Críticas

DIARIO DE UN ESCÁNDALO

Precedida de la aclamación por parte de crí­ticos hacia las interpretaciones de Judi Dench y Cate Blanchett, de sus respectivas candidaturas al Oscar, que no llegaron a convertirse en premio, y de su excelente recepción en el Festival de Berlí­n, donde no optaba a concurso, nos llega por fin Diario de un Escándalo, cinta dirigida por Richard Eyre cuyo guión firmado por Patrick Marber (responsable de la obra Closer) se basa en la novela escrita por Zoe Heller que se inspira en un suceso real ocurrido en la década de los noventa. Eyre dirige a dos de las mejores actrices del momento, la británica Judi Dench, a quien habí­a dirigido en Iris, el filme sobre la escritora Iris Murdoch, y la australiana Cate Blanchett.

diario-de-un-escandalo-1.jpg
Menudo par de actrices.

En un tí­pico instituto británico una solitaria profesora de Historia, Barbara Covett (Judi Dench) es testigo de la llegada de la nueva profesora de Arte, Sheba Hart (Cate Blanchett) que resulta ser todo lo contrario a ella, es joven, guapa, frágil… está casada y tiene dos hijos, aunque no haya en aparencia nada que las pueda unir se inicia entre ellas una amistad, pero una buena noche Barbara descubrirá que Sheba mantiene relaciones sexuales con uno de sus alumnos. A cambio de no delatarla Barbara manipulará a su antojo a Sheba, un simple descuido puede desatar el escándalo.

diario-de-un-escandalo-2.jpg
¡Uy, uy, uy, uy, uy!

Sin duda alguna Diario de un Escándalo tiene un gran aliciente y es el trabajo de sus dos protagonistas, por un lado tenemos a Judi Dench, que se mete en la piel de una mujer solitaria que atraí­da por la que se convierte en su nueva compañera de trabajo le ofrece su amistad pero a cambio de un precio muy alto, la intepretación de Dench es de las que pone los pelos de punta, te da miedo la primera vez que aparece en pantalla, por momentos te da pena de su situación y al minuto te dan ganas de estrangularla porque es un auténtico bicho, desde la señora Danvers, la siniestra ama de llaves que Alfred Hitchcock nos présentó en Rebeca, no he visto  una dominatrix igual. La Dench está en auténtico estado de gracia y es difí­cil estar a su altura pero Cate Blanchett lo está, la australiana interpreta a una mujer joven, cuyo marido le dobla la edad y madre de dos hijos, una adolescente y un niño con Sí­ndrome de Down, ella se esfuerza en ser la esposa perfecta, la madre ejemplar, una profesora competente, sin cometer fallos en su vida, pero está igual de sola que su nueva amiga, es una mujer manipulable, un alumno intenta seducirla y ella no hace nada por impedirlo sin pensar en las consecuencias que ello podrí­a tener, y cuando su amiga descubre la verdad la chantajea, hace de ella una marioneta a cambio de no denunciarla, cuando Sheba explota la Blanchett se convierte en una auténtica fiera, no se pierdan la escena en la que ella descubre cuáles han sido las intenciones de su llamada amiga. Ver a estas dos actrices es una auténtica gozada y la quí­mica que hay entre ambas es muy buena. Tampoco desmerecen los trabajos de Bill Nighy como el marido de Sheba y del joven Andrew Simpson como el alumno seductor. Richard Eyre, reputado director teatral dirige a los actores con pulso firme, y dota al filme de un ritmo narrativo que a veces te recuerda a las mejores muestras del cine de suspense, apoyándose en un buen guión escrito por el dramaturgo Patrick Marber, autor de la obra de teatro Closer, aunque en algunos momentos baja, a este buen ritmo contribuye su duración, poco más de hora y media, algo que se agradece en tiempos en los que un thriller te dura más de dos horas por regla general. Eso sí­ la música de Philip Glass omnipresente en todo el metraje me parece de lo más repetitiva y me resulta muy pero que muy parecida al score de Las Horas también firmado por el mismo compositor y tantas otras.

diario-de-un-escandalo-3.jpg
“¡Vas a hacer lo que yo diga!”

Una recomendación, procurad verla en versión original, el doblaje de Cate Blanchett no le hace nada de justicia a su interpretación. Y una reflexión para el final, de no ser por Judi Dench y Cate Blanchett, Diario de un Escándalo podrí­a ser carne de TV Movie, me la imagino perfectamente protagonizada por dos de las habituales de estas producciones, por un lado Patty Duke, ganadora del Oscar por El Milagro de Sullivan y anclada desde hace décadas en los papeles de madre coraje, y por el otro Jennie Garth, la rubia de Sensación de Vivir, evidentemente el resultado no será el mismo.

LO MEJOR: Las portentosas interpretaciones de Judi Dench y Cate Blanchett y el ritmo que Richard Eyre ha dado a la cinta, a ello contribuye también su duración ¡97 minutos!.

LO PEOR: La omnipresente música de Philip Glass, parecidí­sima a otras tantas bandas sonoras firmadas por el mismo autor, y pensar que de no estar el filme protagonizado por Judi Dench y Cate Blanchett serí­a carne de telefilme de sobremesa.


