Críticas

3 DíAS

Después de la expectación levantada por la pelí­cula en la red y de salir como sorpresa y gran triunfadora del Festival de Cine Español de Málaga (las favoritas eran Cobardes y Todos Estamos Invitados), querí­a comprobar de primera mano si el resultado estaba a la altura de las expectativas creadas. La respuesta es sí­. Pudimos comprobarlo Dani, Rafa y yo en un pase especial para blogs que organizaron desde la productora Maestranza Films, con Antonio Pérez a la cabeza, cosa que debemos agradecer por demostrar la fe en un medio, poco valorado de momento en España, como es la red y los blogs temáticos para dar a conocer las pelí­culas. Encuentro que además nos sirvió para charlar con director y productor, cosa que también es genial, más con tipos tan accesibles como Gutiérrez y Pérez. Pero vayamos al grano.

Desde luego no es una obra maestra, hay que tener en cuenta que se trata de la ópera prima de un cortometrajista de una trayectoria envidiable dentro del género fantástico y de terror (premios en Sitges, Luxemburgo, Alcalá de Henares o Cartagena de Indias). Eso implica dos cosas, mucha ambición y honestidad a la hora de hacer un cine que él verí­a como espectador, y también cosas a mejorar en el futuro, que sólo las da la experiencia.

Pero vayamos a la peli como tal. A pesar de lo sorprendente del contexto de la historia (un meteorito se va a estrellar contra la tierra y va a provocar una extinción masiva en a penas 3 dí­as), los tiros van por otro lado, que para quienes se digan “ya decí­a yo”, que no se asusten tan rápido, porque todo es muy similar a lo visto en los trailers y avances que hemos ido publicando en la web. En realidad estamos ante un thriller puro y duro, con cierto toque western. Y es que el conflicto está en que el protagonista, Ale, un tipo amargado a más no poder y que siempre ha vivido a la sombra de su difunto hermano, deberá tomar la responsabilidad cuando un tipo, que sembró el pueblo en el que vive de muerte años atrás, se fuga de la cárcel en uno de los tantos motines provocados por la histeria colectiva. Un psicópata sin escrúpulos, paciente y dispuesto a hacer pagar a sus antiguos captores los 20 años que se ha tirado entre rejas. Un asesino de niños que es la perla de la peli.

Mariana Cordero escopeta en mano

Francisco Javier Gutiérrez, el director, consigue darle a toda la peli un tono genial, agobiante, tenso y sucio que funciona de perlas porque encaja como un reloj con la historia que plantea. Es verano, el mundo se acaba, y el calor se nota hasta fuera de la pantalla. Maneja las escenas clave perfectamente, cosa que se agradece tanto al principio, como en el clí­max. El problema está un poco en la primera mitad de la parte central, que es quizás la que se hace más pesada porque es cuando la madre de Ale trata de ocultar a sus nietos la realidad inminente y buscar ayuda en el pueblo porque sospecha que Soro, el psicópata, va a volver pronto. Es una parte que contiene alguna escena que si bien es creí­ble dentro de la historia (cuando ella pide ayuda en la iglesia), está resuelta de una forma un poco forzada entre el guión y la interpretación de Mariana Cordero, que en ese momento resulta demasiado teatral para mi gusto.

Pero una vez que llegamos a la mitad de la pelí­cula la cosa empieza a subir y no para hasta el final. Ale toma las riendas de la familia y se produce el duelo, cojonudo, entre él y Soro, que para mí­ es lo mejor de la pelí­cula a nivel de dirección. Tanto Victor Clavijo, como sobre todo Eduard Fernández mantienen un duelo cojonudo. Dos tipos curtidos, el primero más acojonado porque el pasado va volviendo a su mente y sabe a quién se enfrenta, el segundo cabrón a más no poder y sarcástico en la mejor tradición de psychokiller americano (paciente, inteligente, manipulador y con un sentido del humor de lo más cabrón que resulta genial). No es Anibal Lecter, OK, pero desde luego no es un mameluco con cuchillo que sale de detrás de las esquinas. Soro juega a algo que domina, y se nota.

