Críticas

DESEO, PELIGRO

La nueva pelí­cula del taiwanés Ang Lee (Sentido y Sensibilidad, La Tormenta de Hielo) no sólo es una prolongación de su anterior y exitosa Brokeback Mountain, sino también una vuelta de tuerca más a la temática central de la obra de Lee (La oportunidad de amar y el premio-Sentido y Sensibilidad-por aceptarlo o la condena de aquellos que por el motivo que sea lo niegan- Brokeback Mountain, La Tormenta de Hielo, Tigre y Dragon-).
Con la colaboración de su inseparable James Schamus al guión Lee rueda,una vez más,la tragedia de dos seres humanos (poco le importan a él las razas ni los géneros) cuyo amor deviene casi imposible.

La pelí­cula viene dividida en dos tramos muy diferenciados: el primero relata el despertar a la conciencia polí­tica de la joven Wong Chia (Tang Wei, un delicioso descubrimiento de Lee) en su periplo universitario durante la ocupación japonesa de China durante la II Guerra Mundial. Así­ se unirá a un grupo de teatro de jovenes idealistas que un dia decide pasar a la acción. Pero un acto fortuito, salvaje y crucial frustará los planes que tení­an para el colaboracionista Mr Yee (un sensacional Tony Leung, en las antí­podas de Infernal Affairs) y marcará su paso de la inocencia a la gris realidad donde la difusa lí­nea entre héroes y monstruos se vuelve prácticamente inexistente.

deseo-peligro-critica-1.jpg

Es a partir de aquí­ cuando el film entra en su segunda parte y eleva el vuelo hasta cotas si cabe más intensas que en la precedente Brokeback Mountain, pero más dramáticas y menos trágicas, pues aquí­ el amor, o su falta, devienen más un imperativo condicionado por la supervivencia que una elección fruto de la cobardí­a.

De cualquier modo se hace patente que este es el tema que interesa a Lee que pasa a contarnos una historia de amor dura y enfermiza,en las antí­podas del bucolismo de su anterior film, pero no por ello menos auténtica y arrebatadora.

El affaire, primero fingido y luego real, entre dos personajes marcados por el destino ocupa el núcleo central de esta parte de la historia.

Poderosí­simas e intensas son las escenas de sexo explí­cito, la pelí­cula ha sido censurada en China y Estados Unidos, a la vez que totalmente indispensables para entender lo que nos cuenta Lee. El progresivo acercamiento entre un hombre solo, violento y cruel (Mr. Yee) cuya única posibilidad de contacto humano son unos encuentros sexuales presididos por la brutalidad y el miedo que es el eje de su vida, y un ángel hecho mujer cuyas alas irán marchitándose para revelar finalmente su humanidad.

deseo-peligro-critica-2.jpg

Resulta prodigioso el cambio de tono gradual que sufren estos encuentros, empezando en la brutalidad que raya la violación hasta llegar a una sensibilidad dolorosa pero emocionantemente auténtica y pura, guiado con mano maestra por Lee.

En su hora final Deseo, Peligro ejecuta una brillante pirueta formal para sin perder un ápice de lo contenido hasta entonces poner un pie (y medio) en el Hitchcock de Encadenados sumando a su carga emótiva un componente de suspense que te clava a la butaca hasta la inesperada y brillante conclusión.

Una vez más, como siempre en el cine de Lee, los protagonistas se ven obligados a escoger entre el corazón y el deber, y en este caso entre el amor y la supervivencia trayendo consigo unas demoledoras consecuencias para quien niega la misma esencia, según el director, de la humanidad: la capacidad de amar sin condiciones, a cualquier precio.

Y si terrible resultaba el I Swore you final del añorado Heath Ledger, el plano final de la cama de Deseo, Peligro quizás no mueva tanto a piedad como aquel, pero resulta igual de rotundo y muchisí­mo más terrible, tanto como el largo infierno que espera a uno de los protagonistas.

deseo-peligro-critica-3.jpg

Valores añadidos resultan la tersa fotografí­a de Rodrigo Prieto y la quizás no original pero sí­ intensa y desaforada partitura de Alexandre Desplat que colaboran a hacer de este un film una pieza con un poder de sugestión sin lí­mites y un broche de oro a la, de momento, Cuatrilogia del Desamor de un director algo infravalorado pero uno de los pocos, sino el único con dos Osos de Oro, dos Leones de Oro y dos Oscars.

Lo mejor: Su elegancia y sencillez formal prima de Ozu y Eastwood y su radicalidad temática.

Lo peor: No haber sido tan apreciada en EEUU como Brokeback Mountain por su carga sexual y su mayor grado de incorrección polí­tica.

J.A. Aragoneses (Colaborador)


Ang Lee | James Schamus y Hui Ling Wang, basándose en el relato de Eileen Chang | Tang Wei, Tony Leung, Joan Chen, Chiu Wai | Rodrigo Prieto | Tim Squyres | Alexandre Desplat | Kwok-wing Chong, Eric Lam Sai-Wan Lau, Bill Lui, Alex Mok | Ang Lee, William Kong, | Zhong-lun Ren, James Schamus, Darren Shaw, Dai Song | Focus Features | Universal | 9 |
  • doctor diablo

    OBRAZA MAESTRA

  • http://lashorasperdidas.com -Lumiere-

    Acabo de ver esta pelicula y sólo puedo decir una cosa: UNA OBRA MAESTRA.

  • doctor diablo

    Totalmente de acuerdo con esta crí­tica¡

  • doctor diablo

    Completamente de acuerdo con esta critica¡

  • Vito

    tambien que los americanos son muy especiales ellos en fin una lastima

  • Vito

    pues si triunfo con su antrior pelicula no entiendo que no se le nomine a nada una lastima pero en fin ya hbra otras ocasiones para ang lee que es un gran director

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast