Críticas

INLAND EMPIRE

El motivo de la publicación de esta crí­tica prácticamente un año después de su estreno en los cines es intrí­nseco al propio proyecto con el que David Lynch nos ha premio con una de las mejores cintas del año y probablemente de su carrera. En medio de una vorágine digital, cuando el espectador tiene acceso a más información que nunca, los cines dejan de apostar por el auténtico cine de autor por excusas financieras. Por ello, me ha parecido más coherente publicar esta crí­tica coincidiendo con el lanzamiento en DVD, un medio más global y menos clasista que las, cada dí­a más, absurdas salas de cine.

No obstante hasta cierto punto es comprensible. INLAND EMPIRE es una pelí­cula desmesuradamente densa, probablemente la cinta más cargada de simbolismo y complejidad de la década. Los más de 170 minutos con los que David Lynch juega con el espectador (siempre considerándolo partí­cipe principal de la experiencia) se convierten en una montaña rusa de sensaciones, perfectamente equilibrada y ajustada, aunque pueda parecer caótica e inconexa.

Mucho se ha debatido sobre el estatus quo de la industria y especialmente del cineasta. Cuando la mayorí­a de los autores relaciones con su cine (siempre visceral y auto-complaciente) han “madurado” cinematográficamente hablando (aunque bien se puede considerar una falta de principios o de pura prostitución Hollywoodiense) David Lynch rehúye de las fórmulas clásicas y crea una perfecta mitosis entre director, espectador y en este caso, actriz. Laura Dern, productora y musa del cineasta, participa en INLAND EMPIRE como eje central de un universo dantesco donde se mezcla a favor del espectador el mundo de las tinieblas, la conexión entre universos, (con esa fantástica metáfora de los conejos espectadores vislumbrando ambos hemisferios desde una televisión) algunos estados emocionales del hombre o la pura abstracción, de innecesaria explicación para simple disfruta visual.

La libertad que le ha otorgado a Lynch la pequeña Sony PD150 es tan significativa como el descubrimiento de la steady cam o el tratamiento digital de la imagen. Lynch se apodera de su versatilidad para ser el alpha-male que controla la cinta en su totalidad, quedando el resultado tan sólo en sus manos. Una vez que asumimos la supuesta pérdida de calidad, antes de atraparnos en las diferentes texturas de la pelí­cula, logramos darnos cuenta el exhausto conocimiento del director en la fotografí­a, la calidez plástica de las imágenes, porque lejos de resultar pernicioso para la en conjunto, las imágenes de Lynch para la pelí­cula son auto-conscientemente feas. INLAND EMPIRE continúa siendo un pequeño paseo por el cerebro del director, volviendo a sus parajes elegantes, fantasmales, obligatoriamente oní­ricos. Es quizás su pelí­cula más preciosista, la más auto contemplativa, dónde Lynch ha encontrado sus limitaciones y ha optado por superar todos sus miedos. Naturalmente, la cinta en global, está mucho más cerca del video arte o el post-cine que de un film convencional, aunque no hay que desprestigiar su potencia narrativa.

Potencia, la cual, está apoyada en las diversas sensaciones que produce el conjunto global en el espectador. INLAND EMPIRE está alejada de los parámetros de narrativa convencionales, similar al intento torpe de Heneke y su Funny Games, sin obligar (que no pretender) al espectador a tomar decisiones sobre el metraje mostrado. Las actuaciones de Justin Theorux (dónde intercambia su papel de director en Moulholand Drive al de actor), Jeremy Irons o especialmente la breve, pero intensa aparición de Grace Zabriskie sirven como apoyo a la experiencia vibrante y elí­ptica, porque no decirlo, epiléptica de Laura Dern (Nikki Grace, Susan Blue dentro de la pelí­cula) en un entorno donde personaje y atmósfera se muestran más orgánicos que nunca. El propio Lynch advirtió que el argumento de INLAND EMPIRE es indescriptible, inconexo e incoherente. Según el director, la pelí­cula inicialmente trata de una mujer en apuros. No obstante, aunque ciertamente fuera de una conexión formal, la pelí­cula si que muestra pequeños destellos de lucidez. Puede verse el enfrentamiento fí­sico entre dos mundos que convergen, el de la vida real en Los Ángeles, paradójicamente lejos de ser la fábrica de sueños con la que Hollywood nos invita a soñar, un retrato familiar, la búsqueda de la propia identidad o incluso dar la explicación al verdadero “origen del mal” (introducido en el excepcional prólogo por Grace Zabriskie).

