Críticas

SENTENCIA DE MUERTE

Después de recaudar como tropocientos millones con la misma pelí­cula repetida cinco… no, seis veces, uno podrí­a pensar que James Wan ha aprendido a relajarse y a tomarse las pelí­culas que caen en sus manos relativamente a broma. Pues bien: resulta que no. De algún modo, el concepto de “civil convertido en vigilante justiciero” no sólo le parece algo absolutamente digno de contemplar de un modo realista y equilibrado, sino que de alguna forma ha intentado, con Sentencia de Muerte, aproximar a nuestra época el concepto que tan bien funcionó en los 70 y 80, presidido por el inefable Charles Bronson (creí­a que este hombre era chino hasta que cumplí­ los nueve años o así­) e introducirlo dentro de un contexto moralista dentro de los lí­mites de la realidad. ¿Puede hacerse? Bien…sí­. No obstante, tiene un problema: es más difí­cil que atravesar el desembarco de Normandí­a haciendo un moonwalker. Y hay una cuestión de fondo latente: ¿pa qué?.

death2.jpg

Kevin Bacon tiene la apreciable maní­a de no desentonar casi nunca en ningún papel, y ha salvado su transición de melenas electrocutado / hortera a maduro serio con enorme aplomo y dignidad. Sentencia de Muerte es otra muesca más del revolver de este nunca bien apreciado actor (dita sea) al dar vida al pací­fico Nick Hume, padre de familia clase media-alta (vamos, que el nene tiene un dúplex) al que un buen dí­a se le cae el mundo encima cuando una banda maléfica de endemoniados decide ingresar a un futuro miembro mediante un ritual de paso que incluye el degollamiento de un civil, que en este caso no es sino el hijo mayor de nuestro protagonista. La escena es bastante jebi, sanguinolenta y anticipo de lo que promete ser un “frotarse las manos y a contar cadáveres”. Nada de lo que sucede durante los 50 minutos siguientes hace presagiar lo contrario, el film trisca alegremente mientras se muestra como lo que deberí­a ser: una peli de venganzas con escenas bastante tensas (el juicio) y dinámicas (la pelea en el parking, precedida de un tracking de tres minutos es simplemente cojonuda) peeeerooo…. que en su último tercio no puede evitar adentrarse en el terreno en el que Wan se siente más a gusto: la violencia sórdida, con Taxi Driver como referente más cercano (y distorsionado hasta lí­mites inconmensurables).

Bacon lleva el peso del film sobre sus hombros con una seriedad que da asco, acompañado de Kelly Preston y de John Goodman en el papel de maestro armero, que provee a Hume de un arsenal suficiente para tomar Ciudad Sadr en 24 horas. En cuanto al resto de los actores, son de estos tipos que se presentan en los castings bajo el sello de “pinta grimosa”. Todos estos elementos, bien mezcladitos, son caldo esencial para que Sentencia de Muerte se disfrute como la solemne estupidez que es durante gran parte de su metraje.

death3.jpg

El problema es el extraño mecanismo mental por el que Wan intenta conciliar “peli de hostias” con “moraleja reveladora mas poco edificante”. Sentencia de Muerte quiere en determinados momentos, que te sientas mal viéndola y que comprendas como la violencia, no importa cómo, donde, ni en que circunstancias, siempre conduce a más violencia. Corte a Bacon volando el pie de un disparo a un malvado villano. Por cierto que Wan intenta dar una especie de trasfondo a toda esta banda de engendros de Satán, con resultados ciertamente…joder, ¿pa qué?. Caminando por senderos cada vez más previsibles, más aburridos y más estéticamente guarros (el film adquiere en su parte final una tonalidad sado que no beneficia mucho, cortesí­a de John Leonetti, hermano del fantástico dire de foto de acción Matthew Leonetti), Sentencia de Muerte no ofrece mucha más complejidad dramática de la que promete con sus solemnes diálogos entre Hume y el policí­a idiota de turno. Pero en descargo de Wan hay que reconocer que estamos tratando un tema bastante complejo de manejar porque en este caso la lí­nea entre film con mensaje y avalancha de tiros es demasiaaaaado corta y es fácil hacerse la picha un lí­o. No lo consiguió Neil Jordan (con La Extraña que hay en Ti, igual de disparatada, igual de pretenciosa, pelí­n más sólida), y tampoco lo ha conseguido este director, me parece a mi.

