Críticas

IRON MAN

Una de las pelí­culas más entretenidas que he tenido el placer de disfrutar en mucho tiempo, Iron Man es la presentación ante el espectador de uno de los superhéroes más complejos del universo Marvel que, entre las muchas cosas que hace bien, actualiza el dilema de su personaje a la época contemporánea, y paradójicamente casi provoca más interés cuando la aventura en sí­ no tiene lugar en pantalla. Jon Favreau se ha limitado a hacer de maestro de ceremonias de una pelí­cula en la que brillan con luz propia el reparto, encabezado por un simplemente excepcional Robert Downey Jr. y unos efectos especiales de bandera. Si este es el aperitivo de lo que nos espera, el verano de 2008 no va a olvidarse fácilmente.

Tony Stark es un genio tecnológico, multibillonario, borracho y cí­nico hijodeputa de mediana edad que ha aumentado su fortuna hasta más allá de lo concebible trabajando como contratista armamentí­stico para el Ejército de EEUU. Durante la presentación de su último proyecto en Afganistán, Stark es secuestrado por guerrilleros (se evitan fundamentalismos) para desarrollar una copia personalizada de su poderoso misil Jericho. El empresario logra escapar de sus captores y su cabeza recibe la patada metafórica que se ve venir: el abandono completo de sus desarrollos bélicos y el inicio de una carrera como superhéroe enlatado en una armadura. Esta decisión no gusta mucho a Obadiah Stane, segundo en la sombra y ambicioso cabrón, dispuesto a lo que sea para mantener los pingües beneficios de la compañí­a.

iron3.jpg

De entrada, el tono resulta atrayente para el espectador adulto: ninguno de los presentes en el film tiene menos de 20 años, ni problemas de autoestima, ni crisis postadolescente ni leches. Esto no es nuevo: se ha visto en pelí­culas como X-Men o Hulk, de Ang Lee. Sucede que Iron Man es mucho más ligera que la primera. Y en comparación, la segunda es El Año Pasado en Marienbad. Dado que Iron Man no tiene como objetivo prioritario seducir a la audiencia que se hizo, casi literalmente, pajas el año pasado con Piratas del Caribe 3: Dame tu dinero, la clave reside en mezclar sensación de asombro, entretenimiento, hostias, romance, y cierto desahogo social sobre los conflictos armamentí­sticos actuales sin comerse mucho el tarro. Jon Favreau no tendrá ni idea de cómo hacer un plano atrayente (Icí­ar Bollaí­n rueda mejores diálogos que algunas de las escenas de este film), pero sabe combinar lo mencionado anteriormente. Y cómo.

Para empezar: Iron Man tiene una de las mejores alineaciones iniciales vistas en el cine reciente y su director no tiene intención de dejar a casi nadie en el banquillo. Jeff Bridges y Gwyneth Paltrow son el mejor ejemplo de ello (Terrence Howard –en el papel del disciplinado militar / mejor colega de Stark– se reserva una presencia testimonial, y anticipa con una sola lí­nea el cipotón que puede ser la segunda entrega). Favreau les deja jugar, permite que Bridges transmita amenaza sin poner ni una sola vez cara de mala hostia, con esa media sonrisilla particular y su particular afinidad con establecer contacto fí­sico hasta con el cuarto secundario. En cuanto a Paltrow, creo que no se ha divertido tanto con un papel desde que hizo Shakespeare in Love. Es una actriz que luce realmente preciosa en esta pelí­cula, y que disfruta con flema inglesa de las mejores réplicas del film. Su conversación inicial con uno de los ligues de Stark es impagable, y es sólo el principio. Tiene que salir más en producciones de este tipo porque interpreta sin esfuerzo.

iron2.jpg

Todos ellos giran en relación a Robert Downey Jr., cuya interpretación en esta pelí­cula ha sido relacionada con la de Johnny Depp en Piratas del Caribe. En parte tienen razón: es una presencia dinámica, innovadora, alejada del protagonista tradicional y un completo antihéroe. Pero Jack Sparrow carece de los niveles de Tony Stark, que pasa de escéptico a socarrón, de socarrón a enfadado, de enfadado a justamente indignado, de indignado a cabreado del copón y de ahí­ vuelta a empezar. Downey Jr. ha evolucionado en sus papeles en el momento en el que se deja querer, y consigue lo nunca visto antes en un film de estas caracterí­sticas: no vemos a Iron Man, vemos a Tony Stark con una armadura roja y amarilla, porque ese es el principal fuerte del personaje; el superhéroe no es nada más que una herramienta de su alter ego, no una persona complementaria. Todo lo que sale, sale de Downey Jr, que consigue, levantando una ceja, un efecto mucho mayor que mil cabriolas del rival que se ha empeñado en ponerle todo el mundo, más que nada porque hablamos de dos personajes completamente distintos.

Las escenas en las que se juntan todos estos personajes, exceptuando el ligeramente normalucho clí­max de la pelí­cula, precedido de –estas sí­– espléndidas secuencias de acción, transcurren sin efectos especiales que distraigan nuestra atención de sus interpretaciones. Favreau reserva estas armas pesadas para escenas que pretenden causar sensación de asombro, lo que es un fenomenal eufemismo: cuando Stark vuela por primera vez con el traje Mark II, y la guitarrera banda sonora de Ramin Djawadi comienza a sonar a plena potencia, las mandí­bulas de la sala se caen a la vez. Los efectos especiales del film son simplemente alucinantes, desde la mecánica del traje ideada por el maestro Stan Winston hasta la animación CGI –parte con la ventaja de que la armadura carece de gestos que pudieran perderse en ordenador, con lo que todo se destina al movimiento y a la integración en pantalla, ambos puntos simplemente perfectos–. La recreación de la avanzada tecnologí­a de Stark, de su maquinaria y de sus ordenadores es lo mejor que se ha visto desde Minority Report, y los efectos de sonido metálicos son extraordinarios. Este film vuelve a situar el listón de los FX una muesca más arriba.

iron.jpg

Así­ que nada, a verla fans del cine de superhéroes porque nos encontramos con uno de sus mejores ejemplos, del que nos guardamos un excelente sabor de boca, la sensación de que nadie nos ha timado y con una de las mejores conclusiones vistas recientemente en un blockbuster. Comed palomitas hasta reventar, y que os aprovechen.    


Jon Favreau | Mark Fergus & Hawk Ostby y Art Marcum & Matt Holloway | Robert Downey Jr., Jeff Bridges, Terrence Howard, Gwyneth Paltrow, Clark Gregg, Leslie Bibb, Faran Tahir, Bill Smitrovich | Matthew Libatique | Dan Lebental | Ramin Djawadi | Suzan Wexler | Avi Arad, Kevin Feige | Peter Billingsley, Louis D'Esposito, Michael A. Helfant, Stan Lee | Dark Blades Films, Fairview Entertainment, Marvel Enterprises, Road Rebel | Sony Pictures | 7 |
  • http://angeloydiabolo.blogspot.com/ Angelo y Diabolo

    una buena idea q puede q muera por su propio exito… q si secuelas crossover spoin offfs…

    pero si nos atenemos a esta pelicula solamente

    las adaptaciones marvel han llegado a su momento algido

    las primeras adaptaciones eran demasiado intelectuales como x men o spiderman o hulk (con mejores resultados algunas mas q otras)creo q lo hicieron para captar al maximo publico posible tanto a los q van a ver una historia de personajes como el puro espectaculo
    despues vinieron los truños de los personajes secundones.. electra daredevil ghost rider….
    como eran secundones supongo q los productores tenian miedo y rebajaron la inteligencia a menores de 13 años con adultos acompañados para q pudiera ir mas gente aun al cine
    y ahora se ha alcanzado el equlibrio perfecto.. pero…. cuando va a espabilar dc?

  • regm2007

    La vi el fin de semana y me gustó mucho, una pena que no llegara a tiempo al cine en su momento. Le doy un 8 y en general estoy de acuerdo con la crí­tica. Las interpretaciones buenas (de ahí­ a que nominen a Downey Jr al Oscar hay un paso) y los efectos especiales cantaban a veces pero muy buenos en general.

  • fabo

    Quiero aportar una noticia que no sé hasta donde sea real o es cosa de gente friki y flipadisima que le busca el pelo al huevo. Al parecer, en la peli aparecerí­a el escudo de Capitán América. Acá les paso el link con la foto.

    http://www.uruloki.org/felipeblog/imagesflickr3/20080510_escudocapi.jpg

  • http://freakbeast.blogspot.com FreakBeast_

    “””””Pero creo que en este tema en particular donde hay tanto en común (quien diga que Marvel no se parece en nada a DC y viceversa es bastante cortito), lo interesante entre entre estas dos no es lo que les une, sino lo que les separa (dentro de lo que podrí­amos llamar sana competencia)”””””

    Cacholo, desde la mas inmensa cordialidad: AMEN.
    Ese es el espí­ritu que me hace seguir adorando el mundo del comic-book y a su seguidores, que esto no es una guerra fratricida sino un intercambio de ideas.
    Un auténtico placer departir contigo.

Críticas

liga de la justicia

Cuando el remedio es peor que la enfermedad.

marrowbone

La losa de la lógica.

fe de etarras

El retrato de la decadencia.

blade runner 2049

No es la secuela complaciente (replicante), sino la secuela merecida.

alix

Documental convertido en autorretrato de uno de los fotógrafos esenciales de nuestro país.

Twitter

Podcast