Críticas

WALL·E

Wall·E, el noveno largometraje de animación de la compañí­a Pixar Animation Studios, amenaza en su primera media hora con convertirse con una de las mejores pelí­culas de todos los tiempos, trasciendiendo simplemente el género de animación para abordar sin ambajes cuestiones universales como la soledad, el amor o la inabarcable estupidez humana de una forma tan directa que introducir una trama resulta casi obsceno.

Wall·E es un robot que lleva 700 años compactando basura en una tierra vací­a, destruida por la compañí­a Buy ‘N Large. Siete siglos son suficientes para desarrollar una personalidad propia y la de este pequeño robot consiste en añorar todos los recuerdos de una humanidad largo tiempo desaparecida y experimentar de segunda mano la compañí­a de otro como él, a través de una vieja cinta de VHS con el musical Hello, Dolly! que pone una y otra vez, todas las noches, en su almacén-museo. Su mejor y único amigo es una cucaracha que le acompaña por una gran ciudad completamente desvencijada al ritmo de una banda sonora como poco, inquietante. No pasa mucho tiempo hasta que hace acto de presencia un cohete del que baja un superavanzado robot femenino, EVE, cuya misión vamos a callarnosla porque es el eje fundamental de la pelí­cula. Entra la historia de amor entre los dos únicos seres del planeta, repleta de sentimiento, memorables momentos cómicos y Louis Armstrong, y como Louis Armstrong canta La Vie En Rose no es necesario diálogo alguno. Y entonces, un buen dí­a…

walle3.jpg

…un buen dí­a. Un buen dí­a. Coñe. Sabéis, desde mi punto de vista, Wall·E es una tragedia escondida. Si sumamos todos los elementos que componen la primera media hora inicial, no cabe duda de que este film no es para niños. Despierta cuestiones para adultos y su puesta en escena está destinada a causar incomodidad primero, reflexión después, al espectador. Es un film temáticamente tan puro e introduce un ambiente tan cerrado que en el momento en el que la pelí­cula fija su mira en el exterior (un enorme crucero espacial habitado por los restos de la humanidad que ahora es un rebaño de obesos que no se levanta de la silla ni para comer) el efecto, desgraciadamente, es similar al de una descompresión. Sí­ es cierto que introduce ideas realmente interesantes, sobre todo en lo que se refiere a la idea de presentarnos a un género humano completamente atrofiado y sin ningún tipo de ambición o creatividad, pero el film parecí­a apuntar a la historia de un pequeño robot que solo quiere ser completo. Lo que sucede después de ese “buen dí­a” obedece a la misma mentalidad comercial megaempresarial “vendamos muñecos” que el film ataca desde el minuto uno hasta el 35. Esta es la parte que más disfrutarán los niños por ritmo y ligereza (¡robots graciosos! ¡persecuciones! ¡acción!) mientras que los adultos se pasarán el resto del metraje cavilando si la personalidad que ha desarrollado Wall·E se debe a que, simplemente, se ha vuelto loco por estar tanto tiempo solo. Acojona pensarlo.

Todas estas cuestiones parten de la idea de que tenemos que creernos lo que sucede en pantalla, lo que nos lleva a hablar del nivel técnico de Pixar. En esta ocasión, la compañí­a se pone en modo hiperrealista y los resultados rozan el absurdo. En general se diferencia del resto de films de animación en que no se trata de un dibujo original en dos dimensiones al que se le ha introducido profundidad, como solemos ver habitualmente. Es interesante, también, señalar que el director del film, Andrew Stanton, contó con la ayuda del director de fotografí­a habitual de los Coen, Roger Deakins, para imitar movimientos de cámara y puesta en escena más reales. Por ello, Wall·E incluye desenfoques, zooms y cierta composición que no se encontraba presente en muchos films de la compañí­a, que hací­an gala de una cámara más “virtual” por decirlo de algún modo.

walle1.jpg

Las texturas, los efectos de partí­culas, y la fí­sica de los elementos mantienen la altura habitual a la que estamos acostumbrados –siguen teniendo problemillas con el fuego y en esta ocasión no se atreven con el agua–, pero es el ámbito del diseño y animación de los personajes, Pixar manda el listón a tomar por el culo. Los robots del futuro son carcasas blancas pero Wall·E es todo engranajes y su movilidad reducida resulta engañosa a la vista: fijaos en el momento en el que Wall·E se “pone los zapatos” por así­ decirlo. Podemos ver millones de piezas trabajando a la vez en ese momento. Y el muñeco es adorable. Sus emociones comienzan en los ojos y después todo su cuerpo responde. Recuerda mucho al mí­tico número 5 de Cortocircuito y eso nunca es malo. En cuanto al resto, la verdad es que no es nada que no hayamos visto antes y, llegado el caso de EVE, hace casi más gracia la voz que su cuerpo: todos sus gestos se reducen a los ojos pero aún asi, funciona. Y es de señalar porque ya no estamos hablando de cuestiones técnicas insalvables para cualquier otro estudio, sino de simple creatividad e inteligencia. Es como una especie de triunfo silencioso.

