Críticas

ADIÓS PEQUEÑA ADIÓS

Adiós Pequeña Adiós es una adaptación de la novela del mismo nombre escrita por Dennis Lehane (escritor de novela negra y frecuente asiduo de la pequeña pantalla, como atestiguan sus episodios para la serie de la HBO The Wire). Encuadrada en el sur de Boston, es la historia de dos detectives de medio pelo (Casey Affleck y Michelle Monaghan), compañeros profesionales y sentimentales, que buscan a una niña desaparecida, hija de un auténtico ascazo de madre, financiados por los familiares cercanos de la pequeña. Es difí­cil no establecer paralelismos con Mystic River, más allá de la coincidencia del lugar (Boston), la temática (un secuestro relacionado con el pasado) y el examen de una comunidad formada en su mayorí­a por orgullosos miembros de la clase trabajadora, a los que hay que añadir una buena ración de gángsters y cocainómanos; pero también existe cierta hermandad de espí­ritu (ambos films son tremendamente melancólicos y deliberadamente lentos).

A todo ésto hay que añadir que se trata de la ópera prima de Ben Affleck y, sinceramente, no está mal, pero a lo largo del film nos empezamos a dar cuenta de que los méritos de la pelí­cula se deben más al excelente material que a la labor de Affleck tras la cámara, que tiene sus virtudes a la hora de dejar que la historia evolucione de una forma natural, pero que es absolutamente incapaz de narrar una secuencia de acción, o crear cierto ambiente de misterio y suspense. Además, otro tema espinoso es que no nos encontramos ante un film de género puro y duro: Adiós Pequeña Adiós es una historia bastante pedestre que apunta, sin embargo, momentos bastante poéticos, algo que Eastwood logró captar a la perfección en su film y que, en este caso, a Affleck se le escapan de las manos.

gone1.jpg

Pero al César lo que es del César: este chaval ha crecido en esos barrios, junto a Matt Damon (al que se le dan las gracias en los créditos finales…junto a Jerry Bruckheimer), y el sentido de comunidad es algo que ha plasmado a la perfección. La primera mitad del film es un repaso en profundidad de los mecanismos que mueven la vida cotidiana en el vecindario, desde el mecánico hasta el mafioso, pasando por todos los estamentos relacionados con la ley (desde los detectives hasta las más altas instancias de la policí­a). Vemos esto con agrado: no parece gratuito y está rodado desde el cariño –y también desde la distancia–. Hay cierta sensación de que lo que vemos es auténtico: Adios Pequeña Adios es una producción sólida y cuidada que rehuye ser un documental, lo que unido a interpretaciones descarnadas como las de la excelente Amy Ryan (dando vida a la madre de la pequeña) contribuyen a que, de primeras, nos metamos de lleno en la historia. Que es justo cuando empiezan los problemas.

Porque Adiós Pequeña Adiós es un cuento moral. Al final. Éso es lo que nos dicen sus últimos quince minutos que son realmente extraordinarios pero que habida cuenta de lo que hemos visto antes, parecen completamente inmerecidos. A Affleck le cuesta pasar de la historia policí­aca al drama de personajes, y esto es, en parte, porque la mitad de los que aparecen en este film no aportan absolutamente nada. En particular, Michelle Monaghan está especialmente desaprovechada: no es nada más que una especie de contrapunto que sirve para que la audiencia entienda si las decisiones de nuestro héroe fallido, Patrick Kenzie, son “moralmente buenas” o “moralmente malas”. Al margen de un Ed Harris que aparece encantado de volver a interpretar a tipos duros y conflictivos como sólo él sabe hacerlo y se deja de mariconadas como Pollock, ni John Ashton ni Morgan Freeman tienen peso suficiente como para influir en una historia en la que personajes aparentemente relevantes como el de Amy Madigan desaparecen pasados unos cuantos minutos y de ellos nunca se vuelve a saber.

02654.jpg

Es una historia que además es enrevesada, complicada y al margen de los tí­picos flashbacks de los cojones, su director no tiene ni la más remota idea de como enlazar los elementos que la componen. Al cabo de sesenta  minutos, parece que llevamos metidos en la sala dos dí­as, escuchando nombres que se supone deberí­an recordarnos un rostro. Un par de secuencias de acción no logran despertarnos y mira que el film tiene el grado exacto de violencia adulta, acorde con su tono. Si hay algo que no se puede reprochar a Adios Pequeña Adios es que es seria, formal y va destinada a la audiencia con ganas de que se le muestre un tema conflictivo. Cuando llega la hora, Affleck no se jiña.

Pero son sus últimos 15 minutos, insisto, los que ganan al público (y a la crí­tica, parece ser). Se trata de una escena sencilla y de una decisión que Kenzie, y sólo Kenzie, puede tomar, viendo como esa niña desaparecida se ha convertido en una obesión en su cabeza. No es fácil (ninguna de esta í­ndole lo es, como podréis ver) y su conclusión es, con dos cojones, lo más anticomercial que se puede imaginar uno. Dejando a un lado que Affleck tiene coraje (es ésto y no su habilidad lo que me hace ver la peli con mucho aprecio), la verdad es que no hemos llegado a conocer tanto a Kenzie como para que nos importe cómo le van a afectar las consecuencias de su elección. No es que Casey Affleck lo haga mal: tiene la ventaja de que es al igual que su hermano, un hijo del barrio, y se mueve sin esfuerzo mientras nos presenta los ambientes macarras a los que una vez perteneció. Pero quizás es demasiado joven y demasiado inocente en nuestros ojos como para que comprendamos y simpaticemos con su comportamiento.

Pero es muy decente. Es una de estas pelis a las que los crí­ticos les encanta llamar “fallida” sólo porque no termina de estar a la altura de sus pretensiones. Bien, en ese caso, sí­ que lo es. Pero es un film sólido. Por desgracia, también es aburrido, desconectado, un poco incoherente y sin ese peso especí­fico del que gozan otros dramas policí­acos. Pero es un excelente punto de partida para seguir creciendo. Pelí­cula menor y creo que podrá gustar a aquellos a los que les molen ese tipo de pelis pequeñas. Y valientes.

PD: En unos momentos…. Stardust.


Ben Affleck | Ben Affleck y Aaron Stoppard, basados en la novela homónima de Dennis Lehane | Casey Affleck, Michelle Monaghan, Ed Harris, Amy Madigan, Amy Ryan, John Ashton, Morgan Freeman | John Toll | William Goldenberg | Harry Gregson-Williams | Chris Cornwell | Ben Affleck, Sean Bailey, Chay Carter, Alan Ladd Jr. | David Crockett | Miramax Films | 7 |
  • http://www.nochedecine.com JoeHickey

    Solo discrepo con rafa en la actuación de el hermano de Ben Affleck. A mi me llego, y si que me dio la impresion de que estaba atormentado.

Críticas

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

Twitter

Podcast