Críticas

ELIZABETH: LA EDAD DE ORO

En el año 1998 el realizador de origen pakistaní­ Shekhar Kapur estrenaba Elizabeth una nueva aproximación a la figura de Isabel I de Inglaterra, una cinta que gozó de gran éxito de público y de crí­tica, a esto último contribuyó el trabajo de su actriz protagonista, la aún desconocida Cate Blanchett. Kapur concibió la vida de la soberana inglesa como una trilogí­a, en una primera contarí­a su llegada al trono, en una segunda su época de esplendor y en una tercera, sus últimos años en el poder. El fracaso que ha tenido Elizabeth: La Edad de Oro hace pensar que la posibilidad de rodar una tercera entrega es ahora muy remota.

elizabeth-la-edad-de-oro-critica-1.jpg
“¿Una tercera?”

La acción se traslada al año 1585, Felipe II es el hombre más poderoso de La Tierra y se presenta como un fanático capaz de declarar la Guerra Santa a todos aquellos que no profesen la religión católica, evidentemente, acabar con su antigua cuñada la reina Isabel I de Inglaterra es su principal objetivo. En Inglaterra contará con una serie de aliados encabezados por Marí­a Estuardo, reina de Escocia y prima de Isabel, que es posteriormente condenada a muerte por un delito de traición, por cierto menudo modelito de megazorrón que llevaba la muchacha el dí­a de su ejecución.

Con las conspiraciones palaciegas de fondo, en la vida de Isabel I, la primera drag queen de la Historia, aparece un chulazo con mucho vicio que responde al nombre de Walter Raleigh, un aventurero que pide financiación para descubrir nuevos mundos y que para agasajarla le trae souvenirs del nuevo mundo, eso sí­ robados a las flotas españolas. La reina aunque no deja de ser una lesbiana reprimida se pone como una perra loba cuando ve a semejante macho men al frente y hace todo lo posible por ganarse su compañí­a. Aunque él esté más interesado en Bess la cortesana favorita de la reina, con la que la soberana tiene un rollo bollo ¿platónico? lo dudo. Raleigh a pesar de la traición a la reina se convertirá en uno de los héroes que ayudó a destruir a la Armada Invencible, en una escena en la que Clive Owen se empapó de todo el cine de aventuras protagonizado por Errol Flynn.

elizabeth-la-edad-de-oro-critica-2.jpg
“¿Quién es ese hooombreee?”.

La pelí­cula se ve bien, es entretenida. Eso sí­ lo no lo hagáis con un historiador si no queréis que os retire la palabra de por vida, ya que aquí­ se han pasado la historia por el arco del triunfo para dar espectacularidad al filme. Se ha hecho un virtuoso trabajo de ambientación, tiene una fotografí­a, dirección artí­stica y vestuario espectaculares. Se nota que el presupuesto de Elizabeth: La Edad de Oro es dos o tres veces superior al de su antecesora, aunque a decir verdad se echa en falta el toque austero y naturalista de esta. Kapur ha ido a por todas y se ha pasado de excesos, sobretodo en el empleo de la más que cargante música firmada por Craig Armstrong, de los 120 minutos de metraje apenas son 10 los que están libres de música. Cuando terminó la pelí­cula yo tení­a la cabeza hecha un bombo.

Lo mejor de la pelí­cula es sin duda alguna Cate Blanchett, de no estar protagonizada por ella el resultado serí­a completamente diferente. Geoffrey Rush, como Francis Wasingham, está de nuevo espléndido, así­ como Abbie Cornish interpretando a Bess, la favorita de la reina. Samantha Morton está desaprovechada, creo que es una gran actriz, y sus escenas saben a muy poquito. Lo mismo puedo decir de Clive Owen, su interpretación es deudora de los grandes héroes del cine clásico de aventuras, su papel es de tí­o bueno y cumple, pero me esperaba mucho más de él.

Pero lo más lamentable de Elizabeth: La Edad de Oro es el trabajo de Jordi Mollá, un actor que cuando quiere está bien y que cuando le da la gana, y esto cada vez es más frecuente, se pasa de rosca. Las escenas que protagonizaba y su caricaturesca interpretación de Felipe II me recordaba a los malos de una serie de dibujos animados. Por momentos yo creí­a ver a Gargamel en Los Pitufos, y encima acompañado de una niña que me daba un mal rollo tremendo, lo más diabólico que he visto en pantalla en mucho tiempo, por cierto, se supone que la niña es su hija Isabel que en el año 1585 no tení­a ocho años sino que rondaba la veintena. Una pregunta, ¿fueron retocadas digitalmente las piernas de Jordi Mollá? si no es así­ no me puedo explicar que el hombre pueda mantenerse en pie.

elizabeth-la-edad-de-oro-critica-3.jpg
Falta un letrero luminoso que diga “he ahí­Â un hijo de puta”.

He aquí­ la fuente de inspiración de Jordi Mollá para interpretar a Felipe II.

inspiracion-molla.jpg
“El milenarismo va a llegaaarrrr”.

LO MEJOR: Por encima de todo, Cate Blanchett que se marca de nuevo un recital interpretativo, por ella vale la pena ver esta pelí­cula. Y visualmente es espectacular.

LO PEOR: Peca de ser excesiva, hasta el punto de alcanzar en muchos momentos el ridí­culo. El abusivo uso de la música de Craig Armstrong que la convierte en otro personaje de la historia. Y como no la caricaturesca interpretación de Jordi Mollá, hasta el punto de no saber si era una parodia de Felipe II o de él mismo.


Shekhar Kapur | William Nicholson, Michael Hirts | Cate Blanchett, Geoffrey Rush, Clive Owen, Abbie Cornish, Jordi Mollá, Samantha Morton, Rhys Ifans | Remi Adefarasin | Jill Bikcock | Craig Armstrong, A.R. Rahman | Christian Huband, Jason Knox-Johnston, Phil Simms, Richard Roberts | Tim Bevan, Jonathan Cavendish, Eric Fellner | Liza Chasin, Debra Hayward, Michael Hirst | Working Title, Studio Canal, Universal | Universal | 6 |

Mary Carmen Rodrí­guez

Soy iconódula y oscarnallóloga.

  • Felipe Neri MKT

    Película para ensalzar a esta Drag Queen. La sinopsis dice algo así como que esta Drag es el icono más venerado por occidente jajaja. ¿Si no se hacen propaganda los piratas quien se las hará?

  • http://www.facebook.com/calu16 Carmen Luz

    LA HE VISTO 3 VECES ENTERA E DEJADO TODO X VERLA, GRANDIOSA SU CONTENIDO, SU GRAFICA, SUS VESTIMENTAS SUS ACTORES GENIAL GRANDE SOIS GRANDES …

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast