Críticas

BORAT

Después de todo el bombo que se le ha dado, de una excelente campaña por Internet y del rotundo éxito de taquilla, crí­tica y público que ha tenido en USA, debo admitir que tení­a muchas ganas de ver esta peli. Me esperaba algo original y muy divertido y en cierto modo es así­. Pero también es verdad que a mi entender la crí­tica se ha corrido en exceso con una pelí­cula que si la hubiesen firmado gente como los hermanos Farrelly o Santiago Segura hubiese recibido palos por todos lados.

Con ello no quiero decir que Borat no sea divertida, desde luego que hace gracia, al menos a mí­ me la hace, que tengo una sensibilidad considerable al humor de sal gorda y se hace en condiciones y en este caso es así­. ¿Por qué? Porque el simple hecho de hacer la peli a modo de falso documental permite que los gags sean mucho más espontáneos, frescos y divertidos ya que el guión no va mucho más allá de la gamberrada inicial, a partir de ahí­ tanto la reacción de la gente que sale en la peli (salvo unos pocos actores) como las conversaciones en que derivan esas estupideces son totalmente improvisadas.

Se nota que hay realidad (y que miedo me da) en esa reunión de forofos exaltados de cristo que corren y chillan por un centro de convenciones, lo mismo con los tres tarugos universitarios de la autocaravana o con la familia que invita a cenar a nuestro prota a su casa. En cambio, los actores, aunque pocos, también se nota que lo son, pero son necesarios para crear al propio personaje y dar viabilidad a alguna de las chorradas del mismo.

Hay algunos momentos que realmente dan fe del ciertos aspectos de la sociedad americana que dan bastante canguelo, como la citada reunión de fanáticos religiosos, los universitarios machistas, la charla con el abuelete vaquero ultrafacha, el cómo nadie se niega a venderle un coche o un arma con todas las sandeces que suelta hasta que insolvente, o la condescendencia e ignorancia con la que la familia que le invita a cenar le trata al principio en plan “pobre hombre tercermundista” (hasta que se pasa de la raya).

02111.gif

Borat en Kazajstán.

Pero eso sólo es una parte de la pelí­cula, muchas otras simplemente son actos de provocación pura y dura, a ver hasta donde aguanta la gente y cómo ésta reacciona a la imagen, totalmente exagerada y extrema que este tipo da de la gente de kazajstán. Que una cosa es que en ese paí­s las cosas estén de culo y otra que no sepan diferenciar un váter de un lavabo, que se pongan a cagar en un jardí­n o que un violador campe a sus anchas por su pueblo como uno más. Son cosas que evidentemente tampoco hay que tomárselas a la tremenda, pero se entiende perfectamente que no todo el mundo se parta de risa con ellas. A mí­, estas partes me hacen gracia según en qué casos, son como ver una de las primeras pelis de los Farrelly pero a lo bestia, cuando funcionan genial (la historia del puño de goma y la comprensión de su significado) y cuando se repiten o son cosas ya vistas, pues no tanta (la torpeza en el anticuario al más puro estilo Pepe Viyuela o lo de la gallina en el metro). Aunque de esta parte también sale el mejor momento de la peli, que es cuando se produce la impagable pelea entre Borat y su productor por el “mal uso” de una revista a lo largo de un hotel. Lo más zafio y grotesco que he visto en un cine (aún no he visto alguna de esas escenas de Pasolini con un eunuco zampando truños, y sinceramente paso), pero sólo por eso merece la pena ver la peli.

02112.gif

Borat recorre los EEUIA con su productor.

Es una pelí­cula que creo que se ha sobrevalorado de una forma tremenda, seguramente por el formato elegido para hacerla, que hace que la provocación y los gags sean mucho más eficaces al ser sus ví­ctimas gente de la calle que no se espera por dónde le va a salir el personaje. Y además ese halo “alternativo” del falso documental provoca erecciones a muchos culturetas. Pero tampoco se le puede quitar el mérito de lograr lo que pretende y de no abusar en su duración. Hora y media escasa donde uno se rí­e casi de forma continua.


Larry Charles | Sacha Baron Cohen, Anthony Hines, Peter Baynham, Dan Mazer | Sacha Baron Cohen, Ken Davitian, Luenell, Bob Barr, Pamela Anderson | Luke Geissbuhler, Anthony Hardwick | Craig Alpert, Peter Teschner, James Thomas | Erran Baron Cohen | David Maturana | Sacha Baron Cohen, Jay Roach | Monica Levinson, Dan Mazer | Dune Entertainment, Everyman Pictures, Four By Two, Gold/Miller Productions, Major Studio Partners, One América | Hispano Foxfilm | 6 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast