Críticas

THE GUARDIAN

Una agradable sorpresa. Pensaba que iba a encontrarme con un truño acuático y resulta que me lo he pasado razonablemente bien. ¿Por qué? Veamos: tiene explosiones, rescates acuáticos, entrenamientos chungos en condiciones infrahumanas, elogio del servicio de guardacostas norteamericano, y una previsible relación paterno filial entre Kevin Costner y Ashton Kutcher. Lo dicho, estas cosas me llegan cada maldita vez.

A ver si os suena el argumento (con puntos de mérito añadidos a la originalidad, que no hay): la leyenda del servicio de guardacostas, el veterano Ben Randall (+1), abandona su trabajo tras un rescate fallido en la primera escena de la pelí­cula (+1) cuando fallece su compañero negro (+7, esto prácticamente da por concluido el concurso, pero el  film se propone batir récords) y se ve obligado por el trauma posterior (+1) a entrenar en la academia de rescate, mediante métodos poco ortodoxos (+1) a un puñado de reclutas encabezados por el dí­scolo y all-american hero (+1) Jake Fisher, encarnado por Ashton Kutcher, que se dedicará a batir los registros de buceo, permanencia bajo el agua y arrastre subterráneo de trozo de cemento en vigor y poseí­dos todos por el propio Randall, que no tardará en establecer lazos de amistad con el muchacho (+1) a tenor del pasado oscuro que comparten y que sólo podrá ser superado con una misión final en la que uno de los dos muere (+12 o +1, dependiendo de quién escojáis). Acompáñese todo con música patriótica a todo tren y lección final sobre el trabajo en equipo y dedicatoria a todos los miembros de rescate caí­dos en acto de servicio (+ …ah, porras, al cuerno).

 

Nos molamos.

De 14 a 26 puntos en la Escala Martí­n de “Guionista se toca los huevos y cobra por ello” parecerí­an de sobra para suspender el film, pero es extraño porque de verdad que tiene cosas salvables. Para empezar, está Kevin Costner. Cierto sector del público (sí­, me refiero a vosotros, que os conozco), se ha empeñado en hundir la carrera del hombre que dio vida a Eliot Ness y al tí­o que protagonizó Waterworld (esa pelí­cula que a todo el mundo le parece bien) y le han relegado ahí­, a comer mierda. Pues es una soberana estupidez. Costner otra cosa no tendrá, pero tablas y presencia le sobran, y ha desarrollado una calma chicha a la hora de interpretar personajes que bien podrí­a reflejar lo harto que está de todas las chorradas que se han dicho sobre él desde hace años.

Ashton Kutcher LLORA en una escena y con eso ya está dicho todo.

Y Andrew Davis dirige el cotarro. El director de El Fugitivo hace dos tipos de pelí­culas: “El Fugitivo” y “Mierda”. No me cabe en la cabeza cómo este tí­o, que dirigió uno de los primeros thrillers contemporáneos nominado a SIETE condenados Oscar, va y dirige porquerí­a como Reacción en Cadena o una de Andy Garcí­a que hace de gemelos (esta última acabarí­a con la carrera de cualquier director), pero cuando está en su salsa la pelí­cula es hasta visible. Los entrenamientos son un verdadero despiporre (la piscina congelada o el codazo en la boca para librarse de posibles rescatados histéricos son ideas excelentes). Las escenas de rescate están llevadas a cabo con la solvencia que se espera de un tí­o al que le dan un montón de dinero para meter olas y explosiones y sabe cómo utilizarlo.

 

“¡¡Hay que achicar agua!!”

Hay chicas pero están criminalmente infrautilizadas: Sela Ward, a la que no le basta con ser la exmujer del doctor House, intenta salvar el matrimonio con el bueno de tito Kevin, más enamorado de su trabajo y de sus neuras que de su esposa (¡se me olvidaba: +4!) y otra actriz, Melissa Sagemiller, que está ahí­ para que Kutcher la meta en caliente. Lamentable, patético, pajero de mierda machista y todo lo que queráis llamarme, pero ver cómo se la liga es increí­ble y absolutamente ilógico. Forman una pareja entrañable, dentro de los lí­mites de la novena dimensión en la que se desarrolla, obviamente, esa parte de la peli.

La V con la I con la D más la E más una O, una C, y L, U, B. Bingo. Peeero, podrí­a haber sido mucho peor.

LO MEJOR: Ashton Kutcher LLORA.

LO PEOR: ¿136 minutos? ¿En esto?

 


Andrew Davis | Ron L. Brinkerhoff | Kevin Costner, Ashton Kutcher, Sela Ward, Melissa Sagemiller, Clancy Brown, Omari Hardwick, Alex Daniels, Adam Peña, Joe Arquette | Stephen St. John | Thomas J. Nordberg, Dennis Virkler | Trevor Rabin | Maher Ahmad | Beau Flynn, Tripp Vinson | Armyan Bernstein, Zanne Devine, Charlie Lyons, Peter McGregor-Scott | Beacon Pictures, Contrafilm, A School Productions, Firm Films, Touchstone Pictures | Buena Vista International | 5 |
  • Pier

    Ya di mi punto de vista en la otra crí­tica asi q’ sólo decir q’ el 5 es muy bajo pa’ lo q’ realmente se merece, q’ es mí­nino un 6, por lo demás nada.

  • Vanessa Sanchez

    La vi esta tarde, y me parece una pelicula bastante predecible. Es una pelicula para pasar el rato, ya que tiene un buen ritmo y es entretenida. Tambien tiene una fotografia bastante buena, por tanto vale la pena verla. Sin embargo es tipica pelicula de grandeza americana, que a veces resulta bastante prepotente.

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast