Opinión

POSMODERNO, LA PALABRA GUAY

Desde que empecé a leer cosas sobre cine y música hay algo que me atormenta. Hay dos tipos de textos en todo lo referente a ensayos sobre cultura contemporánea, crí­tica y batallitas. Por un lado están esos que te los lees como si fuese una novela, divertidos, ágiles, con sus coñitas y datos innecesarios pero entretenidos (por ejemplo, Aventuras de un Guionista en Hollywood y su continuación, de la mano del gran William Goldman), y por otro lado, esos textos en los que una de cada dos palabras parece rebuscada en lo más profundo del diccionario haciendo el texto incomprensible si primero no te has metido una carrera de filosofí­a y letras entre pecho y espalda. Este segundo grupo es lo que conocemos comunmente como LADRILLOS.

Desde finales de los 60 en adelante, con los porros, John Lennon y el psicoanálisis, surgió esa tendencia a analizar todo de una forma tan espesa que al final tení­a más complejidad el texto del analista que la obra analizada. Y una palabra se repetí­a en todos esos textos: POSMODERNO.

Según el diccionario de la Real Academia, Posmodernismo significa lo siguiente: Movimiento cultural que, originado en la arquitectura, se ha extendido a otros ámbitos del arte y de la cultura del siglo XX, y se opone al funcionalismo y al racionalismo modernos.

tokio-hotel-gayer-posmoderno.jpg

Escobilla de váter posmoderna, también conocida como Mujero.

Según la mayorí­a de quienes utilizan el término, Posmoderno viene a ser algo así­: “Palabra guay que suena inteligente a la par que pedante y que creo que quiere decir que algo se sale un poco de la norma de lo que se ha hecho antes, o algo”.

Yo no la uso por dos motivos. No tengo el concepto suficientemente claro como para utilizarla, y siempre que la he leí­do en algún texto no me enteraba de la mitad de lo que habí­a escrito el autor.

Algunos pensaréis que puedo ser un ignorante, quizás un poco, y que fomento la incultura, cosa que no es cierta. Creo que tener mucho vocabulario es genial, pero hay que saber utilizarlo, porque si no pasa como cuando el otro dí­a, en un viaje de autobús escuche a una chony, a la que llamaremos Vane, decir lo siguiente: “¡Joder tí­a que calor! ¡Como el conductor no ponga el puto aire acondicionado me voy a morir de inanición! ¡Es que tengo los tobillos hinchados que no veas!“. Vane tení­a en su base de datos una palabra más o menos culta para su nivel, “inanición”, que seguramente habí­a escuchado viendo los sucesos de Gente y Está Pasando, pero asoció el palabro a la penuria equivocada y cambió hambre por calor. Cuando se utiliza una palabra, es mejor saber qué narices estás queriendo decir con ella y conocerla bien.

Por otro lado creo que por usar un vocabulario más culto no se dicen cosas más inteligentes (sobre todo si la cagamos como Vane).

Volviendo a la palabra en cuestión, si buscamos en Wikipedia, vemos que una de las principales dificultades del término es su definición, seguramente porque se viene usando de forma gratuita desde que se generalizo (hace ya 30 añitos, aunque se creó allá por los años 30) y porque abarca tanto que resulta complejo darle una definición precisa. A grandes rasgos, y según su uso más habitual, viene a englobar todo aquello que se opone a lo vanguardista (lo que era el Modernismo) redefiniendo, y sacando de contexto muchas veces, movimientos y tendencias previas. ¿Y a causa de qué surge ese movimiento o concepto? Pues porque llega un momento en el que ser supermoderno, novedoso e innovador se hace casi imposible sin recurrir a cosas ya vistas antes. Puedes cambiar lo que conoces, mezclarlo, etc. pero romper de forma radical con lo anterior. Así­ que todo podrí­a decirse que es posmoderno, así­ que calificarlo de ese modo no tiene mucho sentido. Pero claro, además, lo que era posmoderno en los 70, no lo es ahora, porque ahora reciclamos justamente cosas de esa década y posteriores, y así­ sucesivamente. Entonces ¿qué vendrá después? ¿El posposmodernismo? ¿postodoloviejo? ¿posguay?

¿Más o menos nos queda claro el palabro? A mí­ más o menos. Pero a lo que iba. Podemos llenar un texto de palabras como “posmoderno”, “tendencia”, “rupturismo”, “diégesis”, “lo cotidiano”, “descontextualizar” y hacerlo legible sólo para unos pocos, o decir exactamente lo mismo de una forma más clara, directa y menos pajillera. Hay textos muy interesantes llenos de polladas (esto es un palabro que entendemos todos), que si estuviesen escritos de forma más accesible serí­an mucho más leí­dos y seguramente tendrí­amos un puñado más de gente con un poco más de cultura. Se hace muy complicado leer algo cuando tienes que irte a la RAE cada cinco minutos, y al final, la mayorí­a de las veces, el libro se queda cerradito en un estante, esperando a que un dí­a te mentalices para leerlo.

Lo mejor es poner un ejemplo con un autor al que un análisis cultureta le encasquete una buana dosis de palabros incomprensibles. Lars Von Trier (quién si no). ¿Podemos analizar la obra de este tipo de forma comprensible, directa y que encima se nos quede en la cabeza? Por supuesto que sí­:

Pero si preferí­s las cosas espesas. Os dejo este videoarte, titulado Zulo, con un tipo en bolas aporreándose contra las paredes. Luego hacéis un comentario del mismo en plan “descontextualización de lo cotidiano, referido al acto subversivo de la desnudez, frente al concepto posmoderno de flauta y platillos, bla, bla, bla…” y lo colgáis en vuestro blog (aquí­, lo siento, eso no tiene cabida).

P.D.: Ya ha habido quien se ha tomado esto EN SERIO. Pero para evitar molestias, ofensas y demás, que se sepa que, como todas las Julandradas, este texto es una coña. Yo tengo pelis de Von Trier en mi casa, y me gustan. Llamadme cultureta. Lo único que hay de declaración de intenciones es que para explicar algo no hace falta andarse por las ramas, y que dependiendo de la amplitud de gente a la que te quieras dirigir hay que adecuar el lenguaje a ello. Eso no significa ni hablar como monos, por señas, ni que nos parezca mal que alguien analice las cosas con otro lenguaje, otras referencias y un ojo más analí­tico en otros aspectos y con un mayor bagaje cultural. En la variedad está la gracia.

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Zaya trumper

    que tiene que ver Bill Kaulitz en esto???? .-. 

  • Abril

    Hola!!!
    Muy bueno el post como me he reido, entre lo de la palabra guay que hay que usar para ser cool y lo de la Vene y su inanición vaya tela. La palabra posmoderno yo solo la utilizo en clase de historia del arte de las primeras vanguardias… luego me olvido de ella.
    Para cuando más post de este tipo?
    Saludos!!!

  • Pingback: meneame.net()

  • maryamar

    Yo suelo leer las crí­ticas del Fotogramas para a continuación hacer lo contrario de lo que dicen, yo creo que ni ellos saben lo que dicen…y no digamos los de Dirigido por…se las traen, estos deben ser de los que se comen los chanquetes (si quedaran) con cuchillo y tenedor, jajaja….
    Oye, y el cantante?????? ese que sale en la foto , como yo no entiendo mucho de pokémons, pues me parece más una escobilla de váter posmodelna, como dice el pie de foto (muy bien)

  • Manu D

    Cuando estudiaba Bellas Artes en Barcelona, tuve una asignatura llamada Pedagogí­a del arte donde se daban discusiones con la profe iguales que tu texto, eso de lo Posposmoderno… ¿Qué vendrá después?
    La modernidad empieza tras la revolución francesa, donde se sientan las bases de la sociedad que conocemos. Y yo creo que todo lo que ha venido después son chorradas, eso sí­, todo menos internet.

  • http://www.lashorasperdidas.com Javier Ruiz de Arcaute

    Black End, una cosa no quita la otra. El posmodernismo puede tener un origen concreto en los autores que citas, en su contrapunto frente al modernismo, y eso no quita que mucha gente use la palabra como un saco en el que meter todo lo que se vienen haciendo en los últimos 30 años.

    Hay quien la utiliza con fundamento y quien abusa de ella bien para demostrar lo que sabe, que me parece bien si viene a cuento, o para parecer que sabe algo cuando sabe del posmodernismo lo mismo que yo.

    Yo no critico el uso correcto de las palabras, y de hecho traté de informarme sobre ella para intentar entender mejor su significado, después de leerla una y mil veces en varios libros sobre cine. Muchas veces el uso era más el de “saco de todo vale” que el que tu citas.

    Al margen de eso, repito que es un artí­culo de coña, que no pretende ofender a nadie. Que si alguien conoce ese y otros conceptos y los utiliza de forma habitual me parece genial. Y de hecho animo a todo el mundo a que haga el esfuerzo por empaparse de todo lo que pueda.

    Ahora bien, tampoco es imposible hablar de ciertos temas sin tener que recurrir constantemente a referencias que mucha gente no maneja, y que muchas veces son similitudes que establece el escritor, no el autor del que habla.

Críticas

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

mi6

Pillad palomítas.

ant-man-y-la-avispa

Aquí hemos venido por las risas.

Twitter

Podcast