Críticas

TROPA DE ÉLITE

Amantes del cine de sudor y cerveza: dejad ahora mismo todo lo que estéis haciendo y corred a ver Tropa de Élite como cochinos. No os dejéis llevar por la sospecha que conlleva su limitado estreno, su Oso de Oro en el Festival de Berlí­n o su ajustada promoción en el 99,9 por ciento de cualquier medio tachado de hippie y orgulloso de serlo. Lo que tenemos aquí­, niños y niñas, es cine policí­aco-paramilitar puro y duro, con pelotas como manzanas, hiperviolento y del que abajo citamos las caracterí­sticas comunes con Ciudad de Dios:

– Drogas

– Cámara loca.

– Música excelente.

– Sucede en Brasil.

Bien, una vez dicho esto, procedamos a explicar los pormayores de la trama de este film, que en realidad son tres: L.A. Confidential meets La Chaqueta Metálica meets Delta Force. Con el deprimido sector del Morro da Babilonia de fondo –favelas puras y duras meets Cuenca –, la pelí­cula tiene como eje central al Capitan Nascimento, lí­der indiscutible de un comando del Batallón de Operaciones Militares Especiales o BOPE, la tropa de élite de la Policia Militar Brasileña encargada de emprender acciones armadas contra el narcotráfico en los suburbios pobres de la ciudad. Su logotipo se compone de un rayo rojo, dos pistolas cruzadas y una calavera sobre fondo negro; su nivel de afiliación se asemeja al de una secta; su capacidad de combate rivaliza con la de Mazinger Z y sus responsabilidades legales se encuentran en el cubo de la basura; ellos son mucho más que la autoridad: son el castigo y a ello dedican sus vidas. Están limpios de mancha en su expediente, pero fijaos como van a estar las cosas en el film que uno va a terminar asociando la corrupción con una caracteristica natural del ser humano. Cosa que uno duda de estos hombres, viéndoles en acción. Tropa de Élite supera en kilómetros a estos films que intentan mostrarnos la dualidad entre el hombre y el torturador porque, si bien en el primer caso la peli flaquea un poco, en el segundo simplemente es aterradora. Qué leches reparten, pero sobre todo… qué miedo dan.

tropa1.jpg

El caso es que, a lo largo de los meses previos a la visita del papa Juan Pablo II a Brasil en 1997, Nascimento piensa ya en su futura jubilación y relevo de la antorcha, que bien podrí­a caer en manos de dos pánfilos agentes en proceso de perder su humanidad, el explosivo Neto y el calculador e í­ntegro Andre Matí­as, los cuales bastante tienen con sobrevivir en medio de una de las fuerzas de seguridad más sobornables del planeta. En mitad de todo el embrollo añadase el narco de turno, Baiano, y la rematadamente pija Maria –la por otro lado espectacular Fernanda Machado– y sus colegas buenrollistas de la ONG, también podrida hasta las cejas. Todos ellos son productos de su entorno y en ningún caso intentan escapar de los puntos que les asigna el guión. Mientras Ciudad de Dios nos ofrecí­a un análisis de época cuyo sentido final cobraba forma definitiva en la mente del espectador, Tropa de Élite no tiene mucha intención de andarse por las ramas. Extrema pobreza genera niveles insospechados de degradación humana. Esta definición afecta a todos y a cada uno de los personajes: no del todo completamente reales, sino una expresión de cómo una situación tan horrenda termina pulsando los lí­mites de la dignidad. Es de esperar la tensión personal que atraviesa Nascimento. La magní­fica interpretación de Wagner Moura aborda al capitán como un hombre cuya faceta de terror andante es un personaje que se ve obligado a crear para malvivir. Es Nascimento quien da forma al Capitán, no a la inversa. André, por su parte, deseará ser abogado mientras sea capaz de aguantar el desprecio generalizado de la sociedad hacia la Policí­a y de mantener intacta su escala de valores: ya sea ante los narcotraficantes o ante sus propios compañeros del BOPE.

Estos dos son los personajes mejor perfilados de la pelí­cula, que desgraciadamente no termina de profundizar lo suficiente en otras facetas del conflicto. No se nos proporciona mucha información sobre Baiano o sobre el verdadero alcance e impacto de la labor de las organizaciones no gubernamentales, que tampoco se escapan intactas de las crí­ticas, en parte porque el film pretende denunciar a tanta gente que en muchas ocasiones se le hace complicado ordenar sus ideas y atacar con precisión y contundencia un aspecto concreto.

Tanto da. El film se mueve a velocidad de vértigo. Tanto, que cambia de género tres veces en dos horas y no nos damos ni cuenta. El primer acto introduce una compleja trama de corrupcion y sobornos –la parte más currada del guión–, que por arte de magia pasa a ser una exhibición de entrenamientos militares cuando presenciamos el proceso de formación de un soldado del Bope –la parte más interesante del film, si acaso por la precisión con la que lo describe y su valor “didáctico”–, y que concluye en plan género policial bélico descocado –acción pura y dura y sangre a granel–. Estos segmentos del film se encuentran unidos por un personaje o por una circunstancia concreta de la trama pero no es suficiente para evitar cierta sensación de desconexión, lo que repercute negativamente en las intenciones de la(s) pelí­cula(s). Poco importa no obstante porque lo que vemos va a toda leche y está aderezado con toques de humor que como se podí­a esperar, es más negro que el tizón. Pero quizás consciente de las debilidades del guión antes mencionadas, Padilha introduce a Nascimento como narrador con una voz en off que te lo explica TODO DOS VECES y que, también cae por su propio peso, termina siendo absolutamente inaguantable porque esto es una pelí­cula, no un audiolibro.

tropa2.jpg

Con todo: da gusto ver otro ejemplo más de este cine social brasileño. Independientemente de sus defectos, es una verdadera explosión de energí­a que no puede evitar ir acompañada del montaje frenético y ligeramente mareante que va mano a mano con este género pseudodocumental. Pero creo que ya quisieran muchos films de acción desarrollarse con la fuerza y el vigor con el que Tropa de Élite no sólo es una Rambada de categorí­a, sino que siempre que tiene un segundo de respiro, intenta explorar los matices del paramilitarismo y de la impunidad legal de los criminales de cualquier bando. O cuando explora la fina lí­nea que separa la protección del público del estado policial. Despierta el interés del espectador por examinar las consecuencias del poder absoluto y de la violencia respaldada por el estado, y de su justificación en un entorno constrictivo, ultraviolento y degradado, donde lo que más jode a un esquizofrénico de la categorí­a de Nascimento no son aquellas ví­ctimas sin perspectiva de futuro. Su odio se dirige a los narcos, pero especialmente a los guais, a los estudiantes que trafican con las drogas, “aquellos que podí­an elegir, y eligieron ésto”, en lo más cercano a un lamento que se le escuchará en toda la peli. Pocas veces una pelí­cula intenta abordar tanto la crueldad del terrorismo de estado como la hipocresí­a de los que delinquen amparados bajo el lema de “ayudar al prójimo”, y lo hace de forma que no parece vangloriarse de “mostrar matices”, sino por atacar al sistema pero con el sentido común de reconocer no solo la desgracia de su existencia, sino –desgraciadamente, a falta de una idea mejor que esperemos llegue pronto– de su necesidad.

Tropa de Élite es un film con el que podéis acompañar un cubo de palomitas mientras lo véis en los Renoir. Una cosa así­ no tiene precio.


Jose Padilha | Braulio Mantovani, Jose Padilha, Rodrigo Pimentel, basado en el libro de Andre Batista | Wagner Moura, Caio Junqueira, André Ramiro, Maria Ribeiro, Fernanda Machado, Fernanda de Freitas, Paulo Vilela, Fabio Lago | Lula Carvalho | Daniel Rezende | Varios | Odair Zani | Jose Padilha, Marcos Prado | James D'Arcy, Eduardo Constantini, Genna Terranova, Bia Castro | Zazen Produí§íµes, Posto 9, Feijí£o Filmes, Weinstein Co., Estúdios Mega, Quanta Centro de Produí§íµes Cinematográficas, Universal Pictures do Brasil, # Costa Films | Alta Films | 7 |
  • Leto

    no he visto esta “tropa de elite”, pero “ciudad de dios” es un peliculon como la copa de un pino y de lo mejor de esta decada, y si miramos listas, se cuela siempre entre las mejores. altamente recomendable.

  • http://www.lashorasperdidas.com Javier Ruiz de Arcaute

    No es que no se creible, es que es así­. Acabo de ver la peli, y tengo bastante conocimiento de cómo son allí­ las cosas. No es ninguna tonterí­a.

    No es la primera vez que se ve a algún policí­a pegando un tiro en la cabeza a un detenido (en la tele digo, porque si sale una en la tele es que hay cientos que no se ven).

    Para los incrédulos recomiendo Ciudad de Dios, que es otro retrato igual de brutal, o incluso más. En brasil hay niños armados, hay niños que viven en la calle esnifando pegamento y ha habido, por ejemplo, los llamados “escuadrones de la muerte” que eran mercenarios que contrataban dueños de negocios de zonas turí­sticas para “limpiar la zona” de niños pidiendo.

    La realidad social de Brasil es así­ de cruda desde hace décadas. Y aunque haya un cuerpo militar de élite dedicado a combatir traficantes y policí­a corrupta, no es nada comparado con las fabelas que rodean ciudades como Rio o Sao Paulo, donde viven millones de personas inmersos en la pobreza, la droga y el tráfico de armas.

    Si queréis, de todas formas, documentos reales, basta con ir a YouTube y ver este video en el que los narcotraficantes de una fabela celebraron así­ el pasado año nuevo.

    Por cierto, la peli es cojonuda, así­ que si podéis verla aprovechad que aún está en cartel.

  • verwirrung

    El grupo sí­ existe, de hecho todo el guión ha sido supervisado por un ex-capitán/instructor(tal y como el protagonista) de los mismos.
    Sobre el potencial… pues teniendo en cuenta que actúan en un entorno en el que un camello cualquiera se puede ir de fiesta con un m16 al hombro, me creo que sea así­.
    Lo que no veo tan claro, como digo arriba, es que bajo la brutal eficacia del cuerpo exista ese “altruismo” que vemos en la pelí­cula, en vez de ser la pandilla de brutos adictos a la adrenalina y a la violencia que uno se podrí­a imaginar que son.

  • declive

    pero, de verdad existe este grupo tal y como nos lo muestra la pelicula? por que es un canteo y ademas no es creible porque con el potencial y la brutalidad que tienen en la pelicula no habria delincuencia en brasil

  • verwirrung

    Pues a mí­ me ha flipado. Tanto como pelí­cula de acción(uno dirí­a que Rambo usa pijamas de los BOPE tras ver ésta peli) como por lo que dice.Y es que no dejan tí­tere con cabeza.
    Si bien los protagonistas(los BOPE) parecen ser los que salen mejor parados, en el fondo deja claro que son, en el mejor de los casos, unos mendrugos a los que la presión tiene hechos polvo.
    Quizás se idealice con Nascimiento, Neto o Matí­as el concepto del agente comprometido con el concepto de justicia que en el fondo, y aunque sea a palos, quiere que el mundo esté tranquilo. Si éste tipo de personas es frecuente en un cuerpo de esa envergadura es algo que no lo sé, y realmente lo dudo, pero en la pelí­cula les da un halo, no tanto de cuerpo policial(pues bien los diferencian de los despreciables policí­as “de a pie”, que se parecen y mucho a los que la mayorí­a conocemos) sino de antihéroes de los que intentan que reine el orden a sopapos, que consideran enemigos a cualquiera que contribuya al que exista el crimen sea cual sea su condición social o “bando” y que podrí­amos comparar con una versión ultraviolenta e institucional de cierto personaje de negro con una calavera en el pecho o de un señor con capa y orejas puntiagudas.
    Si como he dicho, no creo que en la realidad sea así­ y esos energúmenos estén tan preocupados por las miopí­as de cada niño pobre de su barrio, lo cierto es que como personajes de ésta ficción dan bastante juego.
    El resto de “estereotipos” me parece bastante reconocible, y todos igualmente asquerosos. De las bandas de las favelas no se habla mucho, pero la pelí­cula quiere centrarse en el punto de vista de los BOPE dando por hecho que ya conocemos el funcionamiento de éstas organizaciones. Si alguien quiere ampliar conocimientos, ahí­ está “ciudad de Dios”. Los policí­as corruptos, aun siendo como los policí­as corruptos de todas las pelí­culas, consiguen darnos especial rabia. Quizás por lo felices que se nos muestran en su sistema podrido o porque el director nos lo presenta como un cuerpo definitivamente inútil, que viven del cuento y encima hacen más mal que bien mientras los cuerpos especiales se la juegan para arreglar problemas serios.
    Los pijos con “conciencia social” nos llegan más adentro porque todos conocemos alguno. Sus alegatos contra la brutalidad policial tienen bastante razón, pero el director les despoja de toda credibilidad cuando nos lo muestran como amigos de los narcotraficantes o como simples camellos. Ésto puede interpretarse como una manipulación del director o un retrato de un tipo especí­fico de gente, yo prefiero pensar en lo segundo. Tener una ONG para ayudar a los niños a los que mata el tí­o al que haces de oro cuando le compras la coca que te metes en la fiesta de tu mansión se nos muestra como el acto de hipocresí­a que es, y la pelí­cula no muestra ningún respeto hacia éstos personajes.
    Y ya de paso se permiten el lujo de lanzarle la puyita hasta al mismí­simo papa, dejando caer que un montón de gente va a acabar muerta para satisfacer un capricho de “su santidad”, que ya podrí­a irse a dormir a un puto hotel con el dinero que tiene.
    Con todo ésto puede decirse que, quizás no sea una pelí­cula de temática “social”, pero en su (excelente) envoltorio de pelí­cula de acción burra esconde más de un dardo envenenado que da en clavo en más de una ocasión. Para colmo las escenas de acción son brutales, la música entra a la perfección y el final es para levantarse a aplaudir
    SPOILERRRRRRRRRRRRRRRRRRR:
    -“En la cara no, por favor”
    -“No? … Pásame el calibre 12”
    Sólo eso está a la altura del bastardo más cabrón que haya interpretado Clint Eastwood en su vida. Simplemente orgásmico.
    FIN DE SPOILERRRRRRRRRRRRRR

    En definitiva, en mi opinión es mucho más que una pelí­cula de acción descerebrada, aunque éste adjetivo le venga de perlas a la mayorí­a de los personajes. Si somos capaces de esquivar la interpretación rápida y facilona del mensaje(o sea, entenderla como un fascista “aquí­ lo que hace falta es mano dura”) y les concedemos en la ficción la veracidad que les falta a los protagonistas en la vida real, podemos disfrutar de un peliculón que, aparte una acción que es de lo mejorcito en lo que va de año nos va a decir muchas cosas, y ninguna bonita.
    Yo de momento le planto un 8(en una escala normal, en la que el 10 es “el padrino”, no “300”) y ya veremos como pasa de la primera impresión. Algo me dice que lo hará muy bien.

  • declive

    por cierto lo que he comprobado es que los pijos son pijos aqui y en rio de janeiro: que assssscccooooooooo

  • declive

    raspao

  • declive

    pueeessss….ami no me ha llegado con tanto entusiasmo y mira que me encantan este tipo de peliculas…pero me parece que ciudad de dios es bastante mejor.
    el personaje prinicpal no es nada atractivo para el espectador y uno se da cuenta por el excesivo uso de la voz en off, que es utilizado para que nos podamos identificar un poco mas con el protagonista y sus opiniones pero ni aun asi m ha caido bien, es un brutete sin mas y tiene el carisma en el culo, ademas la pelicula no se adentra en la vida de las fabelas, solo vemos como la policia y el cuerpo de elite hacen de las suyas y no se ve el verdadero daño que hacen las bandas de las fabelas, en todo momento parecen un grupete que va asu bola en su territorio, que pasa un poquito de droga alos pijos y que en cualquier momento los miembros del bope los pueden machacar ampliamente (dios que parecen supersoldados universales creados para demacrar ala gente, inocentes o no).
    eso si la pelicula tiene momentazos, casi todos relacionados con el protagonista negro y el choque de clases e ideas con la juventud pija del lugar, esas partes y la evolucion del personaje me han parecido lo mejor de la pelicula, ni siquiera lso tiroteos son nada del otro mundo y se parecen mucho alos de ciudad de dios….yo le daria un 6

Críticas

apostle

Otro ejemplo de buenas ideas diluidas en una puesta en escena adormecida y un protagonista sin sal.

rev1

El amor nos salvará a todos.

el reino

Caída en picado en el pozo de la corrupción.

chpa1

Camelot termina.

predator

Pintaba muy bien.

Twitter

Podcast