarse) una tí­mida y apocada empleada de “no se qué” y que, en realidad no es otra que La Chica G, una superheroí­na que vuela, salta, atrapa ladrones, apaga incendios y cosas del oficio. Dentro de los estereotipos femeninos que nos regala el cine de Hollywood, Jenny entra en la categorí­a 37-b, lease “zorra paranoica” que no dudará en descargar su ira contra el pobre Matt cuando éste comienza a sentirse atraí­do por su compañera de trabajo, Hannah Lewis (Anna Faris, que no es tanto una actriz como una especie de objeto femenino que se inserta en una pelí­cula para aumentar el nivel de estrógenos). En mitad de todo el asunto entra el supervillano, el profesor Bedlam, antiguo amor de Jenny y dirigiendo todo el cotarro se encuentra Ivan Reitman que nos recuerda que la pelí­cula es suya porque nada más empezar nos regala esa fabulosa música de campanillas que la oigo y me dan ganas de estrangular perritos recién nacidos (para más información sobre la banda sonora, ver este ví­deo).

0191_1_.gif

Le lleva una chica… ¡truchón!.

Mi Super Ex-Novia es como la pelí­cula de superhéroes que harí­a vuestra vecina bakala de 15 años, la del tatuaje de Justin Timberlake entre las tetas: no tiene ni puta gracia; en segundo lugar, es un coñazo, y en tercer lugar, véanse el primer y el segundo lugar. Es el film que hubiera escrito la susodicha tras caminar hasta su casa, borracha como una cuba a las dos de la mañana y encontrar, empalado en su tacón de 15 centí­metros un cómic de un cachas moreno con capa que vuela y lanza rayos por los ojos. Llega a su casa, escribe el guión (a mano, con boli púrpura fashion y puntuando las í­es con corazoncitos) y se lo pasa a Ivan Reitman, un director tan bueno como el material que le dan o, mejor aún, como el que acepta, que suele estar en el fondo del barril de los guiones.

Comprobemos un momento la filmografí­a de este señor: Cazafantasmas (y secuela), Los Gemelos Golpean Dos Veces, Poli de Guarderí­a, Junior, esa tonterí­a con Robin Williams y Billy Cristal de la que ni recuerdo el tí­tulo… ver una pelí­cula de Ivan Reitman es como estar tumbado en el campo, viendo las vaquitas, las abejitas y regocijarse bañado por el sol que te da en la frente. Es como fornicar con un condón de acero blindado. Hay sólo una experiencia menos arriesgada que ver una peli de Ivan Reitman y se llama “jugar al parchí­s”.

La idea es nefasta, pero tiene posibilidades. Danny de Vito convirtió un divorcio en una batalla campal en La Guerra de los Rose, y no veo por que no esta pelí­cula podrí­a haber tirado por derroteros mucho más ácidos y burros (la idea del maltrato fí­sico a la inversa: una mujer dando una paliza de espanto a un tí­o es algo que me regocija sin paliativos). Debe ser porque la dirige, ¡ah, sí­!, Ivan Reitman, el hombre sin gónadas. Esa flaccidez se contagia inmediatamente a los actores o, en este caso, se retroalimenta: Wilson, que cree que puede pasar por actor sólo con dar el pego de “tipo normal” y ASí NO VA LA COSA, es un experto en poner cara medio de angustia, medio de “¿estamos rodando ya?”. Funciona con ese otro coñazo de director (sólo para espectadores con un cociente intelectual de más de 210) que es Wes Anderson. Aquí­ no. Ni siquiera su compañero, Vaughn Heige, que hace del tí­pico salido feo y tonto (al que da vida Rainn Wilson, famoso por participar la versión americana de la serie británica The Office), es capaz de aportar algo de mordiente al tema, salvo repetir los mismos chistes una y otra, y otra vez. Especialmente dramático es el caso de Uma Thurman, que es una actriz con una belleza particular que funciona con directores que sepan sacarla partido (lo que requiere una sensibilidad que Reitman no tiene, y encima desconoce esa palabra) que ni siquiera es capaz de ser guay mientras da hostias como superheroí­na y eso que ha rodado Kill Bill. Evitaré comentar algo sobre su alter ego porque me recuerda a cuando hizo Batman y Robin y por ahí­ no paso.

0191_2_.gif

“Vas a cobrar como te pongas tonto.”

Claro, ninguna pelí­cula de Ivan Reitman es cutre, y ésta no es la excepción. Todo está rodado de una forma impecable (recordemos: fiiiino y seguro) e, incluso, me atreverí­a a decir que algunas escenas están bastante logradas (como el momento en el que Super G, o la Chica G) arroja un tiburón blanco a la cama de nuestro protagonista, en un ataque de celos. O cuando apaga un incendio o, cuando (OJO, SORPRENDENTE DESTRIPE) se pelea con la nueva novia de Matt, que también adquiere poderes. Pero es tan excitante como cuando conduces a veinte por hora y, en un arrebato de irresponsabilidad y de vivir peligrosamente, lo pones a veinticinco y encima te crees Mad Max.

Paso de seguir. Sí­, es tan mala.

LO MEJOR:

Es posible que si lloráis mucho o caéis en gracia a la de la taquilla os devuelvan un diez por ciento de la entrada. Durante esa hora y media que pasáis en viendo la peli, las posibilidades de que os atropelle un coche son inexistentes. A lo mejor pilláis algún trailer guapo antes de que empiece esta mierda… No se, muchas cosas buenas, ninguna relacionada con la pelí­cula.

LO PEOR:

Miles de niños del tercer mundo muriendo de hambre e Ivan Reitman, con su música de los cojones, rodando esa cosa. Al final, Matt  y el profesor Bedlam se van a tomar una cerveza mientras sus chicas se van a salvar el mundo. En ese momento se encienden las luces de la sala y de entre todos los espectadores del planeta Tierra, uno se levanta y grita extasiado aplaudiendo a rabiar. Se llama Jesús Vázquez.


Ivan Reitman | Don Payne | Uma Thurman, Luke Wilson, Anna Faris, Rainn Wilson, Eddie Izzard, Stelio Savante, Mike Iorio, Mark Consuelos, Wanda Sykes | Don Burgess | Wendy Greene Bricmont, Sheldon Khan | Teddy Castellucci | Patricia Woodbridge | Arnon Milchan, Gavin Polone | Bill Carraro | S.E. Productions, New Regency Pictures, Pariah, Regency Enterprises | Hispano Foxfilm | 3 |
  • Madadh-alluidh

    Yo la vi ayer y no era tan mala….bueno sí­, pero tiene su pase. Podrí­a ser peor, podrí­a ser Monkey Bone.

Críticas

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

Twitter

Podcast