Críticas

ANTES QUE EL DIABLO SEPA QUE HAS MUERTO

Joder con Sidney Lumet. A sus años deberí­a estar disfrutando de una espléndida vista en la orilla de un lago, no abriendo una escena con Phillip Seymour Hoffman admirando sus chichas en un espejo mientras se penca a Marisa Tomei, doggy-style. Este momento define el tono de lo que viene a continuación, la obra de un señor de 88 años que parece rejuvenecer a cada pelí­cula que filma, y que ha hecho de una cámara su arma de elección para describirnos las mil y una marranadas que se perpetran los tres cachos de mierda que son los protagonistas de esta pelí­cula, según la crí­tica una de las mejores que esta leyenda del cine se ha cascado en años. Después de verla, no tengo ningún motivo para opinar lo contrario.

Antes que… nos presenta a los hermanos Hanson, Andy y Hank. El mayor es un empresario drogadicto acuciado por las deudas. El otro es un pobre capullí­n arrastrao al que tampoco le sobran problemas. Ambos están conectados por dos factores: el primero de ellos es la mujer trofeo de Andy (Marisa Tomei) y el segundo es su padre, anciano viejo cabrón que ve en Andy el triste reflejo del bastardo que una vez fue, y en Hank el pedacito de truño que se queda en la suela del zapato y que no se quita ni con un palillo. Y cuando a los hermanos se les ocurre la fantástica idea de atracar la joyerí­a familiar confiando en que el seguro corra con los gastos, lo que hacen es poner en marcha de forma inconsciente una cadena de meteduras de pata de proporciones cósmicas.

before1.jpg

Sidney Lumet ha desarrollado toda una carrera basando sus pelí­culas en personajes fallidos o, por lo menos, medianamente detestables. Sus héroes lo son durante poco tiempo porque por encima de ellos tenemos el Sistema, corrupto hasta lo indecible y mecanismo que mueve este mundo perro. Lo que sucede es que este director nunca suele hacer un espectáculo de todo ello: coge la cámara, rueda, se va a su casa, se prepara un filete y a la cama que mañana hay que trabajar. Pocos directores pueden igualarle en pasión, pero ninguno en sentido común y aplastante espí­ritu práctico. Estas dos condiciones se reúnen aquí­ de forma sensacional.

La única concesión que Antes que… al espectador de hoy en dí­a es que gran parte de la historia se desarrolla en forma de flashbacks. El resto es melodrama criminal de toda la vida, puro y duro. PURO Y DURO. Lo que le sitúa por encima de la media es la tremenda fuerza del guión de Kelly Masterson, que concibe el film como una verdadera tragedia familiar. Es posible que el misterio y la intriga se desarrollen de una forma un poco demasiado arbitraria, pero sus ambiciones son altas. Y la dirección de Lumet, tan sobria y potente como nos tiene acostumbrados, es el equilibrio perfecto para que todos los problemas de los personajes sean palpables, pero nunca demasiado obvios. Cuanto más poderoso es el guión que tiene en sus manos, mejor funciona Lumet, capaz de darle una pequeña capa de realidad a todo el asunto.

before2.jpg

El suspense de esta pelí­cula no se desarrolla en plan “a ver cómo salen de ésta”. Es más “a ver que patochada hacen estos dos ahora”. Hace falta valor para abarcar este tipo de personajes. Para Hoffman el papel es pintiparado. Andy es un completo mamón y en ningún momento se plantea dejar de serlo porque básicamente, para él es algo inconcebible y lo raro es que no se le ocurriera atracar la joyerí­a de sus padres a los 15 años. En cuanto a Hank, es el producto de un montón de cosas: en particular el desprecio paterno y una relación de sumisión con su hermano que intenta aliviar de la forma más, ejem, conveniente, liándose con su mujer. Ambos dos, junto con Albert Finney, están simplemente soberbios. ¿Por qué? Le he dado unas cuantas vueltas: porque no podí­a ser de otra manera.

No podí­a serlo porque cuando de hacer cine negro se trata, no puedes hacerlo más negro que ésto. Tiene gracia la forma en la que el género criminal de los últimos tiempos intenta hacer que simpaticemos con sus personajes porque, en el fondo, “el mundo les ha hecho así­” y chuminadas varias. Antes que… tendrá la consideración de pelí­cula menor porque las cartas están sobre la mesa desde el primer momento: todo el mundo va a joder al prójimo lo antes posible. No habrá una bonita historia de redención, ni un épico viaje a los infiernos, ni una parábola moral, o un comentario social por encima de la historia. Andy y Hank van a demostrarte el asco que damos los seres humanos, y ni siquiera la presencia de Marisa Tomei va a echarte un cable. Estamos perdiendo, y Lumet va a rodarlo. Como se hací­a antes.


Sidney Lumet | Kelly Masterson | Phillip Seymour Hoffman, Ethan Hawke, Albert Finney, Marisa Tomei, Michael Shannon, Rosemary Harris | Ron Fortunato | Tom Swartwout | Carter Burwell | Wing Lee | Michael Cerenzie, William S. Gilmore, Brian Linsey | Jane Barclay, Belle Avery, David Bergstein | Linsefilm, Michael Cerenzie Productions, Unity Productions | Azeta Cinema | 8 |
  • steve james 2

    me alegro que la hayas disfrutado tanto lumiere..es un peliculón..esa música….

  • declive

    jajjaj el ultimo parrafo va pa la parte trasera del dvd lumiere…es broma , la verdad esque es un peliculon y parece la tipica que gana con cada visionado.
    ultimamente el cine esta dando unos peliculones de cine negro importantes, como tambien la noche es nuestra.

  • http://lashorasperdidas.com -Lumiere-

    Ya me lo veia venir pero… pedazo pelí­cula que se ha marcao el señor Lumet sí­ señor, me ha encantao y lo he flipao, llevo unos dias intensos de emociones positivas en mi caso afortunadamente, entre Indy, La Niebla y esta de Lumet me he pegado una buena ración de cine que me ha dejado nuevo tras unas semanas bastante desespentes llenas de mierda…

    Este tipo es un grande, Lumet me refiero y por aquí­ hay muchos perros viejos en esto como para que yo ahora descubra algo sobre este cineasta, como es Hugh, Biniwoo, Doctor Diablo, Steve James, el gran Sr. Libro, Declive y muchos más que me dejo evidentemente en el tintero, con mención especial de Rafa y este cine es para perros viejos, son los que sabrán sacarle todo su partido a esta gran pelicula.

    Lumet es un tipo ya veterano, un tio que se sabe lo que se hace, con joyas como Doce Hombres sin Piedad o Sérpico entre otras muchas, el tio nos demuestra que sabe manejar la cámara como nadie aún hoy dia, y que aunque está abierto a nuevas formas de expresarse mantiene su estilo, lo que es un honor y una gozada para los espectadores…

    Manejando un desarrollo no lineal del guión con esos constantes saltos atrás y adelante en el tiempo y los cambios de punto de vista de sus personajes, sus conflictos, sus relaciones…Un guión firme con un discurso de hoy dia, esa fusión que hacen algunos grandes de lo mejor del cine clásico con lo mejor del cine actual.

    Lo curioso es que la historia no es para nada novedosa, robos, planes peligrosos, desconfianza, decepciones, dramas de pareja y de familias,de todo hay, el tí­pico retrato de la burguesia americana que ya vamos conociendo al dedillo y que quizás empecemos a ver algo repetitivo, pero no, el director, el buen guión y als execelentes interpretaciones consigue que la pelicula sea mucho más que un dejá vú.

    La pelicula es una especie de collage de otros titulos similares por su estilo, pero aún así­ la pelicula resulta fresca y atrayente gracias al buen hacer de Lumet y de las excelentes interpretaciones, nos sigue llamando la atención estas historias abocadas al desastre, la brillante cita que abre la trama ya nos pone en antecedntes de lo que vamos a presenciar, cine del bueno, bien hecho y muy sobrio…Una pelicula que demuestra que los seres humanos somos miserables por naturaleza, no es una pelicula agardable, esto es cine sucio, negro, sublime, un peliculón.

    Pocas veces veremos una conclusión tan dramática y perfecta, caótica y trágica y, sobretodo, real, pues no parece haber estado préviamente calculada. Esto es inteligencia, señores, esto es cine en estado puro. Sin embargo, no podrí­a olvidar la mención especial de tres actores que deslumbran en cada plano que aparecen: Philip Seymour Hoffman, Ethan Hawke y Albert Finney. Tres generaciones, tres historias, tres destinos, tres mentalidades. Son lo más parecido a la realidad, sobrepasando los lí­mites de ella en ocasiones. Unos no llegan a sentir rencor, otros puede que sí­, pero no les queda más remedio que salir adelante, y otros de desconsuelan al ver el panorama que hay entre manos y que difí­cilmente podrán superar. Un trí­o actoral de verdadero lujo, de carisma absoluto. Inolvidables tres personajes que son más humanos que actores, aunque cueste creerlo en el caso del primero de ellos. Y mi recital de virtudes no ha hecho más que empezar, aunque dejaré que el resto lo descubra uno mismo. Esta no es una pelí­cula que se digiere fácilmente; no queda más remedio que estar horas y más horas pensando en su contenido, haciendo hipótesis y reflexionando sobre la consciencia humana, cuyos lí­mites nunca están predestinados.

    Una proeza cinematográfica, un peliculón. Un film prodigioso, poderoso y vibrante, digno de un maestro como Lumet. No hay fallo mí­nimamente grande como para no calificarla de excelente y no de muy buena. Disfruten de la tragedia más espantósamente dolorosa y realista que puedan haber visto jamás. Un majestuoso clásico moderno que, sin duda alguna, se convierte en lo mejor de lo que llevamos de año.

  • tex1138

    Tengo unas ganas tremendas de verla y espero ir mañana. Lo sorprendente y despreciable es el tiempo que ha tardado en llegar a España.

  • steve james 2

    es verdad biniwoo…network es una peli adelantada a su época, ni más ni menos…..obra maestra, y peter finch..buah…y william holden of course

  • declive

    que peliculon.
    aunque lo de volver una y otra vez sobre los mismos pasos cansa un poco la verdad

  • http://lashorasperdidas.com -Lumiere-

    Yo me piro ahora mismo a verla ya os contaré, le tengo muchas ganas a esta peli…Un saludo!!

  • Esteparia

    Excelente crí­tica, Rafa.
    Mirad que me duele en el alma decir esto, pero esperaba un sobresaliente rotundo de esta pelí­cula y se me ha quedado en notable alto (bueno, se me quedó, que también la vi hace algunos meses por “otros medios” porque me comí­a la impaciencia). Excelente guión y pluscuamperfectos actores, pero, en mi opinión, la historia no termina de redondearse en su tercio final, en el que creo que aún lastra algo del estatismo -que no sobriedad- de su director durante los noventa. También hubiera preferido una pelí­cula algo más larga, aunque sólo fuera para que se explorase algo más el personaje de Rosemary Harris y su papel en la gestación de esta tragedia shakesperiana.
    Para mí­, lo mejor: Profundidad de campo a tope a la hora de explorar la relación entre el cuarteto protagonista, con momentos ma-gis-tra-les por parte de Philip Seymour Hoffman y Albert Finney. (Además, señalo que el primero ha sabido componer en un corto lapso de tiempo tres personajes apenas reconocibles entre sí­ -en La guerra de Charlie Wilson, La familia Savage y ésta-, algo sólo al alcance de los grandes). Ethan Hawke y Marisa Tomei revelando nuevas facetas como actores. La estructura del guión en flashback, que a mí­ sí­ me ha molado.
    Me quedo con el doloroso plano de Albert Finney ante la decisión que jamás hubiese querido tomar, las pinceladas de conversación en el funeral entre Finney y Hoffman y la memorable escena de Andy en el apartamento en el que va a satisfacer sus vicios más ocultos, donde se marca un monólogo de infarto.
    Y cómo no, la secuencia inicial, a partir de la cual “Quiero ser el culo de Marisa Tomei en esa escena” es mi nuevo lema en la vida.

  • Sr. Libro

    Lo importante es que no vuelvan a cambiar la fecha de estreno. Yo tambien la tengo ganas a esta peli!!!!

  • http://rambovuelve.blogspot.com/ jrambo

    Me ha parecido que tiene momentos en el que el guión flojea demasiado, sobretodo con la idea de atracar la joyerí­a, en como se dejan tantos cabos sin atar dentro del golpe y las motivaciones de los personajes (uno pq quiere irse a vivir a brasil y otro pq va falto de dinero), además de lo poco construí­da de la relación del padre con el hijo mayor.

    Por cierto que el padre no es ningún cabronazo. En ningún momento.

    Acaba aburriendo, y el final no es que pudiera haber sido el mejor pero sigue la estela de “asquerosidad humana” del film. De hecho provoca algunas risas en la sala. HAbí­a otras muchas formas de acabar el film más decentemente.

    Para los que quieran pasar un mal rato en el cine en el sentido de el hombre es un lobo para el hombre y demás…

    Y el resto. Abstenerse

    6

Críticas

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

Twitter

Podcast