El caso es que Sentencia de Muerte podrí­a resultar ciertamente peligrosa si la audiencia se la toma en serio, lo que podrí­a suceder dado que el film se considera SOCIALMENTE RELEVANTE, pillando por sorpresa a aquellos espectadores más desprevenidos (o inexpertos, dicho sea de paso, y que no se me entienda mal). En ese caso, puede de alguna forma polarizar a la gente que dispuesta a implicarse emocionalmente con esta chuminada, dependiendo de su particular visión sobre la venganza y la justicia: los aficionados del cine más liberal no podrán sino repudiarla por su elogio incondicional del sadismo, mientras que los fans más conservadores quedarán absolutamente entregados a esta descacharrante visión de “ojo por ojo”. De nuevo, dos problemas: que si de verdad esta pelí­cula te despierta a reflexionar sobre su temática, machos y machas tenéis que ver más cine; y que los que querí­amos ver una peli de palomitas y nos la terminan metiendo doblada no podremos sino rememorar los greatest hits del anti-héroe creado por Brian Garfield (escritor de la novela en la que se basa esta peli, remake de la obra del 74 con el propio Bronson, que el propio Garfield condenó por incendiaria. Lo que no deja de ser curioso).


James Wan | Ian Jeffers, basado en la novela de Brian Garfield | Kevin Bacon, Kelly Preston, Garrett Hedlund, Jordan Garrett, Stuart Lafferty, John Goodman, Matt O'Leary | John R. Leonetti | Michael N. Knue | Charlie Clouser | Rosa Palomo | Ashok Amritraj, Howard Baldwin, Karen Elise Baldwin | Nick Hamson, Nick Morton, Andrew Sugerman | 20th Century Fox, Hyde Park Pictures, Baldwin Entertainment Group, Brass Hat Films, Dune Entertainment | TriPictures | 4 |
  • Pecuequin

    Me parece que este guión se lo enviaron a Steven Seagal, el cartero se equivocó y lo dejó en la casa de Kevin Bacon. Un completo despropósito la pelí­cula, llena de sobreactuaciones y diálogos completamente ridí­culos.

  • raquel

    Que bueno me parto¡ jejejeje

  • Carlos Serrano

    Esta critica de cine tiene los dos fallos tí­picos de las crí­ticas de cine de ahora: calificar lo artí­stico según la ideologia del film (o del crí­tico) y usar cierto tono supuestamente gracioso (lo del “Moonwalker” además está mal escrito, ya que es el “Moonwalk”, “Moonwalker” es el tí­tulo de la peli de Michael Jackson, el paso de baile se llama “moonwalk”…quien me iba a decir que mi fanatismo por Jacko me serivirí­a para corregir deslices crí­ticos!)

  • Sr. Libro

    Lumiere!!
    Al final me vas a obligar a leer toda las parrafada!!jajaja!
    Es coña!! Ya la leí­ (entera ehh) en el post al que corresponde. Totalmente de acuerdo!!!

  • http://lashorasperdidas.com -Lumiere-

    Mierda!!!!! Me he equivocado de post al escribir la critica, esta critica no es para esta pelicula!! Sorry…

  • http://lashorasperdidas.com -Lumiere-

    Ya me lo veia venir pero… pedazo pelí­cula que se ha marcao el señor Lumet sí­ señor, me ha encantao y lo he flipao, llevo unos dias intensos de emociones positivas en mi caso afortunadamente, entre Indy, La Niebla y esta de Lumet me he pegado una buena ración de cine que me ha dejado nuevo tras unas semanas bastante desespentes llenas de mierda…

    Este tipo es un grande, Lumet me refiero y por aquí­ hay muchos perros viejos en esto como para que yo ahora descubra algo sobre este cineasta, como es Hugh, Biniwoo, Doctor Diablo, Steve James, el gran Sr. Libro, Declive y muchos más que me dejo evidentemente en el tintero, con mención especial de Rafa y este cine es para perros viejos, son los que sabrán sacarle todo su partido a esta gran pelicula.

    Lumet es un tipo ya veterano, un tio que se sabe lo que se hace, con joyas como Doce Hombres sin Piedad o Sérpico entre otras muchas, el tio nos demuestra que sabe manejar la cámara como nadie aún hoy dia, y que aunque está abierto a nuevas formas de expresarse mantiene su estilo, lo que es un honor y una gozada para los espectadores…

    Manejando un desarrollo no lineal del guión con esos constantes saltos atrás y adelante en el tiempo y los cambios de punto de vista de sus personajes, sus conflictos, sus relaciones…Un guión firme con un discurso de hoy dia, esa fusión que hacen algunos grandes de lo mejor del cine clásico con lo mejor del cine actual.

    Lo curioso es que la historia no es para nada novedosa, robos, planes peligrosos, desconfianza, decepciones, dramas de pareja y de familias,de todo hay, el tí­pico retrato de la burguesia americana que ya vamos conociendo al dedillo y que quizás empecemos a ver algo repetitivo, pero no, el director, el buen guión y als execelentes interpretaciones consigue que la pelicula sea mucho más que un dejá vú.

    La pelicula es una especie de collage de otros titulos similares por su estilo, pero aún así­ la pelicula resulta fresca y atrayente gracias al buen hacer de Lumet y de las excelentes interpretaciones, nos sigue llamando la atención estas historias abocadas al desastre, la brillante cita que abre la trama ya nos pone en antecedntes de lo que vamos a presenciar, cine del bueno, bien hecho y muy sobrio…Una pelicula que demuestra que los seres humanos somos miserables por naturaleza, no es una pelicula agardable, esto es cine sucio, negro, sublime, un peliculón.

    Pocas veces veremos una conclusión tan dramática y perfecta, caótica y trágica y, sobretodo, real, pues no parece haber estado préviamente calculada. Esto es inteligencia, señores, esto es cine en estado puro. Sin embargo, no podrí­a olvidar la mención especial de tres actores que deslumbran en cada plano que aparecen: Philip Seymour Hoffman, Ethan Hawke y Albert Finney. Tres generaciones, tres historias, tres destinos, tres mentalidades. Son lo más parecido a la realidad, sobrepasando los lí­mites de ella en ocasiones. Unos no llegan a sentir rencor, otros puede que sí­, pero no les queda más remedio que salir adelante, y otros de desconsuelan al ver el panorama que hay entre manos y que difí­cilmente podrán superar. Un trí­o actoral de verdadero lujo, de carisma absoluto. Inolvidables tres personajes que son más humanos que actores, aunque cueste creerlo en el caso del primero de ellos. Y mi recital de virtudes no ha hecho más que empezar, aunque dejaré que el resto lo descubra uno mismo. Esta no es una pelí­cula que se digiere fácilmente; no queda más remedio que estar horas y más horas pensando en su contenido, haciendo hipótesis y reflexionando sobre la consciencia humana, cuyos lí­mites nunca están predestinados.

    Una proeza cinematográfica, un peliculón. Un film prodigioso, poderoso y vibrante, digno de un maestro como Lumet. No hay fallo mí­nimamente grande como para no calificarla de excelente y no de muy buena. Disfruten de la tragedia más espantósamente dolorosa y realista que puedan haber visto jamás. Un majestuoso clásico moderno que, sin duda alguna, se convierte en lo mejor de lo que llevamos de año.

  • declive

    dueños de la calle me parece mejor, es igual de poco original pero por lo menos es mas entretenida y no intenta ser seria como esta pretende en algunos momentos

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast