Críticas

SAW III

No sé vosotros, pero soy un adicto a comer palomitas en el cine. Debo decir que tengo un problema que me impide respirar bien por la nariz, pero he desarrollado mi técnica hasta comer de una forma relativamente poco molesta. Es un tema realmente inane, lo se, pero el caso es que para mí­ palomitas y cine es algo sagrado, y el lí­mite que separa al espectador tradicional de la nueva audiencia que si por ella fuera, se comerí­a un cochinillo con patatas en mitad de la sala.

Saw III me ha jodido esa experiencia. Por completo. Era de esperar, pero era lo que me temí­a: es la misma puñetera historia de siempre, con unos personajes tan desarrollados como se podí­a esperar de un guión escrito en menos de una semana. Sin embargo, en todas las secuelas las apuestas suben. Lo que sube aquí­ es el caudal de litros de sangre por minuto, porque lo que es en tensión, suspense, ni el pijo. Y puedo decir que estoy insensibilizado a ciertas cosas, pero Saw III o la también reciente Las Colinas Tienen Ojos son casos que me dan que pensar: o me estoy haciendo realmente viejo, o soy un moñas, o simplemente, la juventud de hoy en dí­a está dispuesta a asumir como perfectamente normal que a una chica le estalle la caja torácica, o que un pavo sin mandí­bula inferior comienze a mamar del pecho de una joven madre, y todo ello sin el sentido de la coña de las clásicas sagas ochenteras de Freddy Krueger o Viernes 13.

0195_1_.gif

“No uso Calvisán porque no me sale de los huevos.”

Antes de nada: misma historia de siempre. El malvado Puzzle vuelve a embarcarse en un juego asesino en el que está implicado un tal Jeff (Angus Macfayden) mientras su malvada ayudante Amanda intenta continuar su legado y bla, bla, bla…Realmente, me importó bastante poco lo que es el argumento del film (recordemos: guión – menos de 7 dí­as), y me centré en lo que realmente es la chicha de este tipo de pelí­culas: trampas, muerte y sadismo. En la primera escena vemos como un pobre desgraciado tiene que arrancarse las cadenas que se encuentran enganchadas, entre otras partes de su cuerpo, a los tendones de Aquiles, lo que da una idea de que vamos a ir serviditos el resto del metraje. Abandoné el cubo de palomitas en ese momento y durante el resto del film, me dediqué a lanzarle esporádicas miradas, no ya como cubo, sino como váter en potencia. Si nos centramos en este aspecto, Saw III es la mejor de la saga. No es sólo asquerosa. Es cruel. Es un avance, para quien quiera verlo así­.

Se podrí­a agradecer que se intente mantener cierta continuidad entre las diversas pelí­culas de una misma saga, pero a estas alturas casi parece una excusa para pasar con lo justo. No es cuestión de que la gente quiera ver Saw III, u Hostel 2. Simplemente, siguen acudiendo año tras año a ver las secuelas porque necesitan emociones fuertes y saben que estas nuevas entregas les van a dar lo que piden, lo que no me parece mal. Pero el caso es que estos no son films de terror, son films de asco y cada vez el asco me resulta más fácil de ver rondando por las salas, y más difí­cil de aguantar. Seguro: las pelí­culas de este tipo han existido siempre, pero Saw se distingue de todas ellas porque se lo toma realmente en serio.

0195_2_.gif

Si no llena los calzoncillos de mierda en 5 minutos, la cadena le arrancará la cabeza y dos ratas de alcantarilla le morderán los pezones.

Tobin Bell es un buen malo, eso sí­. Quizás sea lo mejor de todo. Ver como este tí­o ha salido de las profundidades y se ha hecho un hueco en la memoria cinematográfica (a corto plazo, eso sí­, pero para los que le echéis de menos, fijaos en la primera secuencia de En La Lí­nea de Fuego y a lo largo La Tapadera). Angus MacFayden o Dina Meyer están, simplemente, ahí­. Y otra de las recuperadas del cine cutre de los 80, Shawnee Smith (The Blob), vuelve como Amanda, la histérica de turno, secuaz-amante de Jigsaw y metepatas consumada en esta nueva secuela, que se permite el lujo de dar la vuelta a algunas de las reglas establecidas en las dos primeras entregas pero que vuelve a meternos ese final de otro planeta sabiendo que si no has mantenido la lógica a lo largo de todo el metraje, evidentemente a nadie le va a importar lo que hagas en los últimos cinco minutos.