Y tras las tres horas de tira y afloja, dónde el espectador acompaña, juzga, rí­e y llora con Laura Dern, tras tres horas de fatigas y penetración mental (siempre permisiva, nunca una violación al uso) el espectador elige encajar las piezas del puzzle y disfruta del espectáculo final, una coreografí­a que donde los escépticos verán sátira, los complacidos espectadores asumiremos como un descanso conceptual. Porque INLAND EMPIRE es una pelí­cula con la que disfrutar, comprender el cine como medio, como vehí­culo de sensaciones, no como fin. Un espectáculo í­ntimo, tan aberrante como sutil.

Omar Álvarez Garcí­a (colaborador).


David Lynch | David Lynch | Laura Dern, Ian Abercrombie, Justin Theroux, Jeremy Irons, Peter J. Lucas, Harry Dean Stanton, Julia Ormond, Jordan Ladd, Mary Steenburgen, William H. Macy | David Lynch | David Lynch | Christina Ann Wilson | David Lynch, Mary Sweeney | Marek Zydowicz | Studio Canal, Fundacja Kultury, Camerimage Festival, Absurda, Asymmetrical Productions, Inland Empire Productions | Vértigo Films | 10 |
  • http://www.myspace.com/sessionumerada biniwoo

    pues igual que la peli Jauuu

  • Jauuu

    Ya, pero el ejemplo se las trae… 😉

  • elotrofreeman

    No he visto la peli pero tiene que ver con la manera que tiene Linch de tratar sus historias.

    La temporada 6 de 24, es la OBRA MAESTRA de la serie, sobretodo si os gusta Linch. Es, en esencia el estudio de una mente Sociopática a traves de otras historias. ME HE QUEDADO BLANCO!!!
    Es tan enrevesado que te dan un código del que hablo en mi análisis.
    http://clubdefansde24.foros.ws/t654/dia-6-el-infierno-de-jack-bauer-y-chloe-obrian-ahora-si/

    Fans defraudados de 24, dadle otra oportunidad si no os gustó y descubrid LA LOCURA EN ESTADO PURO.
    Si no habeis visto la serie ni se os ocurra leer mi análisis. También recomiendo que cuando veais la serie, veais la 6 sin leerlo porque es mucho más efectiva si no la has comprendido en un primer visionado.

  • http://www.myspace.com/sessionumerada biniwoo

    joder Jauuu, se le llama ejemplo.

    Pregunta: ¿por que los fans de Lynch no saben contar chistes?

  • Sr. Libro

    Pregunta de doctor diablo:
    Porque todos los fans de Lynch son calvos???
    Respuesta:
    Porque no tenemos ni un pelo de tontos
    PD1: Chiste malo; lo sé. Además yo no estoy calvo, aún!
    PD2: Creo que la PD1 no me deja en buen lugar, cachis!!

  • Jauuu

    Pues yo sí­ disfruto y me entretengo con Mulholland Drive, en serio, y que sepa para hacerla creo que no tuvieron que matar a nadie (creo).

  • http://www.myspace.com/sessionumerada biniwoo

    sí­, claro. Una snuff movie también es una experiencia y yo NO QUIERO NI VOY A CONECTAR CON ELLA. Yo voy al cine a disfrutar y a entretenerme y David Lynch ya no lo consigue

  • Jauuu

    Guión tiene, lo que no sé si tiene es sentido fuera de lo oní­rico. ¿Es una experiencia? Por supuesto que sí­, como pocas. Lo malo es que si no llegas a conectar con este tipo de pelí­culas te aburres más que si no conectas con otras más tradicionales. Les guste o no a los detractores de Lynch, cuando conectas con Mulholland Drive por ejemplo, flipas.

  • http://www.myspace.com/sessionumerada biniwoo

    Como puede ser una experiencia una peli SIN GUIÓN (y no lo digo yo sino el mismo David Lynch que iba a rodar lo que le daba la gana cada dí­a). Y encima dura 3 horas.

    Y no entiendo qué hace esta crí­tica aquí­ si la peli se estrenó hace muchos meses.

  • lynch

    Yo no soy calvo. La pelí­cula es una auténtica experiencia. Nunca sentirás nada parecido delante de una pantallas. Lo siento por los que no puedan disfrutarlo

Críticas

Captura1

Malas personas. Grandes soldados.

tu hijo

Vivas recupera el espíritu de ‘Secuestrados’ para contar una historia de venganza que no es tal cosa.

buster

Todos pasamos al otro lado con las manos vacías.

animales2

El precalentamiento (segunda parte).

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

Twitter

Podcast