Richard Eyre | Patrick Marber, basándose en la novela de Zoe Heller | Judi Dench, Cate Blanchett, Bill Nighy, Andrew Simpson, Tom Georgeson, Michael Maloney, Juno Temple, Max Lewis, Philip Davis, Wendy Nottingham. Stephen Kennedy, Derbhle Crotty | Chris Menges | John Bloom, Antonia Van Drimmelen | Philip Glass | Grant Armstrong, Hannah Moseley, Mark Ragget | Robert Fox, Andrew Macdonald, Allon Reich, Scott Rudin | Redmon Morris | BBC Films, DNA Films, Scott Rudin Productions, UK Film Council | 20th. Century Fox | 30-3-2.007 | 7 |

Mary Carmen Rodrí­guez

Soy iconódula y oscarnallóloga.

  • http://www.alfayomega.com.pe Fernando Ruiz Cabral

    PARA ALBERTO: No he dicho que es un requisito ser director de teatro para ser director de cine; he dicho que a veces pienso que deberia serlo porque la experiencia previa de teatro te ayuda a dirigir cine evitandote el riesgo de los sonados fracasos económicos por la falta de mano y experiencia del director (costos de producción entre montar una obra teatral y hacer una pelí­cula; cuestión de números, ¿obvio, no?), asi que para que sea un despropósito lo que digo, tendrí­a que haberlo dicho como AFIRMACIÓN IMPERATIVA, cuando lo que digo es una simple PROPUESTA en contexto de OPINIÓN que para eso está ésta página.

    En segundo lugar, en mi segunda opinión (redunda la palabra “segundo”, jajajaja), yo mismo aclaro que no es obligatorio ser director de teatro para ser un gran director de cine, así­ que no haces mas que reforzar lo que yo ya habia dicho, pero lo mencionas como si no lo hubiera manifestado.

    Y por último (no dire “en tercer lugar” porque ya seria demasiado obvio), lo de la importancia del teatro (Y no solo para directores, sino tambien para los actores del celuloide), no lo digo yo, sino mucha gente que han hecho historia en el cine; no citaré nombres, porque ya lo hice con algunos más arriba y no engrosaré la lista, porque no leiste bien mi mensaje y para que te animes a leer más en serio historia de cine y las biografias de quienes la hicieron.

    No te equivoques conmigo, yo soy un simple aficionado, pero los datos que te doy estan al alcance de cualquiera.

    Atentamente. Fern

  • Alberto

    El director de cine tiene similitudes con el de teatro, pero de ahí­ ha decir que es un requisito hay un mundo y mucho despropósito. En primer lugar por que ser buen director de teatro no asegura ser un buen director de cine.

  • http://www.alfayomega.com.pe Fernando Ruiz Cabral

    Amigo Willard, el director de cine y el director de teatro tienen en comun que son directores; las cámaras, los equipos de sonido, de fotografí­a y de efectos especiales no dan una diferencia tajante y terminante. Ambos tipos de director (De cine y de teatro, claro), dirigen actores (para empezar); ambos tienen que manejar criterios de movimiento escenico (escenario no es solo lo que vemos en el teatro, sino tambien el espacio que hay delante de la cámara, aunque en el caso del cine se le llama plató), vestuario, maquillaje, utileria, dramaturgia, etc. Muchos directores célebres han sido antes o a intervalos de su carrera como directores de cine, directores de teatro: Francis Ford Coppola, Richard Attenborough, Lawrence Olivier, Sam Mendes y un largo etc.

    Claro que no es obligatorio que antes tengas que hacer dirección de teatro para ser un gran director de cine, si a eso te refieres; pero te aseguro que ayudaria muchí­simo y evitaria enormes gastos y perdidas de tiempo y dinero. El teatro es la base del cine.

    Atentamente: Fern

  • Serpico

    No, desde luego no es guapa pero si tiene cierto atractivo.

  • Caracol

    Que Cate Blanchet no es guapa??

  • http://lashorasperdidas Lumiere

    A ver si voy a verla este finde que tenia ganas,porque Blanchett me encanta…ademas esta tia tiene algo que la hace realmente atractiva sin ser guapa.

  • fedañsdñfñsaqsñºº

    q sí­, listo, q lo del cartel se ha dicho ya hasta la náusea, joder. la peli está muy bien,y que buena está cate blanchett

  • http://www.menosesmasdelomismo.blogspot.com SickBoy

    Vaya, de nuevo podemos observar un plagio en el cartel…¿No os recuerda liegeramente al póster de “Hable con ella”? Y es todaví­a más parecido a la portada del disco “Duets” de Barbra Streisand. Busquen, busquen por Google y juzguen…

  • Willard

    ¿¿¿Para dirigir cine haber dirigido teatro antes…???
    Para dirigir bien cine: talento y practica…el teatro y el cine no tienen absolutamente nada que ver a nivel de dirección, en todo caso al actor si que le vendrá bien, pues no dista tanto( aun siendo diferentes en bastantes cosas, ritmo, caracterización, gestualidad, dicción…)
    Por cierto que veré esta pelí­cula, pero por sus actrices, el argumento…mas sobao que la Paris Hilton!!

  • http://www.alfayomega.com.pe Fernando Ruiz Cabral

    Me gusta el trabajo de estas dos señoras; ya estoy ansioso de ver la cinta. Por cierto, ya que se ha hablado de la capacidad de trabajo del director de esta cinata, Richard Eyre y tanto se ha mencionado en diversas crí­ticas de esta página sobre el pobre trabajo de dirección en varias pelí­culas, pienso a veces que un requisito para que se pueda dirigir cine, es haber dirigido antes teatro por un buen tiempo; eso darí­a mas garantí­a a la hora de ponerse detras de cámara. Atentamente: Fern

Críticas

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

Twitter

Podcast