Y que nadie se engañe por la sensación de conclusión que ofrece esta entrega. Hay previsto un Saw IV, que volverá a dar los beneficios suficientes para producir una quinta parte. Sin embargo, yo espero no estar ahí­ para verlo. Me gustan demasiado las palomitas como para ir comiéndomelas en mitad de un matadero.

LO MEJOR:

Va sobre seguro y no es lo que se dice un giro espectacular sobre las anteriores entregas. ¿Te gusta? Toda tuya. ¿Te disgusta? Pues a ver El Resplandor, que para eso está.

LO PEOR:

Es una chorrada así­ de gorda.


Darren Lynn Bousman | Darren Lynn Bousman, Leigh Whannell | Tobin Bell, Shawnee Smith, Angus Macfayden, Bahar Soomekh, Donnie Wahlberg, Dina Meyer, Mpho Koaho, Barry Flatman, Lyriq Bent, J. LaRose | Daid A. Armstrong | Kevin Greutert | Charlie Clouser | Anthony A. Ianni | Mark Burg, Oren Koules | Peter Block, Stacey Testro, James Wan, Leigh Whannell | Lions Gate Films, Twisted Pictures | DeAPlaneta | 4 |
  • http://mipolla nometoqueselsadismo

    hijos de puta

  • juan+

    Esta pelí­cula merece un puto 0 por tramposa, como la anterior entrega, por mala y por quedarse con sus fans. Con esto último quiero decir que me revienta que haya personas tan estúpidas como para decirme que es un peliculón y que cuando fueron al cine, les gustó mucho más por que el público la aplaudió al finalizar. Oir eso joder muchisimo, mas que nada por que no se lo merece, las personas que siguen este tipo de mierda y se atreven a aplaudirlas son aquellas que no tienen ni puta idea de cine y de lo que es hacer una buena pelí­cula de terror, suspense o lo que sea. Son personas que lo único que le gusta ver son escenas sangrientas sin ningún sentido y con un final sorpresa. Sobre las escenas sangrientas hay que decir que son todas una mierda (solo hay que poner como ejemplo la escena de los cochinos triturados para ahogar a un tio, penoso…)ya que solo te meten un cacharro que nadie sabe lo que es ni cómo cojones dos personas (una exdrogata y un tio con un cáncer terminal medio muerto) han podido fabricar esa mierda. Después está lo de la “cámara giratoria” que en la primera funcionaba porque no se daba muchas veces y era como algo “nuevo” en el género, pero es que ya cansa y a mi eso me produjo aburrimiento. Lo otro es que meten sangre, sea como sea, mete sangre y claro también está la ví­ctima que, aunque cada uno sea de una tipologí­a distinta, cumplen con creces un patrón, el de gritar e intentar salir de la… prueba de forma fallida, algo que es totalmente previsible. Ahora señalaré la parte que más me reventó y hablo del final, que eso si que era una mierda. Me tocó los huevos totalmente que emparejaran a un tio amargado por que perdió a su hijo y a la doctora de 50 años menos que el supuesto marido. Alguien se tragó eso? si esa pareja era la menos imaginable del mundo!. Seguramente por ese motivo los emparejaron, pero era asqueroso ver lo tramposa que era con eso, te mostraba a la gilipollas de crash con un tio, preparándose para ir al trabajo por un lado y al marido en su casa amargado, pensando en su hijo y discriminando a su otra hija por otro lado. En resumen, no esta mal que se hagan pelí­culas como esta, pero deberí­an de esforzarse algo mas para que por lo menos la historia sea algo mas creible y no vaya siempre de lo mismo, por que cansa (seguramente las cifras recaudadas con cada entrega demuestre que no llevo la razón, pero si observais, cada vez la cosa va disminuyendo y obteniendo menos resultados). Pero venga, vamos, alabar SAW, comer siempre la misma tarta, que algún dí­a os empalagareis y vereis que lo que digo es la verdad… Saludos.

Críticas

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

it-payaso-pennywise

It

Futuras promesas. Terror ya visto.

veronica

La madurez del terror español.

Twitter

Podcast