Es suficiente para que entre ambos haya quí­mica que se convierte en la columna vertebral del film –el único gran momento de la segunda parte de la pelí­cula les incluye a ambos. Sabréis cuál es porque se va a notar. Mucho–. Lo más vivo de la pelí­cula que arriesga, pero no mata. Todaví­a deseo ver una versión del director en la que Wall·E se queda en la tierra, de nuevo en soledad y marcado por el amor no correspondido por los siglos de los siglos, compactando basura y bailando con un tapacubos por sombrero, siendo más humano que los humanos y que quienquiera que haya sido el responsable de abrir este nuevo camino y luego quedarse a la mitad. Los aplausos son igual de fuertes, pero mucho, mucho más amargos.


Andrew Stanton | Andrew Stanton y Pete Docter | Ben Burtt, Elissa Knight, Jeff Garlin, Fred Willard, MacInTalk, John Ratzenberger, Kathy Najimi, Sigourney Weaver | Colaboración de Roger Deakins | Stephen Schaeffer | Thomas Newman | Antony B. Christov, Jason Deamer, Bert Berry, Mark Cordell Holmes | Jim Morris | John Lasseter | Walt Disney Pictures, Pixar Animation Studios | Buena Vista International | 7 |
  • http://lashorasperdidas.com -Lumiere-

    Buenas gente, que tal os va?? ya dije que volverí­a y ya estoy por aquí­ tras unos meses muy muy intensos y maravillosos de aprendizaje cinematográfico en la ciudad de la luz (a la que tengo que volver después de navidades), ya tenia yo -mono- de entrar en la web y leer a la peña por aquí­, un abrazo a Mary Carmen, Rafa, Dani y Javier y a todos los que aquí­ se reunen, ya os echaba de menos,jejeje y evidentemente lo primero que he hecho ha sido ver la puntuación de Wall-E y joder menuda decepción me he llevado, un 7?? pero en qué coño de mundo vivimos?? un 7…???

    Esta pelí­cula es una OBRA MAESTRA con todas las letras, de principio a fin con escenas inolvidables y sin apenas diáligo, ni falta que le hace, la mejor pelicula en lo que va de año pero con muchí­sima diferencí­a (junto con Antes Que El Diablo sepa Que Has Muerto), Ni Batman ni pollas en vingre, que es muy buena también pero no se pueden comparar en calidad cinematográfica ni de coña, una verdadera pena lo de la puntuación en esta magnifica web, pero el tema de las puntuaciones nunca ha sido su punto fuerte, también es cierto que son opiniones personales pero no sé, esta me ha dejao K.O.

    Bueno lo dicho ya estoy de vuelta por aquí­, espero que esta web en estos 4 meses y pico en los que he estado ausente no haya perdido un ápice de su frescura y buen rollo y espero volver a leer y debatir sobre cine con la gente de siempre y con todos los nuevos que hayan aparecido, para mí­ ya sabeis que es un placer, un abrazo a todos!!

  • OscarB

    es interesante la disparidad de opiniones y como cada persona lo ve de una manera.

    yo veo a Walle, como dice amanda gris en la flor de mi secreto “rutinaria, complaciente y sensiblera”, con agujeros de guion incomprensible (que coño pasa con las tormentas de arena?) unos personajes que no empatizas para nada con ellos me refiero a los gordos morbidos y por primera vez cagada universal, incluir personajes reales.

    lo que mas me gusto con diferencia fueron los titulos de credito que estan hechos con un gusto absolutamente esmerado, el nivel tecnico de la pelicula es absolutamente insuperable y la animacion (aupa baena!) es simplemente inmejorable.

    Para nada quiero decir que sea una pelicula mala, es buena, pero hecho de penos el pixar que hacia peliculas de animacion que eran puro entretenimiento, agiles y muy frescas, monstruos es mas infantil que wally y simplemente no hay color

    fuera peliculas de animacion con transfondo de conciencia social!!! esta demostrado que ninguna funciona

  • davidoxxx

    Muy buena tu crí­tica Rafa, y cierto que bien aprovechado el tirón inicial, esta pelí­cula habrí­a hecho historia. La sensación, es como si a partir de esos 30 primeros minutos, el guionista cambiara de idea y decidiera endulzar el tema, para hacerlo mas asequible al pequeño público. Pero de todos modos esta bien, incluso al final (creo que hablamos de lo mismo), vuelve por un momento la magia del principio.

    P.D.: Me recuerda fugazmente un corto de dibujos animados, de los años 80, que trataba de una pareja de abuelos, que viven lo que serí­a una tercera guerra mundial aislados en el interior de su casa, pero no recuerdo el nombre, si alguien se acuerda que me lo diga, me gustarí­a volver a verla, gracias.

Críticas

predator

Pintaba muy bien.

la monja

Terror perezoso sostenido en un escenario terrorífico.

equalizer 2

Tu amigo y vecino Denzel.

Captura

La bestia domada.

mi6

Pillad palomítas.

Twitter

Podcast