Las Horas Perdidas

Buscar


Breves



Podcast



Tráilers


Críticas




INFILTRADOS

Escrita por: Rafa Martí­n | 27 octubre | 2:51 PM

Martin Scorsese | William Monahan | Leonardo DiCaprio, Matt Damon, Jack Nicholson, Mark Wahlberg, Martin Sheen, Ray Winstone, Vera Farmiga, Anthony Anderson, Alec Baldwin, Kevin Corrigan | | Thelma Schoonmaker | Howard Shore | Teresa Carriker-Thayer | Brad Grey, Graham King, Brad Pitt, Martin Scorsese | G. Mac Brown, Doug Davison, Kristin Hahn, Roy Lee, Gianni Nunnari | Warner Bros., Vertigo Entertainment, Initial Entertainment, Plan B. Entertainment, Media Asia Films | Warner Sogefilms


Nota de los lectores:
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 7.2/10 (5 votes cast)

5

Martin Scorsese se va a llevar por fin su puñetero Oscar. Y si no se lo da la Academia se lo voy a dar yo. Por esta pelí­cula. Cierto: Uno de los Nuestros es un poco mejor. Casino esta ahí­, ahí­, pero de toda la cinematografí­a reciente de Scorsese, The Departed (Los Difuntos, traducido al castellano. Me niego a llamarla Infiltrados por temor a confusión con Infiltrado, el primer cero en la historia de esta página) es su pelí­cula más cohesionada, y más directa; y además nos revela varias cosas : la primera, que Leonardo DiCaprio se ha hecho mayor. La segunda, que me he dado cuenta de que Jack Nicholson parece que siempre hace de Nicholson… pero no. La tercera es que si Mark Wahlberg no quiere regresar a su época de white boy rapper que haga más papeles como éste porque está sensacional. La cuarta es que Matt Damon merece estar donde está. Y la quinta es que, aun imperfecta como es esta pelí­cula, nos encontramos con el primer gran rival a batir en los Oscar, dado que Hijos de los Hombres no la está viendo ni Dios y eso me cabréa hasta lí­mites inenarrables.

Dado que no he visto el original, titulado Infernal Affairs ruego a todos los fanáticos de ese film que me disculpen ante lo que ellos puedan considerar una sobrada. Por lo que he leí­do, de todas maneras, las similitudes entre ambas pelí­culas terminan en la trama inicial: el agente de Policí­a Billy Costigan (Leonardo DiCaprio), la oveja negra en una familia de criminales de baja estofa, recibe como misión infiltrarse en la banda del mafioso Frank Costello (Jack Nicholson: lo que hace en esta pelí­cula difí­cilmente puede ser clasificado de alguna forma, pero podemos probar con “inhumano” o “inalcanzable para el resto de los mortales”). Sin embargo, y aparte de estar como una puta cabra, Costello evade todos los intentos de seguimiento y captura por el simple hecho de que tiene su as en la manga: Colin Sullivan (Matt Damon), su antiguo protegido y ahora detective que le pone al dí­a de todos los movimientos en su contra.

02091.gif

Lo de la cara no son restos del bocata de chorizo.

Como thriller, The Departed tiene algunos problemas de guión y una psiquiatra que funciona como vértice de un triángulo amoroso que no acaba de funcionar. Como drama de personajes, nuestros protagonistas se ven ligeramente atados por el género, que policiaco como es, se basa en la acción y el suspense. Pero como un conjunto es simplemente impresionante. El gran golpe de Scorsese es fundir estos dos elementos de forma que encajen a la perfección: la acción se encargará de terminar de aclararnos lo que los diálogos entre los personajes no nos terminan de explicar (los tres protagonistas son enormemente complejos, vaya por delante eso). Y el remate final consiste en esto: el film tiene no uno, ni dos, sino TRES protagonistas principales en UNA sola trama. Harto difí­cil y perfectamente conseguido.

Costigan lleva cargando una cruz familiar bastante importante, y el hecho de ser un infiltrado, llevando una doble vida y a riesgo de perder su identidad, comienza a causarle serios problemas en la cabeza. Sullivan es sobre el papel todo lo contrario, un super pavo lleno de confianza en si mismo que sin embargo, comienza a experimentar los sí­ntomas de la presión, pero esta vez en forma de impotencia sexual (entre otras cosas). Ambos giran en torno a Costello, que es un personaje realmente antológico. En la primera escena del film, el mafioso confiesa no dejarse afectar por el entorno. Quien quiere afectar al entorno es él. A lo largo del film, vemos a un hombre sin consideraciones ni ataduras morales: va a su propio cine porno con una enorme polla de goma entre las piernas, luego se va a la Opera y termina la noche jugando a lanzar puñados enteros de cocaina a dos de sus amantes. ¿Por qué? Porque PUEDE. Con estos tres personajes, el film se basta y se sobra. Hay espléndidos secundarios (Alec Baldwin, Martin Sheen, y sobre todo, Mark Wahlberg, dando vida a un policí­a que mala hostia le sobra por todos lados) pero al final es un  juego entre ellos tres. Nada más y nada menos.

02092.gif

El tito Matt apuntanto al blanco.

Dejando a un lado a Nicholson, del que no hace falta explicar nada más; DiCaprio es casi el otro gran protagonista de film, principalmente por ser el más cercano. Es débil, es constante, está muy cansado y a punto de explotar por la tensión. Es parecido al actor que es DiCaprio, pero en esta ocasión y bajo la tutela del director, por primera vez es capaz de levantar el film sobre sus hombros (casi lo consigue en El Aviador). No es que sea realmente impresionante verle actuar (le falta un poco de carisma y personalidad) pero lo intenta con todas sus fuerzas y se mete realmente en el personaje y lo hace muy bien (de hecho, es capaz de mostrar un montón de emociones distintas de forma realmente creí­ble). En cuanto a Matt Damon, este muchacho ha sido bendecido con un don inapreciable: es capaz de hacer como nadie el papel de “niño bueno cabronazo”. El mejor ejemplo lo tenemos en El Talento de Mr. Ripley y en esta ocasión lo vuelve a clavar. Siendo el cabrón sin escrúpulos que es en el film, no me acaba de entrar en la cabeza cómo es posible que siga cayendo bien.

Con todos estos elementos, a los que sumamos un par de escenas de suspense muy conseguidas (a destacar el primer intercambio con una banda de mafiosos chinos, ocasión que aprovecha Costello para hacer un elogio patriota y terminar con una de las mejores frases escuchadas en la memoria reciente) el empujón final lo da el gran Martin Scorsese. Boston se convierte en un personaje más en la historia. Si bien no es el recorrido histórico que Scorsese hace de otras ciudades (como Las Vegas en Casino, por ejemplo), el director por lo menos se molesta en explicarnos el ascenso de las bandas mafiosas en medio de una población principalmente de clase trabajadora y destrozada por las polí­ticas económicas de los años 80 en Estados Unidos. La cámara del maestro vuela como un pájaro (o como un buitre, para ser más precisos) y emplea flashbacks, situaciones in media res, voz en off y virguerí­as similares con un (atención sr. Tarantino, esta va para usted) PROPÓSITO. Simplemente, dar variedad a la narración. No es que el guión de William Monahan se malo (más bien al contrario: el estilo es uno de los puntos fuertes de las conversaciones), pero sí­ que podrí­a hacerse repetitivo y difí­cil de seguir. Con Scorsese (y esta va para quien demonios quiera que haya escrito el guión de Alatriste, porque no me creo que sea Diaz Yanes) todo funciona como la seda.

Ah, y la violencia… bien, en esta ocasión está mucho más dispersa a lo largo del film (todos echamos de menos los montajes musicales de Layla o House of The Rising Sun, con cadáveres por todas partes, ¿que no?, pero eso no quita para que no sea igual de burro y eficaz, en especial durante los últimos veinte minutos, donde los personajes se dedican a pintar las paredes de color gris cerebro (esto es de El Ultimo Gran Héroe, no he podido evitarlo).

02093.gif

Jack Nicholson, que, como siempre, acojona con mirarte.

Y por encima de ello, The Departed vuelve a ser, sobre todo, una gran tragedia norteamericana, un film cuyos personajes se hacen reconocibles e impactan en el espectador, una pelí­cula sólida con algunos defectos de muy difí­cil solución, y bastante tiene con mantener un perfecto equilibrio entre el policiaco y el drama. Y sobre todo es otra prueba de fuerza de Martin Scorsese: es menos director de circo que en otras ocasiones, pero solo hay que echar un vistazo a momentos determinados del film, con Costello renegando de Dios, con DiCaprio haciendo las paces consigo mismo, colgando a la vista una fotografí­a que Matt Damon ha intentado ocultar por vergüenza y miedo, con Damon contemplando cómo se desmorona la fachada de supermachote que se ha creado con tanto mimo. Mirad de cerca. Es él. Martin Scorsese. El gran cronista de la identidad americana.

LO MEJOR:

- DiCaprio. Damon. NICHOLSON. SCORSESE. Los últimos veinte minutos (agarraos a la butaca). Y habrí­a que hacer una peli solo con el personaje de Wahlberg, el detective Dignam. Realmente acojonante.

LO PEOR:

- Vera Farmiga, en el papel de psiquiatra, no lo hace mal, pero no interviene demasiado en la trama y su personaje solo distrae la atención. Deberé ver la peli de nuevo, porque hay un par de giros que no me quedan demasiado claros.


Tags: , , , , , , , , , ,


Articulos Relacionados:


  • Diego

    Una pedazo de pelí­cula.

    Al igual que con “Uno de los Nuestros” se te quitan las ganas de ser mafioso.

    Ciertamente me quedo con ganas de un spin off del personaje de Wahlberg (aunque sea un corto).

  • juan+

    No es decepcionante para nada!! es una pedazo de pelí­cula!! la locura de Jack es la reostia! y los últimos 20 minutos, como dice Rafa, son la puta polla!!! impresionante, Martin es un Dios! sabe meter escenas buenisimas e inolvidables (algo que hace en todas sus pelis, joder, si hasta en el aviador estaba la gran escena de cuando se estrella Leonardo y sale ardiendo! brutal!)

  • nek

    la vi el fin de semana y que decir, me ha decepcionado un poco ya que la considero una buena pelicula pero nada mas, no se puede comparar con uno de los nuestros y menos con casino.

  • enequix

    Bien dirigida, bien interpretada… buena pelí­cula.
    Por cierto, alguien ha comentado que es un remake? Que estan ignorando completamente al autor original? Que no se merece ningún premio que le hayan dado? (weno, esto último solo lo pensamos pocos…)

  • Pier

    Casi una obra maestra una del as 5 mejores pelas del 2006 bajo mi punto de vista y q’ bien q’ sirva para q’ empiezen a mirar con + respeto al camino a ser Tito Walhberg.