Victor Clavijo da vida a Ale, el antihéroe de la peli

El resto de actores, entre ellos varios chavales, van de lo genial a lo regular-cargante. El niño más pequeño, que da vida a Nico, es un descubrimiento total, naturalidad absoluta. En cambio la hermana pequeña y el hermano mayor resultan forzados más de una vez. Pero todo dentro de lo soportable. También hay pequeñas intervenciones de gente tan conocida como Antonio Dechent, que son casi un caprichillo de esos que gustan en las pelis.

Las escenas “de efectos” son pocas, pero están hechas de puta madre, y además se agradece que la forma de filmarlas y planificarlas sea distinta a la habitual en los tí­picos blockbusters americanos. Los primeros fragmentos que destrozan el satélite que se ve en el trailer, un fragmento tocho que se estrella más adelante y el inevitable impacto final son cojonudos y muy estéticos. Y ojo al trabajo de sonido y a ciertas ideas que hay en la pelí­cula en este tipo de escenas, como la rotura de los cristales en uno de los impactos, que se oyen agrietarse antes de estallar en pedazos.

Eduard Fernández da vida a Soro

En general una buena pelí­cula, que da un pequeño bajón tras el alboroto inicial, pero que luego retoma el buen ritmo hasta el final. Un malo cojonudo, un prota estupendo, alguna subtramilla sin importancia, pero que por suerte tampoco molesta (la de la chica embarazada), y sobre todo el haber conseguido dar un paso hacia la pérdida de complejos de nuestro cine a la hora de abordar proyectos e historias que no sólo tienen por qué hacerse en Hollywood. Lo bueno, además, es que no es una americanada españolizada (que es lo que sucede cuando a los protas sólo les falta llamarse Mike y Joe para que terminen de chirriar con su acento vallecano), sino una buena historia de género hecha aquí­.


F. Javier Gutiérrez | Juan Velarde, F. Javier Gutiérrez | Victor Clavijo, Mariana Cordero, Eduard Fernández, Daniel Casadellá, Ana de las Cuevas, Elvira de Armiñán, Juan Galván, Antonio Dechent, Mariló Muñoz, Sebastián Haro | Miguel A. Mora | Nacho Ruiz Capillas | Antonio Meliveo | Pepe Domí­nguez | Antonio Banderas, Antonio P. Pérez | Antonio P. Pérez, Antonio Meliveo | Green Moon Productions, Maestranza Films, Pentagrama Films | Universal Pictures | 2008/04/3-Dí­as-Before-the Fall | 7 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • verwirrung

    A mí­ me ha gustado, pero creo que le falta mala leche, o cojones para afrontar algunas escenas. También tengo preguntas que se me quedan en el aire; pero creo que es posible que la mano de la productora haya desviado la pelí­cula un poco(o me lo parece al menos)
    Técnicamente me parece muy buena, se ve muy muy buena mano en la dirección y los actores, salvo excepciones como la madre(en algunos momentos, lamentable)o el mayor de los niños están bastante correctos; aun con lo dificil que me resulta ver un andaluz bien plasmado en una pelí­cula: por lo general, o actuan tanto que no parecen andaluces o son tan naturales que no actúan bien.
    Creo que, gazapillos aparte, tanto el cara a cara como el final de la pelí­cula(y del mundo) podrí­a haberse plasmado de otra forma, e intentar transmitir más sensación de agobio o desesperación, que es lo que reinarí­a en una situación como esa.
    Pero vamos, que me ha parecido una buena pelí­cula, y me alegra de que en Andalucí­a se haya podido crear una obra así­. Espero que no sea la última.

  • Leto

    y ya se vio en el trailer, y era cantado como comenzaria la pelicula, pero aun asi, esos primeros instantes del satelite cayendo me parecen una gozada.

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast